dom. Jul 21st, 2019

Santiago Ángel

Entonado

Por la octava semana del Super Rugby, Blues obtuvo su cuarto triunfo consecutivo al vencer por 32-29 a Waratahs, en el Eden Park. Si bien sufrió sobre el cierre, el representativo de Auckland siempre se mostró superior a un rival que fue de menor a mayor. ¿Podrán mantener el ritmo y clasificar a cuartos de final tras siete años sin lograrlo? (más…)

Tres años después

Tras 37 meses, Blues ganó un derbi neozelandés. En el Eden Park de Auckland, por la sexta fecha del Super Rugby, los dirigidos por Leon MacDonald le ganaron a Highlanders por 33-26, equipo al cual habían doblegado en aquella última oportunidad. Rieko Ioane, autor de dos tries, fue la gran figura del dueño de casa. (más…)

Alivio

En el Estadio QBE de Albany, unos quince minutos al Norte de Auckland, este medio estuvo presente en el primer éxito de Blues en esta edición del Super Rugby. Por la cuarta fecha, el tricampeón superó por 28-20 a Sunwolves, que llegaba a este partido con la moral en alza tras su bautismo triunfal en tierra maorí. (más…)

Los Patriotas tocaron el cielo con las manos

En el estadio NRG de Houston, Nueva Inglaterra se quedó con el Supertazón LI tras superar por 34-28 a los Halcones de Atlanta. Los conducidos por Bill Belichick estuvieron 28-3 abajo en el tanteador a mediados del tercer cuarto. Es el quinto anillo de campeón para el mariscal de campo Tom Brady, una leyenda viviente de este deporte. 

Todavía me cuesta encontrar las palabras correctas para comenzar este artículo. A medida de que avanzaba el partido, quien les escribe ya tenía en mente qué aspectos recalcar sobre el triunfo del mariscal de campo Matt Ryan y sus Halcones. Pero eso no pasó. Todavía no encuentro el cómo ni el porqué, es algo que simplemente pasó. Para que tomen dimensión de lo que aconteció hace instantes en el NRG de Houston, el hogar de los Tejanos en la NFL, los 31 puntos en fila conseguidos por los de Fóxboro pasarán a la historia dorada de este deporte como la mayor remontada en la ¡historia del Supertazón! Sí, y eso que hubo cincuenta ediciones anteriores.

Fueron 15 puntos de furia azul. Al iniciar el cuarto y último cuarto, Brady y Belichick ya estaban pensando en cómo afrontar el vestuario una vez consumada la caída… Bah, o eso pensé yo. Durante el encuentro me mantuve activo en Twitter y en uno de mis tuits remarqué que a Nueva Inglaterra jamás hay que darlo por muerto. Hasta allí, ningún inconveniente. Ya había pasado la primera mitad y el tan esperado show de Lady Gaga, uno de los momentos más esperados de la noche, principalmente para aquellos que no son adeptos al deporte de las diagonales. Al comenzar el tercer cuarto, los del estado de Georgia lideraban por 21-3. Estaban, para la gran mayoría, a tan solo una anotación sin respuesta de conseguir su primer corona en la Liga. Y pasó. Se pusieron 28-3, para dejar atónitos a los más de 72 mil espectadores que se acercaron al recinto mega tecnológico para ser testigos del partido más importante del año.

¿Qué podría salir mal para Atlanta con una ventaja de 25 puntos y con 20 minutos por jugar? Para muchos -incluido el autor de este artículo-, nada; para otros, llevarse un ‘susto’; algunos, pocos -si es que realmente se atrevieron-, una histórica remontada de los Pats… Bueno, me retracto: los que pensaron que esto podía pasar fueron los más fanáticos de Nueva Inglaterra, los que son capaces de seguirlos hasta Londres para verlos jugar en Wembley o Twickenham, o de congelarse en un partido ante los Cafés de Cleveland -el peor equipo de la Liga. Terminó con marca de 1-15 en la última temporada regular-. En fin, era un número minúsculo de ‘delirantes’ -así los veía en ese momento-, casi invisible ante nuestros ojos.

