Boca remite a viejos tiempos con Darío Benedetto

0

El Pipa volvió a su plenitud en las redes y con un doblete, pone al conjunto Xeneize en ventaja pensando en la revancha de la próxima semana. Sobre los noventa minutos, el equipo de Schelotto luchó ante una incesante defensa del Palmeiras, y las individualidades contribuyeron a un triunfo trascendental.

 

En los primeros 45 minutos, el rigor y la potestad de controlar el avance contrario, dejo relegado las virtudes que tenían planeadas los dos equipos en el arranque del partido. Boca encontró algunos espacios con el correr de los minutos, pero la defensa del Palmeiras mantuvo en segundo plano alguno que otra actitud corajuda de Ramón Abila, que en soledad, recibió gran parte de las intenciones del local en el ataque.

Con ese límite que se impuso y le permitieron, el andar del Xeneize fue decantando con desatenciones y descoordinaciones a metros del arco defendido por Weverton. Ante esto, el factor defensivo del conjunto brasileño se prolongó y Felipe Melo también se sumó al desenvolvimiento que Boca mantenía en reiteradas ocasiones. El experimentado mediocampista, recuperó el eje de su equipo y sacó a relucir el oficio de no depender del acompañamiento de la línea de medios.

La paridad y el poco rodaje de los delanteros, hizo que las ocasiones sean efímeras. El once de Felipe Scolari apenas consiguió llevar su presión en las pelotas de esquina, pero a poco de culminar la primera mitad, las insistencias del rival lo condujeron a ocupar mayor presencia en campo rival y producir una acción de peligro en los pies de Willian, que en su efecto, elevó el tiro por encima del travesaño y puso el partido en igualdad hacia el descanso.

 

Sobre el complemento, el ímpetu del conjunto de Barros Schelotto causó efecto en las limitaciones que se dieron con continuidad en la parte inicial. Si bien la generación de juego tuvo sus vaivenes, el equipo se adelantó en la cancha y mediante el ingreso de Sebastián Villa, la alternativa de los laterales dio a entrever ciertas dificultades en la defensa del Palmeiras.

No obstante, el desarrollo del encuentro seguía siendo opaco en varios sentidos. Culminaban los noventa minutos para el local hasta que se dio el ingreso de Darío Benedetto. El delantero jugo de forma colectiva y como si fuera de novela, a los treinta y ocho minutos, un córner eficaz le permitió anticipar a Melo y abrir el marcador con un cabezazo sobre el vértice izquierdo de Weverton.  En un transcurso casi cerrado, el equipo de la Ribera daba el golpe a tiempo para jugar con la necesidad del rival en los minutos restantes.

La ventaja alternó la permanencia de la línea defensiva del Verdao y como de costumbre, Benedetto creó el espacio a metros del área, y con  una gambeta en medio metro, efectuó un derechazo letal para Weverton que significó el 2 a 0 de Boca. El desenlace del encuentro era casi inigualable a las aspiraciones del local que resguardo el parcial y va a Brasil, el próximo miércoles con una diferencia importante a su favor.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: