mié. Ago 21st, 2019

Champions League

La Premier League comanda en Europa

La Premier League es una de las mejores ligas, quizás la mejor en un tono mayormente subjetivo, del continente europeo y el mundo. A pesar de que los números indiquen que son solamente dos equipos quienes pelean por el título (Liverpool y Manchester City), el nivel de atracción y jugabilidad que proveen hacen llamar la atención del mundo futbolero. Un dato certero es que va a ser el único torneo cuyo campeón se conocerá en la última fecha y no de forma anticipada como en España, Italia, Alemania y Francia, entre tantos.

Ahora, la apuesta ha sido redoblada, porque la realidad indica que 4 representantes de la misma integrarán las dos finales de las competiciones internacionales del continente. Liverpool-Tottenham en la Champions League Arsenal-Chelsea por el lado de la Europa League. La hegemonía española de obtención de los 3 títulos en los años 2014, 2015, 2016 y 2018, con una exepción en 2017 porque Manchester United obtuvo la Europa de dicho año, obtuvo la marca inédita e histórica que los ingleses generaron con sus planteles.

Análisis y razones habrán muchos. Tal vez, el notar que la Premier League cuenta con 6 equipos que, por lo menos hasta enero, se mantienen expectantes para poder lograr ser líder. Y los restantes que quedan fuera de pelea, saben brindar batalla en el plano internacional. Si uno compara con España, automáticamente aparecerá que es un trío (Barcelona, Real y Atlético Madrid) que encuentra a su equipo ideal en tan poco tiempo de liga y de los cuales, salvo en un tiempo Sevilla, no hay mayor fuerza en dicho plano.

Antecedentes de 4 equipos de un mismo país en finales europeas

Los únicos datos que se muestran es basándose en la época donde eran 3 competiciones y no 2 como desde 1999. Es decir, que lo que va a ocurrir en esta temporada es inédito en la historia del fútbol europeo, ya que los antecedentes a detallar luego solamente marcan la presencia de 4 equipos de un mismo país en un total de 6 lugares midiendo los tres certámenes.

En la campaña 1961-62, la Liga de Campeones contó con la presencia de Real Madrid en el duelo por el título ante el Benfica de Eusebio. Estos últimos se impusieron 5-3 con un doblete de la «Pantera de Mozambique». Por la Recopa de Europa, en esa época iba como la segunda en órden de prioridades, Atlético de Madrid precisó de un partido desempate tras igualar en 1 ante Fiorentina. En Stuttgart se coronó casi 4 meses después (5 de septiembre de 1962) de haber jugado la primera final (10 de mayo). La Copa de Ferias, hoy conocido como Europa League, lo tuvo a Valencia venciendo a Barcelona con un resultado acumulado de 7-3 a su favor (6-2 como local, 1-1 en Camp Nou).

Lo último ocurrió en 1989-90 y tomo un tono «Tano». El Milan de Arrigo Sacchi se impuso ante Benfica 1-0 con gol de Frank Rijkaard, quien posteriormente sería jugador y técnico del Barça. Por la Recopa de Europa, Sampdoria se impuso 2-0 ante Anderlecht gracias al doblete marcado por Gianluca Vialli en dos minutos disputados en el tiempo suplementario. Y por último, para coronar el triplete italiano, Juventus batió a Fiorentina en Turín 3-1 con goles de Roberto Galia, igualdad provisoria de Renato Buso, ampliación de resultado de la «Vecchia Signora» de parte de Pierluigi Casiraghi y Luigi de Agostini.

Liverpool nunca caminará sólo

Histórica llave, partido y semifinal. Liverpool logró lo que parecía imposible, se impuso en su casa, con un público que se hizo sentir en Anfield y un equipo al que el arco se le abrió más que la semana pasada. Los muchachos dirigidos por Jurgen Klopp se metieron en la segunda final consecutiva de la UEFA Champions League dejando en el camino ni más ni menos que al Barcelona.

La realidad parecía oscura para el conjunto inglés. Venía de un 0-3 en un partido impecable en Camp Nou, a eso se le suman las lesiones de jugadores claves como Naby KeitaMohamed SalahRoberto Firmino. Ah, y Manchester City parecía sumar una estaca más por el triunfazo obtenido ayer ante Leicester City por Premier League, la otra competición que pelea palmo a palmo y definirá este domingo. Todas las de perder se sumaban en esta tarde noche inglesa. Con una remera con inscripción «Never give up» (nunca te rindas) y encapuchado, así había llegado el egipcio al campo en modo civil. La gente colmó Anfield al ritmo del «You’ll never walk alone» (tú nunca caminarás sólo) y solamente faltaba la tarea de los jugadores.

Primer golpe y gol, rápido se puso en clima Liverpool tras una gran jugada individual de Jordan Henderson que tapó Marc André Ter Stegen, pero que Divock Origi aprovechó para marcar con arco a su merced y empezar a cumplir con su reemplazo de Firmino. Lo que parecía intento de embestida terminó siendo control, dominio y ejercimiento de chances claras de parte del Barça. Lionel Messi, Jordi Alba, Philippe Coutinho y Luis Suárez se encontraron con Alisson, el hombre protagonista de la remontada de hace 13 meses de Roma sobre este mismo equipo, cuando se impusieron 3-0 tras caer 4-1 en España.

Milagro de Anfield, en tan sólo 40 minutos

A la cancha Georginio Wijnaldum por Andy Robertson, el lateral izquierdo que había sufrido un golpe muscular tras chocar con Suárez en una acción sin pelota. James Milner debía ocupar dicho carril para hacer adelantar al mediocampista holandes, que sería un gran protagonista. A los 8 minutos, un error defensivo de la visita, arremetida de Trent Alexander-Arnold por derecha, centro buscapié y de arremetida apareció el primeramente mencionado para marcar el 2-0 que se prestaba a la gran ilusión.

Dos más tarde, Xherdan Shaqiri envió un centro abierto desde el sector izquierdo y con su metro con 75 centímetros «Gini» se anticipó y superó a las torres Gerard Piqué y Clémént Lenglet para marcar el 3-0. Difícil de creer pero cierto, Liverpool igualó el resultado global 3-3 ante el Barcelona de Messi dirigido por Ernesto Valverde. La realidad es que a veces este deporte, además de ciertas injusticias que puede generar que un equipo merezca ganar y lo termine batiendo quien no haya hecho algo, también te puede desmoralizar y hacer llegar por un subsuelo los ánimos. Esto se sufrió y mucho en el conjunto «Culé».

EL gol del partido llegó a los 33, el 66 se avivó y Origi marcó. Alexander Arnold aplicó ingenio, inventó un amague y notó como silenciosamente, sigilosamente o discretamente el delantero belga apareció en el punto penal tras un córner enviado como un pase al ras del césped y anotó el cuarto. El milagro apareció y llegó para quedarse hasta el final. Liverpool a la final de la Champions League.

Nueva caída en forma de remontada para los catalanes

La imagen y las críticas se orientarán hacia Messi, quien sólo no puede y el conjunto español ha logrado sus mejores actuaciones cuando éste se enchufó junto con el «Pistolero» uruguayo. Pero la realidad es que este Barcelona orientó su temporada asimilándose hacia la Selección Argentina, la messidependencia se hizo presente cuando las papas queman, cuando debía haber aparecido el equipo en sí. Equipo que sí contó su rival de turno imponiéndose sobre cualquier nombre.

Otra derrota tras ir como visitante con una diferencia considerable a su favor, como ocurrió el 10 de abril del año pasado significó sumar otra espina y empezar a tornarse costumbre el sufrimiento con dicha ventaja para los encuentros de desquite. Algo raro proviniendo del mismo conjunto que supo eliminar a PSG venciéndolo 6-1 dando vuelta una histórica llave. Esto ocurrido el 7 de mayo tachó lo realmente arrollado en la campaña actual, donde la Liga, Supercopa España fueron un trámite. Restará saber lo que ocurra con la Copa del Rey, cuando enfrente a Valencia. Además, luego de 6 años, una final no tendrá la presencia de un equipo español además de que ninguno saldrá campeón.

Segunda final… pero primero define la Premier

El Liverpool de Jurgen Klopp será recordado por la refundación del plantel y la reivindicación mundial que el equipo ha realizado desde 2016 hasta la actualidad. Además de su gran juego, una defensa férrea, un mediocampo con poder de elaboración y hasta gol, con un tridente delantero letal. Segunda final consecutiva de Champions que este equipo obtuvo, algo que ya había conseguido dos veces. En 1977 y 1978, donde fue campeón por partida doble, y en 1984 y 1985, donde conquistó el primero pero cayó en el segundo ante Juventus. 5 Ligas de campeones posee quien tiene más campeonatos internacionales en la Premier League con 11. El 1° de junio es la fecha a marcar por los simpatizantes que se harán presentes en Madrid.

Una liga que deberá pelear el domingo, donde desde las 11 de la mañana y en simultáneo con todos los juegos de la jornada, recibirá a Wolverhampton. A la par, Brighton recibe a quien comanda la Premier con 95 unidades, uno más que los «Reds, el Manchester City. Romper la racha de 29 años sin festejos por torneo local sumado a los 14 años sin lograr una Liga de Campeones, serán los objetivos que en tan sólo 180 minutos, Klopp y sus muchachos intentarán quebrantar.

Reviví los goles de Liverpool 4-0 Barcelona:

Barcelona quedó cerca de Madrid gracias a Messi

Fútbol en su mayor expresión. El duelo catalogado como la «Final anticipada» de la UEFA Champions League dejó un encuentro de ida atrapante para el espectador neutral. Sin duda, Barcelona y Liverpool representan el podio de los mejores equipos del mundo, aunque el primero cuenta con los ases más importantes. Duelo parejo desde el aspecto ofensivo y defensivo de ambos. Los «Culés» apostaron a su jerarquía individual de tres cuartos de cancha en adelante y sabiendo atravesar la barrera de presión delantera que los visitantes generan habitualmente. A los «Reds» solamente les sirvió ser como es habitualmente para redondear un rendimiento bueno a pesar del abultado marcador.

Jordi Alba y un centro desde el sector izquierdo que Luis Suárez calculó para aparecer a la carrera por el medio de Joel Matip y Virgil Van Dijk, aunque más cerca del camerunés que del holandés, para poder conectar y abrir el marcador en el Camp Nou a favor de Barcelona. Pero los comandados por Jurgen Klopp pudieron igualar los tantos con una jugada casi parecida: envió desde el costado derecho de James Milner y el picante Sadio Mane la envió por encima del travesaño tras patear con su pierna menos hábil.

En el complemento, todo fue a pedir de los de Jurgen Klopp, presión, juego de posesión, dinamismo cerca del área contraria aunque faltó el material fundamental: definir y convertir. La ausencia de Roberto Firmino se hizo notar y la improvisación de Georginio Wijnaldum no hizo más que rebajarlo en uno de sus peores partidos de una temporada muy buena a modo personal. Allí creció la imagen de Marc André Ter Stegen, de poca valoración para un arquero que ha cumplido con creces en esta campaña del Barcelona, que concretó tres atajadas claves ante dos disparos de MIlner y el restante de Mane.

El Show de Messi

Paradójicamente, los últimos 16 minutos de partido fueron los que le bastaron para que Lionel Messi sea más que influyente para ensanchar el resultado a favor del «Barça» en lo que parecía un juego discreto desde lo personal. Una vez dentro de tantas veces que ocurre y para demostrar por qué es la figura que él elaboró hace 13 años. Primero, tras un quite de Arturo Vidal, soberbio partido del chileno siendo empuje defensivo y ofensivo de los de Ernesto Valverde, una serie de rebotes cuando la «Pulga» y el «Pistolero» asomaron en el área, ocasionó que éste último envíe su remate al travesaño y con el arco a su merced, el rosarino solamente precisó hacer oficial el segundo tanto blaugrana.

Bajón anímico de uno, aluvión para un equipo lo es Barcelona con todos sus jugadores de categoría además de contar con el mejor de todos. Tiro libre de 29 metros de distancia y Messi lo hizo otra vez. Golazo de otro planeta para llegar a los 600 en calidad de clubes en 683 juegos, algo que Cristiano Ronaldo obtuvo el último domingo en 799 cotejos. 3-0 impensado para el espectador común, ya que todo parecía que si Liverpool convertía, todo llevaba a un envión para dar vuelta el marcador. De la mano de Messi, el conjunto catalán irá a Anfield con un poco más de tranquilidad aunque no debe descuidarse. Y más por el antecedente de la Liga de Campeones pasada, donde un 3-0 en contra ante Roma lo dejó con las manos vacías.

Ah y la curiosidad de la estadística tiene una más a favor del rosarino. En 2011, anotó dos en semis ante Real Madrid a los 76 y 87 en el Bernabeu, en 2015 marcó a los 77 y 80 ante Bayern Munich como local, en ambos fue campeón Barcelona. Ahora, a los 75 y 82, ¿habrá grito de campeón?

Dezazón para Liverpool

No solamente el 3-0 que se hacía efectivo tras el golazo de Messi remarcaba que la suerte no estuvo de su lado, sino también que ni el tiro del descuento pudo estar a su favor. Ter Stegen y la defensa taparon el gol de Firmino y en el rebote, con 3 defensores arrojados en el suelo dentro de su arco, Mohamed Salah estrelló la pelota al palo. Partidazo del egipcio para hacer complicar a Jordi Alba, pero no pudo contrarrestar la marca de Cristian Lenglet a la hora de jugar a espaldas al arco o encontrar el giro perfecto para poder rematar. Los de Klopp saben que esta es una temporada fantástica porque pelearán la Premier League hasta el final y por llegar entre los 4 mejores de la Champions sabiendo que el golpe psicológico sufrido el año anterior ante el Madrid en Kiev podía haber jugado su papel.

A primera vista parece que su sueño internacional por lograr el 6º título de la competición que no logra hace casi 14 años se empieza a desvanecer. Pero bien sabe este plantel que no está muerto quien pelea y que conoce de remontadas históricas, como cuando debió acceder a octavos de final en 2005 ganando por un margen estrecho de goles ante Olympiacos o cuando el Milagro de Estambul hizo una final histórica de su parte ante Milan. O en la actualidad, cuando de un 1-3 pasó a ganar 4-3 a Borussia Dortmund en 2016. Liverpool intentará que el martes 7 de mayo, en otro capítulo de su rica historia internacional, quedé estampado el «Milagro de Anfield».

Los goles de Barcelona 3-0 Liverpool:

El primer paso lo dio el Ajax

El equipo holandés se impuso al Tottenham en la primera semifinal de la Champions League con gol de Donny Van De Beek. Los dirigidos por Pochettino con varias bajas de peso y con flojos resultados en la Premier League, cayó en el Tottenham Hotspur Stadium y está obligado a ganar en el duelo de revancha.  

El Ajax no se conforma tras eliminar al Real Madrid y a la Juventus en su campo, esta tarde le ganó a los Spurs en la ida de las semifinales de la Champions y puso un pie en la gran final que se disputará el 1 de junio en el Wanda Metropolitano.

Los dirigidos por Ten Hag fueron superiores salvó el tramo inicial del segundo tiempo donde el conjunto inglés dominó el encuentro y dispuso de algunas ocasiones para poner la paridad al partido, aunque el visitante también tuvo las suyas a través de contras que no fueron aprovechadas y dejó un hilo de esperanza a los de Pochettino, que en la vuelta recuperarán a Son, sancionado en el día de hoy, y esperan poder contar con Kane, que se perdió la ida por lesión.

Necesitarán mejorar la imagen ofrecida de local superados por Ajax sin complejos y que ha vuelto a demostrar por qué es la actual sensación del fútbol europeo.  

En cuanto al juego el elenco visitante salió a llevarse el triunfo se puso en ventaja a los 14 minutos a través de Van De Beek. El Tottenham se sintió incómodo la mayor parte del partido y la más clara la tuvo en la cabeza de Toby Alderweireld. Ante la ausencia de Kane, el entrenador argentino experimentó con Fernando Llorente que fue de lo mejor en los Spurs como la opción para liderar el ataque londinense junto con Lucas Moura. 

Hablando de los argentinos presentes en el encuentro del equipo de Londres tiene a Mauricio Pochettino como director técnico y a otros tres como futbolistas: Erik Lamela que no pudo estar presente por lesión, Paulo Gazzaniga en el banco de suplentes y Juan Foyth que jugó los últimos quince minutos del compromiso. Del lado de Ajax tuvo en cancha a Nicolás Tagliafico  que disputó los noventa minutos y Lisandro Magallán en el banco.

El choque de vuelta será el próximo miércoles 8 de mayo en el Johan Cruyff Arena donde los Spurs tendrán que ganar si o sí cualquier otro resultado que no sea ese clasificará al equipo holandés a la final. Por el otro lado de la llave Barcelona recibirá mañana al Liverpool en el Camp Nou.  

 

 

 

Liverpool y la posibilidad de tomar revancha

Sabemos que una de las responsabilidades de este Liverpool copero, competitivo en Premier League se debe a la mano de Jurgen Klopp pero también aparece el aporte de sus dirigidos. Los jugadores formalizaron su cuota para esta pelea palmo a palmo de liga y copa internacional. Del arco hacia la delantera, cada uno ha cumplido con creces para quedar el 11 ideal que se puede observar frecuentemente. Nuevamente la Champions los encuentra en zona de semis, sabiendo que el año pasado fue subampeón ante el triplete consecutivo del Real Madrid. Sumar la 6º corona en Liga de Campeones, que no se obtiene desde 2005, y la 19º liga inglesa (primera desde que se llama Premier League) luego de 29 años de sequía pueden redondear una impecable temporada. Además, hay que recordar que este equipo estuvo a casi nada de quedar afuera en fase de grupos ante PSG y Nápoli. Luego se impuso con autoridad ante Bayern Munich y Porto.

Es un hecho que esta institución está preparada para mantener constancia en protagonismo hacia los títulos más importantes que se le presenten. Habrá que ver cómo saldrá parado de este duro cruce, con el equipo que lo iguala en cantidad de coronas obtenidas por la máxima competición europea. Pero en donde los ingleses comandan el historial en encuentros oficiales internacionales, ya que poseen 3 victorias, 2 derrotas y empates.

En los dos cruces de Europa League, ambos en semifinales, de 1975-76 y 2000-01 salieron favorecidos los reds, siendo campeones posteriormente. Mientras que en Champions dominaron la última serie en 2006-07, ganando en Camp Nou 2-1 y cayendo en Anfield 1-0 pero clasificando por gol de visitante frente a un equipo catalàn que iba como campeón vigente. Lionel Messi, el único sobreviviente del lado «Culé» en ese entonces. Tras ello, ocurrido en octavos de final, Liverpool fue subcampeón al caer ante el Milan de Carlo Ancelotti, tomándose revancha del «Milagro de Estambul» en 2004-05. Aunque en la segunda fase de grupos de la edición 2001-02, igualdad en 0 en España y caída 3-1 en Inglaterra significaron la única mejor performance barceloniana del historial. Veamos el detalle del actual equipo semifinalista.

Retención del 90% del plantel, compras que son aciertos

Se esperaba que este plantel quede sin fichas tras lo obtenido en 2017-18, sin embargo, solamente Louis Karius se ha marchado a préstamo al Besiktas turco. El resto quedó, invirtió y se reforzó, porque Alisson es el nuevo dueño del arco «Red», Fabinho es el «5» que fue de menor a mayor para ser un símbolo en el mediocampo. Mismo caso para Naby Keita, proveniente de Leipzig, que tuvo altibajos y en el momento donde los rumores se apoderaron de una posible venta en 2 meses, el guineano sacó a relucir su mejor faceta en 3 partidos y retornó al corazón de Klopp y los simpatizantes. Un escalón más abajo, está Xerdan Shaqiri, suplente en la zona delantera. 195 millones de euros por estas cuatro incorporaciones.

Después aparecen los que hemos observado la campaña pasada, la defensa de memoria con el jóven de la filial, Trent Alexander Arnold, el marcador central más caro, capitán, y unos de los mejores del mundo, Virgil Van Dijk. La recuperación en rendimiento de su compañero de zaga, Joel Matip, quien se encargó de reemplazar a Joe Gómez, aparición potenciada 100% por Klopp, pero con una lesión que lo había dejado fuera gran parte de la temporada. Y por izquierda Andy Robertson, el escoces que es pieza fundamental en ataque para asistir e ir a toda marcha, como así también en defensa para la marca. Llegó por 9 millones de euros y, según TransferMarket, su cotización es de 50 millones.

Agregado a Fabinho, hay variantes para ser los denominados internos. Por derecha, Jordan Henderson fue un acierto del alemán por situarlo allí, dejando su lugar de mediocampista defensivo al brasilero. Georginio Wijnaldum es el completo mediocampista (zurdo o diestro) que puede marcar, jugar y hasta hacer goles, algo infravalorado por la prensa, pero pieza más que fundamental para este Liverpool. El experimentado y polifuncional James Milner no puede faltar para aportar en ataque además de su experiencia para ser voz de mando del plantel. Detrás de ellos, está Adam Lallana, que se encamina a marcharse en junio por falta de lugar hace varias temporadas. Y Alex Oxlade Chamberlain, de ausencia en toda la temporada por la rotura de ligamentos sufrida. Igualmente, el ex extremo derecho se ha readaptado a jugar unos metros más atrás y fue clave en el pase a semis ante Manchester City el año pasado.

La S-F-M que promete ser uno de los tridentes más importantes de esta actualidad

Así como alguna vez Bale, Benzema, Cristiano; o Messi, Suárez, Neymar; o Mbappe, Cavani, Neymar, entre otros, resaltaron sus altas cantidades de goles y asistencias ejercidas, también Mohamed SalahSadio ManeRoberto Firmino se suman a la cúpula. Los 3 son el Ta-Te-Ti del equipo, porque si uno no está fino, aparece otro, y sino el tercero en discordia. Aunque el trío unido en buen rendimiento puede ser igual a un resultado a favor en tono de goleada. Poseen 14 goles cada uno en la historia de la Champions League jugando para Liverpool, a 7 de la máxima marca establecida por Steven Gerrard. Pero además, el brasilero posee 8 asistencias, el egipcio 6 y el senegalés 4.

En lo que va de la temporada acumulan 61 goles y 19 asistencias entre los tres, en lo que actualmente son 97 goles del equipo, es decir, influyeron en 90 de esos tantos, el 92%. 16 Firmino (7 asistencias), 22 Mane (2) y 23 Salah (10), que bajó promedio altamente goleador comparado al año anterior, donde consiguió imponer la marca más alta en 38 partidos de Premier League con 32. Superando a Cristiano Ronaldo con Manchester United y Luis Suárez, cuando era de Liverpool.

Barcelona y Messi van por la ‘sexta’

Es hoy por hoy el mejor equipo del mundo, sabe que la presión en esta fase de competición la tiene toda a su favor para su desgracia. Cuenta con el mejor jugador del planeta como su ancho de espadas, y con su ancho de basto en una de las alianzas más votadas por el público. Barcelona tiene noción de que no posee a Real Madrid o incluso Juventus en su camino, pensando en el «Merengue» que obtuvo tres Champions en fila tras su última coronación, en 2015. E imaginando una hipotética final contra el equipo de Cristiano Ronaldo, algo que Ajax se encargó de disipar.

Ernesto Valverde es el entrenador de un plantel que está a 4 victorias en fila de consagrarse por 26º vez en la Liga de España,  segunda al hilo y la cuarta en 5 temporadas, colocándose a 7 de su archirrival. Además, el 25 de mayo va por su 31º Copa del Rey y la quinta de forma consecutiva. La necesidad imperiosa por seguir sumando títulos internacionales, más precisamente Champions League, hace que del plano local no haya mucho por qué preocuparse, algo que no tienen de forma holgada los otros tres competidores. Aunque una nueva caída en esta vía podría significar una evaluación de los dirigentes, sin importar el alto nivel ininterrumpido mostrado en lo que va de campaña. Además, la final se disputa en el Wanda Metropolitano de Madrid, por lo que, sin importar que el estadio es del Atlético, dar una vuelta en tierras «hostiles» permite tener más motivación de cara a lo que se viene.

El ex entrenador de Athletic Club de Bilbao es de los pocos que mantiene una férrea ambición por usar siempre un mismo estilo de juego y esquema. Cuando se trata  de compromisos de mayor calibre, es de aquellos entrenadores que modifican en función a lo que proyecta su rival. Por eso no sería alocado ver un 4-4-2 en lugar del 4-3-3 que nos tiene acostumbrados. Con mediocampistas pensados para tapar huecos o carriles de pase, como ya ha aplicado en varias ocasiones. Aún así, este el detalle del gran plantel de Barcelona que comanda actualmente.

De la mano de Messi y Suárez, está la clave goleadora

En su momento fue una triple alianza sudamericana con Neymar, Messi y Suárez. Ni más menos que la unión de un brasilero, argentino y uruguayo, las tres caras más destacadas del continente. Pero a partir de la ida de Ney al Paris Saint Germain, la «Pulga» y el «Pistolero» tomaron las riendas de Barcelona, no dejaron de brillar y sus aportes goleadores o asistidores son más que importantes a tal punto que son los ases de espada y basto respectivamente del equipo.

Es la dupla que nunca te deja pagando, como el lenguaje coloquial argentino, ya que sus jerarquías pueden destrabar un encuentro, aunque sea Messi el que encabece la mayoría de las veces ello por las razones que todos conocemos de su nivel estratosférico de juego.  De los 59 partidos que totalizan, poseen 68 tantos y 29 asistencias. Es decir, que 97 de los 127 (76%) que el equipo convirtió tuvo su aporte dentro de la jugada. El rosarino tiene 45 goles (18 pases gol) mientras que el hombre de Salto lleva 23 (11). Ambos son los máximos anotadores en la historia de sus respectivas selecciones. Además, el uruguayo es el máximo goleador de todas las competiciones oficiales de los jugadores que poseen dicha nacionalidad, con 424 goles. Y no hay que olvidarse que volverá a Anfield tras los 82 tantos anotados en 133 juegos depositados entre enero 2011 y mayo 2014.

El resto del plantel

Marc André Ter Stegen ha mejorado mucho su nivel desde su llegada en 2014 a Barcelona como el arquero reemplazante de Victor Valdés, quien estuvo durante más de 10 años defendiendo el arco «culé». Entre Nelson Semedo Sergi Roberto está la disputa del lateral derecho, uno u otro rotan dependiendo del rival que esté enfrente. Aunque el segundo mencionado, puede hacer las fases de volante, un poco más adelantado que el portugués. Gerard Piqué se mantiene como siempre, desde su llegada en 2009, siendo el valuarte de la defensa. A su lado se encuentran Samuel Umtiti Clément Lenglet, dos caras jóvenes francesas que enriquecen la zaga con características un tanto diferentes entre uno y otro. El intachable Jordi Alba es el lateral izquierdo, quien inició en La Masía como enganche y tras su primer paso profesional en Valencia como carrilero, fue recomprado por el BarÇa para que hoy sea otro socio ideal de Messi.

Sergio Busquets manda en el centro del campo, como desde la llegada de Pep Guardiola al banco catalán en 2008-09. Simpleza con pelota al pie y marca lo dotan de uno de los mediocampistas defensivos más completos del fútbol mundial. Como dos interiores hay variantes, pero Ivan Rakitic por derecha y Arthur por izquierda, la aparición brasilera tras su gran actuación con Gremio en la Libertadores de tan solo 22 años y adaptándose como si fuera un jugador europeo a lo que demanda el plantel. Los reemplazos son Arturo Vidal y el juvenil Carles Aleñá, una aparición que promete y más aún viniendo de La Masía.

Para acompañar a Messi y Suárez, las circunstancias del rival y el partido harán que Philippe Coutinho Ousmane Dembélé, un extremo con características de mediocentro creativo y el otro, un jugador veloz por las bandas preparado para asistir. Además, el brasileño volverá a Liverpool tras 5 años disputados allí, ya que hasta enero 2018 era un valuarte del plantel siendo dirigido por Brendan Rodgers y posteriormente Jurgen Klopp. Totalizó 54 goles, 43 asistencias en un total de 201 encuentros afrontados. Barcelona está listo para la contienda, la cual iniciará en Anfield el miércoles 1º de mayo y cerrará en Camp Nou el martes 6 del mismo mes.

Ajax, el sueño por volver a ser el de los 70′ y los 90′

Han pasado los cuartos de final de la UEFA Champions League y, al igual que lo que ocurrirá en semis y posiblemente la final, la tela es extensa para cortar. Lo cierto es que AjaxTottenhamLiverpoolBarcelona comandan la lista de los 4 contendientes a una nueva corona de los 3 antes mencionados.

Si hubiera que trazar una línea de desemejanza entre los dos cruces, el primero sería que el duelo que protagonizarán los holandeses y los londinenses se componen a dos equipos que están dando la sorpresa en la competición. Ajax y Tottenham tendrán su duelo de ida en el nuevo White Hart Line de Londres el martes 30 de abril, mientras que la vuelta va a ser en Holanda el 7 de mayo.