Cuando parecía que el Vince Lombardi se lo quedaba la escuadra dirigida por Dan Quinn, los campeones de la Conferencia Americana (AFC) despertaron y anotaron por triplicado, y sin respuesta del otro lado. ¿Resultado? Tiempo extra, el primero en la historia del Supertazón. Todo podía pasar. El volado, una tradición en el fútbol americano, clave para ambas franquicias. Y se lo llevaron los Patriotas, para extender aún más su racha positiva. Terminó siendo clave. Un par de jugadas ‘grandes ‘ de Brady para Julian Edelman, Chris Hogan y Martellus Bennett -sus tres principales aliados ante la ausencia del ala cerrada Rob Gronkowski- y ya se posicionaban en la zona roja del territorio enemigo. La última línea de este capítulo lleno de magia e idas y vueltas la escribió el corredor James White atravesando esas dos yardas que lo separaban de la zona de anotación.

A partir de allí, una mezcla de sensaciones invadió el campo de juego del NRG: por el lado de los Patriotas, algarabía, emoción y hasta sorpresa por el resultado; del otro, tristeza acompañada por llantos desconsolados. Nadie lo podía lo creer: Nueva Inglaterra, por dar vuelta un cotejo que ya los había condenado antes de la sentencia final; Atlanta, por perder la chance de obtener su primer título en la NFL… tras ganar 28-3 con un cuarto y medio por jugar.

En fin, quinto festejo de Tom Brady en la Liga. Lo mismo para Bill Belichick, su entrenador en jefe y principal socio en esta era dorada del elenco del estado de Massachussetts. ¿Alguien se atreve a bajar el pulgar si uno afirma que estamos en presencia de dos de hombres que pasarán a la historia grande de este deporte?

Párrafo aparte para los Halcones, quienes hoy desperdiciaron una oportunidad única y, para muchos, irrepetible. Yo no soy de esos que creen esto último. Es más, pienso que tendrán revancha rápidamente. No importará quién sea el rival. Pueden ser los mismísimos Patriotas o, tal vez, los Jaguares de Jacksonville. Eso es secundario. A mi entender, la única certeza es que el tridente compuesto por Ryan, el corredor Devonta Freeman y el receptor abierto Julio Jones tendrá un nuevo boleto para alcanzar el clímax en en la Liga. ¿Será en el Supertazón LII, en Minnesota? No lo sé, pero a este ritmo no parece que falte mucho para que lo logren.

 

Foto: Tom Brady, el arquitecto de este quinto anillo para los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Crédito fotográfico: Newsday

 

Se terminó la cuenta regresiva: Patriotas y Halcones disputan el Supertazón LI

Esta noche, desde las 20:30 de la Argentina, Nueva Inglaterra (Conferencia Americana) y Atlanta (Conferencia Nacional) protagonizarán el partido más importante de la temporada en lo que respecta al mundo del fútbol americano. En juego estará nada menos que el título de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés). El escenario elegido es el NRG Stadium de Houston. Televisan ESPN y Fox Sports. 

A escribir el último capítulo. Para no quedar trunca, toda historia debe tener un final. Si es atrapante, mejor aún. Los encargados de escribirlo son los Halcones y los Patriotas, las dos mejores escuadras de la temporada 2016-17 de la NFL, una de las ligas que mayor cantidad de dinero mueve en el deporte mundial.

Este partido es, sin duda alguna, el más esperado por los fanáticos de los diagonales. Habrá más de 300 millones de estadounidenses prendidos a la televisión. Es el evento deportivo más visto del año en suelo gringo, lo cual explica la magnitud del hecho que estamos a horas de presenciar.

Todo termina en Houston, la ciudad de los Tejanos. Llegar a este domingo 5 de febrero fue el objetivo de 32 franquicias, pero solo dos lo consiguieron. Lo dos privilegiados son Atlanta y Nueva Inglaterra. Cómo llegaron y qué tienen para ofrecer en esta edición LI del Supertazón, a continuación.

Nueva Inglaterra y Tom Brady, un amor que parece no tener fin

La relación entre los Patriotas y el mariscal más famoso de la Liga está en su clímax, y no es para menos: una temporada magnífica en lo personal, título en el Este de la AFC y posterior obtención de la conferencia, tras vencer a los Acereros de Pittsburgh en el juego que definió al representante de la Americana en Houston. Desde que volvió en la semana 5, ante los Cafés de Cleveland, Brady perdió un solo partido. Fue ante los Halcones Marinos, en Fóxboro, un hecho que lo vuelve aún más extraño debido a la facilidad que tienen para ganar en casa los conducidos por Bill Belichick.

Los Pats concluyeron la temporada regular con marca de 14-2. ¿Quién fue su figura? Sí, Tom Brady. A diferencia de otros años, el jugador elegido en el draft (proceso de selección a jugadores universitarios) del 2000 no tuvo al ala cerrada Rob Gronkowski como principal aliado, debido a una lesión que lo afectó durante buena parte del calendario. En este caso fue el receptor abierto Chris Hogan quien apareció en escena, sorprendiendo a gran parte de los fanáticos de este deporte. La fórmula Brady-Hogan ha hecho estragos en las defensivas rivales. ¿Será un factor decisivo en la definición de este Supertazón.

En su camino al encuentro final, la organización que tiene a Robert Kraft como dueño tuvo que superar dos escollos más tras el 14-2 en la temporada regular: primero, en el juego divisional, ganándole 34-16 a los Tejanos de Houston. Luego, 37-16 frente a Pittsburgh.

Atlanta, un equipo que gira en torno a Matt Ryan, Julio Jones y Devonta Freeman

Son ellos. Un mariscal de campo (Ryan), un receptor abierto (Jones) y un corredor (Freeman). Sí, tres nombres que llevaron a los del estado de Georgia a quedarse con la gloria en la NFC. Su último escollo fueron los Empacadores de Green Bay, equipo al cual vapulearon por 44-21. Con Dan Quinn como entrenador en jefe, los Halcones se consolidaron con el correr de los partidos, pero siempre con los tres hombres mencionados como brújula. Ellos han convertido a su ofensiva en la mejor de la Liga, algo que cobra mayor importancia al tener a la mejor defensiva del otro lado del campo de juego en este cruce definitorio. ¿Podrán dar el golpe e imponerse ante Devin McCourty, Dont’a Hightower, Malcolm Butler y compañía?

Para llegar al último partido de la Liga, Atlanta debió sortear con éxito dos paradas de altísima complejidad en los playoffs: en el juego divisional, 36-20 ante Seattle. Una semana más tarde, el ya mencionado 44-21 sobre la escuadra de Wisconsin.

Predicción: Nueva Inglaterra por 7. ¡Qué difícil! Pronosticar este partido es más difícil que adivinar qué número saldrá en la lotería de este domingo. ¿Y si jugamos al Quini en vez de intentar adivinar qué pasará entre Patriotas y Halcones? Sería más fácil, ¿no? El inconveniente radica en que Salimos a la cancha es un medio que se dedica a analizar hechos deportivos, no apuestas. El duelo de esta noche será un auténtico tiroteo entre Brady y Ryan. Se lo llevará el primero de ellos por dos motivos: mayor calidad y experiencia en esta clase de encuentros.

 

Nueva Inglaterra y Atlanta, los protagonistas del Supertazón LI

En una jornada dominical que pasará a la historia por lo que hubo en juego, Patriotas y Halcones aseguraron su lugar en la cita más importante de este deporte tras vencer a Acereros (36-17) y Empacadores (44-21), respectivamente. El partido decisivo se celebrará el domingo 5 de febrero, en el estadio NRG de Houston, el hogar de los Tejanos. ¿Quién levantará el trofeo Vince Lombardi? (más…)

El paso previo y obligatorio rumbo al Supertazón

Este domingo, en una jornada que marcará un antes y un después en la temporada 2016-2017 de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés), se definirán las finales de conferencia. En primer turno, a las 17:05 de la Argentina, la definición de la Nacional (NFC) entre los Halcones de Atlanta y los Empacadores de Green Bay; luego, a las 20:40, Patriotas de Nueva Inglaterra y Acereros de Pittsburgh estarán a cargo del cruce decisivo en la Americana (AFC). El 5 de febrero, en el estadio NRG de Houston, la fiesta máxima de este deporte. 

