Soñar no cuesta nada, es una frase vieja y conocida, pero aplica perfectamente para el caso. Diego Schwartzman está viviendo uno y espera que no acabe pronto. Si de él dependiera quisiera no despertar jamás. Por ahora ganó y sigue soñando. El peque, como es conocido, viene teniendo unas últimas…