El regreso de la escuela del fútbol

Duelo de equipos revelación en la temporada 2018-19 de la Champions League. Por un lado se encuentra el renacido futbolísticamente Ajax, aquellos que eran moneda corriente si de inserciones en los primeros planos de competencias internacionales se refieren. Al menos, hace más de 40 y 20 años respectivamente así lo fue. La escuela forjada por Rinus Michels que poseía a Johan Cruyff como su valuarte, luego la continuación de la secuela con Louis Van Gaal como técnico en un plantel de los 90′ que salía de memoria con nombres como Patrick Kluivert, Edwin Van Der Sar (presidente de la institución), Marc Overmars (hoy director deportivo del equipo) entre otros. Dejó en el camino al último tricampeón europeo y mundial, Real Madrid, y al siempre complicado Juventus, sacando una chapa

Hoy se llama Erik Ten Hag el maestro mayor de obras, quien fue «alumno» de Pep Guardiola siendo entrenador de la filial de Bayern Munich mientras el español se hacía cargo de la primera. Además, Pep fue fiel seguidor de la escuela de Michels y Cruyff, más aún cuando éste último intentó aplicarlo al Barcelona en su paso de director técnico. El plantel presiona ofensivamente, sale jugando con pelota al pie, dinámica pura, juego colectivo y así se podría seguir enumerando las características de un plantel que se asemeja al de aquellos donde la Champions les sonreía ante el deseo de títulos o dar lo mejor en perfomances, aunque transformado a lo que es el deporte actualmente. Intentará hacer llegar a su equipo a su 5° Liga de Campeones (1971-1972-1973-1994) o su 8° final en su historia (1969-1996).

Un once bien barato, jóven y con bastantes nombres del semillero

Equipo dotado de varios jugadores provenientes de las zonas inferiores. En el arco está el joven André Onana, procedente de La Masía barceloniana aunque de estreno oficial en Ajax, el marroquí Noussair Mazraoui que juega de lateral derecho pero puede hacer las fases en el lado zurdo; Matthijs De Ligt, marcador central de 19 años cuyos ojos de equipos más grandes del viejo continente sitúan sus ojos desde inicio de la temporada. Joel Veltman, otro de los posibles laterales que está desde hace 18 años habiendo cumplido 27 años de vida. Donny Van De Beek, pieza de recambio o titular como mediocampista ofensivo, también provienes de los Jong Ajax. El mismo Daley Blind, cuyo padre Danny Blind integró el equipo de Van Gaal obteniendo la Champions 1994-95, fue recomprado de Manchester United tras ser vendido post Mundial 2014 y con 6 temporadas encima en el club donde nació profesionalmente.

Yéndonos del sector semillero y tocando con la parte argenta del grupo, otras de las piezas en defensa son Nicolás Tagliafico, quien se adaptó y ganó rápidamente el cariño de los de Amsterdam con grandes rendimientos tras su paso por Independiente. También está Lisandro Magallán, que corre de atrás, pero en casi 4 meses que lleva en el equipo es partícipe de grandes acontecimientos como supo experimentar en Boca.

Después aparece Frenkie De Jong, la joven joya del mediocampo que llegó a cambio de un millón de euros de Willem y se marchará a Barcelona por casi 75 millones con 21 años de edad. A su lado está el experimentado y capitán Lasse Schone, quien llegó gratis del NEC Nimega. El cuarteto delantero está compuesto por David Neres, brasilero de 22 años proveniente de Sao Paulo por 12 millones que puede jugar de extremo por ambos costados o inclusive de delanero centro; Hakim Ziyech, proveniente del Twente por 11 millones tras destacarse en la Selección de Marruecos en el Mundial Rusia 2018. Por último Dusan Tadic, polivalente de los de Ten Hag que llegó de Southampton por 11,5 millones. El promedio roza los 25 años y lo abonado alcanza apenas los 35 millones de euros, tendrán 75 millones en sus arcas, aunque se esperan más ventas.

Tottenham sueña con debutar en la final de la mano de Pochettino

La Premier League realizó una participación destacada en la temporada 2018-19 de la Champions League ya que sus 4 equipos representantes alcanzaron los cuartos. La agrupación dejó a Manchester United con un Barcelona que lo eliminó con total soltura. Eso mismo impidió el desarrollo del Derby de Inglaterra, ya que Liverpool tomó el mismo camino de los culés y no tuvo problemas a la hora de dejar afuera a Porto. Los otros dos, Manchester City Tottenham, debían decidirse mutuamente quién representaría la segunda cara inglesa.

Mediante el beneficio del gol de visitante y sacando una chapa sorpresiva desde el aspecto previo, debido a que enfrente se encontraba ni más ni menos que el equipo de Pep Guardiola, los de Londres son los nuevos semifinalistas. Pasaron 57 años de su anterior y única vez que habían obtenido tal cetro. En aquella ocasión, el Benfica de Eusebio lo eliminó para luego consagrarse al vencer a Real Madrid 5-3. Hoy, los «Spurs» están a dos partidos de llegar a su primera final de Champions League y a la quinta de forma internacional. Recordemos que este equipo obtuvo la Copa de la UEFA 1971-72 y 1983-84, aunque fue subcampeón en 1973-74 al caer ante Feyendord de Holanda. Además, logró la Recopa de Europa 1962-63.

Un argentino como referencia, como en la época del «Ossy»

Mauricio Pochettino es el director técnico del plantel desde junio del año 2014, cuando dejó Southampton para sumarse al ámbito «Spurs». Tottenham venía de bajos rendimientos en un plantel que había perdido valuartes como Gareth Bale, Luka Modric por sus ventas a Real Madrid en 2012. Con la llegada del rosarino, el equipo no solamente adoptó un sistema de juego acorde a lo que uno de sus mentores, Marcelo Bielsa, le inculcó. Sino que volvió a ser protagonista en los primeros puestos de liga, o importantes presencias por copas nacionales a pesar de no haber conquistado un título aún.