No será un día más. ¿Alguien lo duda? Faltan poco más de 24 horas para conocer cuáles serán las dos franquicias que dirimirán entre sí la edición LI del Supertazón, el evento más importante del fútbol americano, ya sea a nivel profesional o colegial. No hay nada como jugar ese partido. Y los jugadores lo saben bien. Hoy, a horas de que empiece el antepenúltimo show del año, quedan tan solo cuatro equipos en carrera: Halcones y Empacadores, por la Conferencia Nacional; Patriotas y Acereros, por la Conferencia Americana. Los cuatro merecen estar aquí, desde Atlanta hasta Pittsburgh. Veremos dos partidos de altísima intensidad que, si todo sale como asoma en la previa, se definirán en los instantes finales. Extender su periplo en la Liga, el anhelo de las cuatro organizaciones más poderosas en el presente.

Patriotas de Nueva Inglaterra – Acereros de Pittsburgh: ¡Vaya partido en el estadio Gillette de Fóxboro! Por un lado, el mariscal de campo Tom Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick, dos leyendas vivientes de este deporte e ídolos de la afición que mañana intentará hacer pesar la localía; del otro, Ben Roethisberger -uno de los principales ‘rivales’ de Brady en los últimos años-, Le’Veon Bell, Antonio Brown y James Harrison, uno de los mejores defensivos de la NFL.

Si uno lo piensa en una fracción de segundo, tal vez se le cruce a Nueva Inglaterra como principal opción para llegar al Supertazón y, por qué no, quedarse con la gloria en dicho espectáculo. El principal dilema para los Pats pasa por quiénes estarán del otro lado: Pittsburgh, con Mike Tomlin a la cabeza, ha tenido un buen cierre de temporada regular y un inicio de postemporada que ha dejado boquiabierto a varios. En el juego de comodín, en su propio Heinz Field, apalearon a los Delfines de Miami, de buen año con Adam Gase como mandamás. Una semana más tarde, cuando muchos creían que sería el final de su travesía, dieron la sorpresa al eliminar a los Jefes de Kansas City, ¡y nada menos que en el mítico Arrowhead! Dicho esto, ¿todavía siguen creyendo que será fácil la cuestión para los Pats? Está claro que ellos son los favoritos, y no solo por la localía. Son mejores que su rival en casi todos los aspectos, pero nunca hay que descartar a los Acereros. Nunca.

Jugadores a seguir: Tom Brady, Martellus Bennett, Dont’a Hightower y Devin McCourty, por los Patriots. Ben Roethlisberger, Le’Veon Bell, Antonio Brown y James Harrison, por los Acereros.

Predicción: Nueva Inglaterra por 3.

Halcones de Atlanta – Empacadores de Green Bay: ¡Juegazo en el Domo de Georgia! Una final de conferencia, ante su propios fanáticos y en la última función que verá la histórica casa que han tenido desde 1992, año en el que se terminó la construcción de este recinto que pronto será demolido para dar paso al estadio Mercedes-Benz, una de las obras maestras que tendrá los Estados Unidos en cuanto a tecnología, infraestructura y comodidades.

En cuanto al partido en sí, predecirlo es más difícil que jugar al ajedrez sin tener experiencia. ¿Alguien puede decir con certeza quién saldrá airoso?… El que lo esté, dígalo. Lo que sí es cierto es que será una auténtica balacera. Matt Ryan, por el lado de los dueños de casa, y Aaron Rodgers, principal exponente de los de Wisconsin. Dos hombres que edificaron un legado, que fueron año a año superándose y haciéndose conocidos en la esfera deportiva en general, no solo en lo que respecta a los emparrillados. ¿Cuál será la clave del éxito? Las defensivas. La que pueda presionar con mayor eficacia al mariscal rival, será la que quedará a un paso de la gloria.

Jugadores a seguir: Matt Ryan, Devonta Freeman y Julio Jones, por los Halcones; Aaron Rodgers, Randall Cobb y ¡Mason Crosby, el pateador!, por los Empacadores.

Predicción: Empacadores por 3.

Los detalles en limpio, aquí:

Finales de conferencia (domingo 22 de enero):

AFC:

A las 20:40: Patriotas de Nueva Inglaterra – Acereros de Pittsburgh, en el estadio Gillette de Fóxboro

NFC:

A las 17:05: Halcones de Atlanta – Empacadores de Green Bay, en el Domo de Georgia

 

Foto: Los mariscales de campo Tom Brady (Patriotas), de cara a la cámara, y Ben Roethlisberger (Acereros), de espaldas, otra vez frente a frente. Nueva Inglaterra o Pittsburgh: ¿Quién representará a la AFC en el Supertazón LI?

Crédito fotográfico: 12UP

 

Definidas las finales de conferencia

Con el éxito de Pittsburgh en Arrowhead, el hogar de Kansas City, se bajó el telón de la ronda divisional en esta edición 2017-2018 de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés). Previamente, victorias de Nueva Inglaterra, Atlanta y Green Bay. El fin de semana próximo se sabrá cuáles serán las dos franquicias que representarán a la Conferencia Americana (AFC) y la Conferencia Nacional (NFC) en el Supertazón LI, que se llevará a cabo en Houston.  (más…)

Cuatro menos

Con la victoria de los Empacadores ante los Gigantes, en Lambeau Field, la ronda de comodines en la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés) llegó a su fin. Previamente, Houston, Seattle y Pittsburgh dejaron fuera de juego a Oakland, Detroit y Miami, respectivamente. El sábado empiezan los juegos divisionales. 

Así como llegó, se esfumó. La ronda de comodines pasó en un abrir y cerrar de ojos. De usar la calculadora semanas atrás a, en algunos casos, quedar fuera en sesenta minutos de fútbol americano. Los cuatro partidos, a diferencia de otras temporadas, se definieron anticipadamente y no hubo grandes emociones en los minutos finales. Ganaron, como se preveía en la previa, las cuadro franquicias que debían ejercer la localía.

El sábado, en el comienzo de los playoffs, los Tejanos, quienes se coronaron en el Sur de la Conferencia Americana (AFC), batieron por 27-14 a los Raiders de Oakland, quienes dejaron en evidencias sus falencias ante la ausencia del lesionado Derek Carr, su mariscal de campo estrella. La escuadra dueña de casa, que tiene al receptor abierto DeAndre Hopkins como una de sus principales cartas, se hizo fuerte gracias a la buena labor de su defensiva, que controló sin demasiados inconvenientes a Connor Cook -reemplazante de Carr y Matt McGloin, quien fue enviado a la banca por precaución- y su ofensiva.

Quienes también celebraron en la Americana fueron los Acereros de Ben Roethlisberger, Antonio Brown, Le’Veon Bell y James Harrison. En el Heinz Field, su fortaleza en la Liga, los conducidos por Mike Tomlin le ganaron por 30-12 a los Delfines de Miami, quienes alcanzaron la postemporada tras ocho años de sequía. En pocas palabras, el partido se definió en el primer cuarto, momento en el que los de Pensilvania anotaron por duplicado, y sin respuesta del otro lado. ¿La llave del éxito? La conexión Roethlisberger-Brown, el juego terrestre de Bell y la labor de Harrison, un presa al acecho del mariscal Matt Moore.