Con la llegada del oriundo de Murphy, hubo potenciación de jugadores aunque no mucha riqueza en cuanto a inversión. Porque la realidad indicaba que el plantel atravesaba una costosa construcción de lo que hace muy pocos días atrás fue inaugurado como el nuevo White Hart Line y aún así, hace 4 ediciones en fila su conjunto viene participando de la máxima competición internacional. Lo que significa que por Premier League, ha podido culminar entre los 4 mejores colocados (4°, 3°, 3°) y esta campaña no sería exepción aunque posee un alto grado de dificultad debido a que son cuatro los rivales que tiene para afrontar la lucha por el tercer y cuarto escalón.

Lo mejor que Tottenham ha tenido en cuanto a argentinos se llama Osvaldo «Ossy» Ardiles y un puesto atrás Ricardo Villa. El primero, ex volante de Huracán, integró aquel plantel de 1983-84 además de cosechar 311 partidos y el de la FA Cup 1981 donde el equipo venció a Manchester City en la final. Ahora será el turno de Pochettino de poner su figura como una cara argenta destacada en el muro de referentes de Tottenham.

Tres albicelestes y un plantel con jerarquía que posee el mayor aporte a su país

Hugo Lloris comanda el liderazgo bajo los tres palos, el francés fue quien disputó los 7 partidos de la selección campeona de Rusia 2018 además de ser de los más antiguos del plantel que integra desde 2012. El otro es Jan Vertonghen, marcador central zurdo belga que también se incorporó en dicho año y es el segundo capitán por detrás del «1» antes mencionado. Su compañero se asemeja en cuanto a nacionalidad, ya que Toby Alderweireld ha sido una selección más que acertada de parte de Pochettino, ya que lo conoció de su paso a préstamo por Southampton proveniente de Atlético Madrid.

Los laterales son ingleses y tienen recorrido de selección. Kieran Trippier por derecha está dotado de una buena capacidad para ejecuciones de pelota parada, y Danny Rose, quien parecía relegado esta temporada por exceso de peso terminó siendo parte fundamental para la línea de 4 defensores, por momentos de 5, de Pochettino. Siguiendo con esta línea, Eric Dier, mediocampista defensivo quien se recupera de una lesión muscular, aunque en su lugar está el keniata Victor Wanyama. Harry Winks, aparición de filial que se destacó a principios de 2018, se recuperó de la lesión el tobillo que le valió más de 200 días fuera de las canchas y es una carta más para Gareth Southgate en su selección. Dele Alli en el mediocampo ofensivo jugando como enganche o interno, una de las apariciones que el rosarino supo sacar jugo. y el goleador Harry Kane, quien se pierde toda lo que queda de temporada por lesión.

Heung Min Son, extremo izquierdo surcoreano que debió ausentarse en enero para poder ganar la Copa de Asia con su país para evitar ir al ejército por no haberlo ejercido en edades más tempranas, es el nuevo máximo artillero del equipo y con el que improvisó para poder sumarlo de delantero centro. Por momentos, Christian Eriksen, mediocampista danés que siempre es pretendido por los más grandes del continente por su exquisita pegada, capacidad de pase y movilidad, tuvo minutos ocupados como «Falso 9», pero claramente lo suyo es con arco frontal e iniciando desde el centro del campo. Lucas Moura, que llegó de PSG y conocido por jugar de extremo derecho, ha sido reconvertido en mediapunta, tarea que lo hizo reencontrarse con su mejor fútbol. Fernando Llorente le escapa a sus 33 años y se apunta como un reemplazo más natural, pero con diferentes características a las de Harry

Paulo Gazzaniga, arquero suplente que fue citado hace dos convocatorias atrás; Juan Foyth, uno de los zagueros suplentes junto con Davinson Sánchez que encabeza la lista renovadora de la Selección; y Erik Lamela, que arrastró varias lesiones musculares y tuvo altibajos en su rendimiento, son las facetas argentinas de un equipo comandado por un argentino y el cual intentará hacer historia ante un rival que ya enfrentó en esta competición. Fue en 1981, cuando en la primera ronda, con victorias 3-0 y 1-3 dejó afuera a los de Amsterdam, algo que buscará repetir los próximos martes 30 de abril y 7 de mayo.

«El favorito vs el soñador», 4tos ingleses en Champions

Tottenham y Manchester City se miden hoy por la ida de los 4tos de final de la UEFA Champions League en el nuevo White Hart Lane desde las 16.00.

Los Spurs de Pochettino se encuentran entre los mejores ocho del certamen con la etiqueta de «soñadores» ya que se fueron abriendo camino en la competición y se permiten imaginar con llegar a la cima. Los londinenses pasaron por encima al Borussia Dortmund en 8vos con paliza en ambos partidos y se preparan para un choque tan emocionante, como difícil frente a los de Manchester. Son los primeros cuartos de final para Tottenham desde 2010 cuando quedó eliminado frente a Real Madrid.y, si bien hace cinco partidos que no le gana al conjunto de Guardiola, no tiene bajas importante para los compromisos.

Lloris; Trippier, Alderweireld, Vertonghen, Davies; Sissoko, Eriksen, Winks, Alli, Son y Kane saldrán a la cancha como los once elegidos por Poche. 

En el caso de los Citizens, pelean en todos los frentes y van como «favoritos» a todo. La Champions es una cuenta pendiente para los ciudadanos desde que los millones árabes llegaron a la Premier y es que las semis de 2016 con Pellegrini son, hasta ahora, su mejor participación. Para Guardiola, estos cruces frente a Tottenham serán muy importantes porque no le ha ido bien al frente de este equipo en el certamen continental (8vos frente a Mónaco, 2017 y 4tos frente a Liverpool, 2018).

Pep y su City saldrán con Ederson; Walker, Stones, Laporte, Mendy; De Bruyne, Gündoga, David Silva; Bernardo Silva, Sterling y Agüero.