En lo que respecta a la Conferencia Nacional (NFC), todos los flashes se los llevaron Green Bay y Gigantes de Nueva York, dos de las mejores organizaciones en la Liga. En el mítico Lambeau Field de Wisconsin, uno de estadios más bulliciosos, el partido duró hasta mediados del tercer cuarto, cuando los locales ganaban 14-13. A partir de allí, todo para Aaron Rodgers y compañía, quienes sumaron 24 puntos más para que los Empacadores sigan de pie en esta edición 2016/2017 de la NFL.

Mientras tanto, en Seattle, los Halcones Marinos, reyes en la división Oeste, batieron a los Leones de Detroit por 26-6. ¿La figura del partido? El receptor abierto Paul Richardson, quien tuvo atrapadas dignas de una portada dominical en el diario deportivo más importante de la región o, por qué no, del país.

El sábado próximo habrá doble turno: a las 18:35, los Halcones de Atlanta, segundos en la tabla general de la Nacional, recibirán a los Halcones Marinos. Luego, a las 22:15, los Patriotas de Nueva Inglaterra, líderes de la Americana, jugarán en su casa ante los Tejanos. Horas más tarde, a 15:05, los Acereros visitarán a los Jefes de Kansas City, en Arrowhead. De allí saldrá el rival de Nueva Inglaterra o Houston en el juego que definirá al representante de la AFC en el Supertazón LI. Por último, a las 18:40, Green Bay aterrizará en Austin, Texas, el sitio en el que tienen su hogar los Vaqueros de Dallas, los mejores rankeados de la NFC.

Ronda de comodines (7 y 8 de enero):

AFC:

Sábado: Tejanos de Houston 27-14 Raiders de Oakland

Domingo: Acereros de Pittsburgh 30-12 Delfines de Miami

NFC:

Sábado: Halcones Marinos de Seattle 26-6 Leones de Detroit

Domingo: Empacadores de Green Bay 38-13 Gigantes de Nueva York

Ronda divisional (14 y 15 de enero):

AFC:

Sábado, a las 22:15: Patriotas de Nueva Inglaterra – Tejanos de Houston

Domingo, a las 15:05: Jefes de Kansas City – Acereros de Pittsburgh

NFC:

Sábado, a las 18:35: Halcones de Atlanta – Halcones Marinos de Seattle

Domingo, a las 18:40: Vaqueros de Dallas – Empacadores de Green Bay

 

Foto: el mariscal de campo de los Empadores de Green Bay, Aaron Rodgers, fundamental en la victoria de su organización ante los Gigantes de Nueva York, en Lambeau Field. Su próximo escollo: los Vaqueros de Dallas, y con todo el público en su contra.

Crédito: NFL Spin Zone

¡Showtime!

Esta tarde, desde las 18:35 de la Argentina, Houston y Oakland protagonizarán el primer partido de la postemporada en la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés). Será en el marco de la Conferencia Americana (AFC). Los tres partidos restantes, entre la noche del sábado y la tarde del domingo. Cuatro franquicias aguardan en la ronda divisional. 

Comodines en la AFC:

Tejanos de Houston (9-7) – Raiders de Oakland (12-4), sábado a las 18:35: llegó la hora esperada. Han pasado 17 semanas y, entre medio, 16 equipos se han despedido anticipadamente. En pocas horas, en el estadio NRG de Houston -escenario que albergará el Supertazón XLI, el próximo domingo 5 de febrero-, los Tejanos, ganadores de la división Sur, se medirán ante los Raiders, quienes tuvieron un cierre de campaña con altibajos tras la lesión de Derek Carr, su mariscal de campo estrella. Tras caer ante los Broncos de Denver, los conducidos por Jack del Río se perdieron la posibilidad de descansar en la semana de comodín. ¿Los culpables? Los Jefes de Kansas City (13-3), quienes se quedaron con el título en el Oeste.

Será un partido que, en la previa, tiene al elenco visitante como favorito. Ante las lesiones de Carr y Matt McGloin, el encargador de conducir los hilos de la ofensiva de la organización de California será el novato Connor Cook, quien tiene una anotación y una intercepción en su -poca- actividad en la Liga. Los dueños de su casa, por su parte, perdieron al mariscal Tom Savage para este crucial encuentro. Su lugar lo ocupará, para el lamento de muchos de sus fanáticos, Brock Osweiler, una de las principales decepciones que ha tenido la NFL en esta temporada 2016.

Predicción: Oakland por 3

Acereros de Pittsburgh (11-5) – Delfines de Miami (10-6), domingo a las 15:05: un partido que, para muchos, ya está definido de antemano. Para contrarrestar esta teoría, los números hablan por sí solos: en la sexta semana de la temporada regular, pero en la Florida, la escuadra que tiene a Adam Gase como entrenador en jefe se impuso por 30-15. Para la visita, que perdió por lesión a su mariscal Ryan Tannehill a comienzos de diciembre, el panorama no asoma sencillo, pero tampoco es utópico pensar en un triunfo en la franquicia que tiene inmortalizados a Dan Marino y Don Shula.

El elenco local, con el mariscal de campo Ben Roethlisberger, el corredor Le’Veon Bell y el receptor abierto Antonio Brown como principales figuras, corren con ventaja por dos motivos: la localía (clima y público, principalmente), en primer lugar y, en segundo escalón, la calidad de su nómina.

Será una batalla que se decidirá por pequeños detalles. El ataque terrestre, con Bell para Pittsburgh y Jay Ajayi del lado de Miami, clave en el resultado final.

Predicción: Pittsburgh por 7.

Comodines de la NFC: 

Halcones Marinos de Seattle (10-4-1) – Leones de Detroit (9-7), sábado a las 22:15: ¡Batalla de pistoleros en el CenturyLink Field, el hogar del conjunto que tiene a Pete Carroll como mandamás! Del lado de Seattle, Russell Wilson, quien sobresale por su buen juego terrestre; del otro, Matthew Stafford, quien suele estar a la sombra de Aaron Rodgers (Green Bay) en el Norte.

La defensiva del conjunto del estado de Washington, con el cornerback Richard Sherman a la cabeza, puede ser la llave del éxito en un partido que promete muchísimo. ¿Habrá lluvia de anotaciones con la ruidosa afición de los Halcones Marinos como espectadores de lujo?

Predicción: Seattle por 10.

Empacadores de Green Bay (10-6) – Gigantes de Nueva York (11-5): ¿el mejor partido de la semana? Tal vez. Lo cierto es que el Lambeau Field de Wisconsin, uno de los mejores recintos para disfrutar de un partido de fútbol americano, se vestirá de fiesta para disfrutar de un partido con grandes talentos de uno y otro lado del campo de juego. Aaron Rodgers vs Eli Manning, un duelo para seguir atentamente y, principalmente, para gozar. Jordy Nelson, para los pupilos de Mike McCarthy, y Odell Beckham Jr, en los de casco azul. Este enfrentamiento personal, fundamental en lo que respecta a receptores abiertos.

Por ser en el frío del norte de los Estados Unidos y con las gradas en su favor, los Empacadores corren con una leve ventaja en una contienda que parece que se resolverá con pocos segundos por correr en el reloj.

Predicción: Green Bay por 3.

¿Cómo sigue la acción?

Ronda divisional (14 y 15 de enero):

AFC:

Sábado, a las 22:15: Patriotas de Nueva Inglaterra – Tejanos de Houston/Raiders de Oakland/Delfines de Miami

Domingo, a las 15:05: Jefes de Kansas City – Raiders de Oakland/Acereros de Pittsburgh/Delfines de Miami

NFC:

Sábado, a las 18:35: Halcones de Atlanta – Halcones Marinos de Seattle/Empacadores de Green Bay/Gigantes de Nueva York

Domingo, a las 18:40: Vaqueros de Dallas – Halcones Marinos de Seattle/Leones de Detroit/Empacadores de Green Bay

 

Foto: Aaron Rodgers y Eli Manning, otra vez cara a cara. Empacadores y Gigantes, un solo boleto para avanzar al juego divisional.

Crédito: The New York Times

 

error

Seguinos!