Poche vs Pep, Spurs vs City, choque inglés en Champions y partidazo asegurado.

 

Victoria y ventaja con sabor charrúa

El Atlético de Madrid le ganó dos a cero de local a la Juventus y sacó diferencia en la serie de octavos de final de la Champions League. Giménez y Godín, dos uruguayos, los goles para el Colchonero. La Vecchia Signora no le encontró la vuelta en un partido regular de Cristiano y Dybala.

En España se enfrentaron dos equipos con estilos diferentes pero bien definidos cada uno de ellos. El Colchonero, con la obligación de sacar un buen resultado de local, arrancó más concentrado y compenetrado, presionó en las salidas del elenco italiano e intentó imponer condiciones. La Juve, en cambio, esperó para salir de contra y apuntó a jerarquías individuales.

Fueron los de Allegri los que tuvieron las primeras dos claras: a los 8 un derechazo de tiro libre de 30 metros de Cristiano que despejó al córner Oblak; a los 10 un cabezazo de Chiellini en el punto penal que se fue por encima. Estas situaciones mostraron los primeros gestos de fastidio en Simeone, sobre todo al perder en la altura en jugadas de pelota parada. El Aleti respondió a los 13 con un disparo desde afuera de Thomas que controló bien Szczesny.

El partido entro en una meseta sin situaciones claras hasta los 27, donde después de una corrida de Diego Costa por izquierda, lo tocaron de atrás al delantero y cayó dentro del área. El árbitro del encuentro cobró penal pero luego el VAR lo corrigió para que finalmente sea tiro libre al borde del área para el Aleti. Griezmann remató directo al arco, exigió a Szczesny que respondió bien y la mandó al córner. Respondió Juventus con un remate desde afuera a los 34, pero controló sin problemas Oblak.

Fue decayendo el ritmo a medida que fueron pasando los minutos y eso benefició al juego de la Juventus que de a poco se fue haciendo dueño del balón. El Aleti perdió intensidad y con ello su estilo de juego fue consumido por los intentos de la Vecchia Signora, aunque los italianos tampoco mostraron seguridad de mitad de cancha hacia adelante. Eso explicó el cero a cero al final de los primeros 45.

El segundo tiempo arrancó de manera opuesta al primero: la pelota en los pies de Juventus, con posesión y búsqueda de espacios, pero la primera clara para el Aleti después de un gran pase de Griezmann para el pique de Costa que corrió 40 metros, le ganó el lugar a Chiellini y entrando al área de manera frontal le erró al arco. La segunda también la tuvo el Colchonero a los 7 cuando Griezmann intentó de embosquillada por sobre Szczesny; el 1 llegó a tocarla, la pelota dio en el travesaño y en el rebote la sacó al córner Chiellini.

A través de los cambios el Aleti empezó a controlar nuevamente el juego, como al comienzo del partido. Llegó el primer gol del encuentro a los 23 y junto con él la polémica de la noche, porque fue anulado tras la utilización del VAR. Después de un centro de Filipe Luis desde la izquierda, Morata cabeceó y la mandó al fondo de la red, pero tras revisarla con la tecnología, el árbitro Zwayer decidió cobrar una infracción previa del delantero sobre Chiellini que cayó desplomado. El contacto existió pero la falta es, como mínimo, polémica.

Ocho minutos después, se abrió el marcador para el Aleti. Un tiro de esquina desde la izquierda de Lemar, la bajaron en el segundo palo y después de una serie de rebotes (incluído uno en Chiellini que estaba tirado en el piso reclamando una infracción), apareció José María Giménez para, esta vez sí, logró que el 1 suba al resultado.

Ya en ventaja y con Griezmann en un gran nivel el Aleti se dedicó a controlar el encuentro. A los 38 del segundo tiempo iba a cerrar el resultado el equipo del Cholo: tras un centro de Griezmann que se fue cerrando contra el arco, intentó rechazar Alex Sandro pero la pelota quedó ahí para que en el rebote apareciera Godín y marcara el segundo del Colchonero.

A partir de ahí, el equipo español congeló el juego con la posesión de la pelota y se cerró atrás para mantener la ventaja. Juventus mientras tanto no encontró los caminos, los cambios no ofrecieron lo que Allegri buscó en ellos. Encontró dos jugadas claras en la combinación entre Bernardeschi y Cristiano: a los 90 con un tiro libre jugado hacia atrás para que el italiano saque una gran respuesta de Oblak; y a los 92 un gran centro de Bernardeschi para el cabezazo del portugués pero la pelota se fue por encima.

El Aleti ganó bien, mereció la ventaja que consiguió sobre el final ante una Juventus que pareció perdida durante gran parte del partido y que tendrá que replantearse el juego de cara a la vuelta del próximo 12 de marzo en Turín, donde la Vecchia Signora lleva un invicto de 8 partidos (7 victorias y 1 empate).

FICHA DEL PARTIDO

ATLÉTICO DE MADRID: Oblak; Juanfran, Giménez, Godín, Filipe Luis; Saúl Ñíguez, Thomas Partey, Rodri, Koke; Griezmann, Diego Costa. DT: Diego Simeone.

JUVENTUS: Szczesny; De Sciglio, Bonucci, Chiellini, Alex Sandro; Bentancur, Pjanic, Matuidi; Dybala, Mandzukic, Ronaldo. DT: Massimiliano Allegri.

GOLES: 33’ST José María Giménez (AM), 38’ST Diego Godín (AM).

CAMBIOS: todos en el segundo tiempo; 12′ Álvaro Morata por Diego Costa (AM); 15′ Thomas Lemar por Thomas Partey (AM); 21′ Ángel Correa por Koke (AM); 25′ Emre Can por Pjanic (JUV); 34′ Federico Bernardeschi por Dybala (JUV); 39′ Joao Cancelo por Matuidi (JUV).

ÁRBITRO: Felix Zwayer (Alemania).

ESTADIO: Wanda Metropolitano (España).

error

Seguinos!