dom. Jul 21st, 2019

Internacional

El Genoa no quiere sufrir más

En la última temporada, el club genovés la pasó muy mal sobre la recta final de la Serie A. Está claro que ni la directiva, el técnico y ni los jugadores quieren volver a pasar por ese momento espeluznante de estar jugando el último partido y no saber si mantenía o no la categoría. Ese mano a mano con el Empoli fue, para quienes lo vieron por fuera, de lo más emocionante del final de la competición pasada. Incluso hay quienes dicen que fue más interesante que la pelea por quienes ingresaban a las competencias de la UEFA.

 

Con vistas al futuro, el escudo más añejo de toda Italia va en busca de nuevos rostros. Jugadores de nivel que le permitan permanecer en mitad de tabla o quizás volver a jugar una competencia europea . De lo más rutilante, las noticias son: Pedro de la Vega (18), de Lanús, y de gran proyección, fue adquirido por 10 millones de Euros. Por otro lado, Cristian Zapata, el férreo defensor colombiano de 32 años, no renovó con el Milán e iría a parar a las filas del conjunto Grifone.

También hubo sondeos por Bruno Amione, el joven jugador de Belgrano y de la Sub-20. Genoa habría ofrecido aproximadamente 5 millones de Euros. El otro apuntado es Rade Krunić, el mediocentro bosnio del descendido Empoli, de 25 años. Aún no hay cifras.

El precio que pidiría el Marsella por Mario Balotelli sería muy elevado para un club modesto económicamente como el Genoa. Por otro lado, el argentino ex Vélez, Facundo Ferreyra, cuyo pase pertenece al Benfica y está a préstamo en el RCD Espanyol, sería el plan B por si se cae lo de Súper Mario.

 

 

Maradona y su mítica entrada en calor cumplieron 30 años

Este año 2019, específicamente el 19 de Abril, se cumplieron 30 años.

 

Mágico por donde se lo vea y, como dice esa famosa canción de las pastillas, la pelota siempre al 10…Toca y se vá, como también decía la Bersuit. Así hacia el diego durante una entrada en calor previa a un encuentro que fué más que desopilante para la historia del futbol. La pelota atada a su pie, todo el mundo sorprendido con los destellos de calidad que irradiaba terrible zurda.

Ahora, contextualizando, el marco en el que se dió el encuentro fue la vuelta de una Semifinal de la, antiguamente llamada, Copa UEFA 1988/89; hoy llamada UEFA Europa League. El encuentro fue entre el, en ese entonces, siempre modesto Nápoli y el, ahora y siempre, siempre poderoso conjunto alemán Bayern Múnich. El partido terminó 2 a 2, y con eso pasó el club italiano, que a la ida obtuvo una cómoda victoria por dos tantos.

En su último posteo de Instagram, Diego comento: “Mi amigo Antonio Careca hizo dos golazos aquella noche, y clasificamos para la final. Yo la veo y me hace acordar a los entretiempos de Argentinos Juniors, cuando éramos Cebollitas».

Como toda relación romántica, la pelota y el diego esa noche hicieron el amor. Un amor que, a fin de cuentas, va a durar para toda la vida.

Duelo inglés en Bakú

La UEFA Europa League también tendrá definición inglesa Chelsea y Arsenal jugarán la final. Los de Unai Emery vencieron al Valencia con un global de 7 a 3 y los Blues se impusieron en los penales frente al Frankfurt. 

Al igual de lo que pasará el 1 de junio en el Wanda Metropolitano, el estadio Olímpico de Bakú (Azerbaiyán) tendrá una definición inglesa el 29 de mayo. Es que la Europa League la definirán dos equipos británicos Arsenal y Chelsea, mientras que la Champions League se definirá entre el Liverpool y el Tottenham, ambos de la Premier League. Los Gunners eliminaron al Valencia, al que le había ganado por 3-1 como local, una diferencia que le sirvió para el partido de vuelta en España, donde terminaron repitiendo la diferencia, ahora por 4-2. Los locales se pusieron en ventaja con un tanto del francés Kevin Gameiro. Rápidamente seis minutos después, igualó por intermedio de Aubameyang y Alexandre Lacazette dio vuelta el partido a los cinco del segundo tiempo. El propio Gameiro puso el 2 a 2 y así los valencianos volvían a soñar. Pero nuevamente surgió Pierre-Emerick Aubameyang para poner en ventaja otra vez a Arsenal con dos goles, completar su hat-trick y ahuyentar los fantasmas en una semana con grandes remontadas. Garay fue titular y Roncaglia estuvo en el banco en Valencia.  

Será la segunda final en este torneo para los Gunners, que perdió en la primera en la tanda de penales ante el Galatasaray turco, en el año 2000, cuando la competición todavía se conocía como Copa de la UEFA. Por su parte, Emery puede hacer historia con un cuarto título como entrenador en este torneo, tras los tres que logró con el Sevilla (2014,2015,2016). La clasificación de los Blues fue más agónica, llegó en los penales. Luego de empatar 1 a 1 con Eintracht en Alemania, en Londres terminaron igual en los 90 minutos reglamentarios y fueron a la prórroga. Los locales se habían puesto en ventaja gracias al gol de Loftus-Cheek a los 28 minutos del primer tiempo y el serbio Luka Jovic puso la serie igualada en todo al cuarto minuto de la segunda etapa.  

En la definición, Chelsea fue el primero en fallar por medio de su capitán Azpilicueta, pero dos atajadas de su arquero, Kepa Arrizabalaga ante el austríaco Hinteregger y el portugués Paciencia antes Eden Hazard rubricara el último del equipo londinense resultaron determinantes para el 4-3 y el pasaje a la final. Gonzalo Higuaín ingresó en el quinto minuto del tiempo extra, pero no participó de la serie de penales, y Wilfredo Caballero quedó en el banco de suplentes en los Blues. David Abraham jugó todo el partido para los alemanes. Los ingleses, que habían llegado a este duelo con 14 victorias y 2 empates en este certamen, buscarán sumar su tercer título en la década, tras ganar la Champions en 2012 y la Europa League en 2013.  

 

 

 

 

La Premier League comanda en Europa

La Premier League es una de las mejores ligas, quizás la mejor en un tono mayormente subjetivo, del continente europeo y el mundo. A pesar de que los números indiquen que son solamente dos equipos quienes pelean por el título (Liverpool y Manchester City), el nivel de atracción y jugabilidad que proveen hacen llamar la atención del mundo futbolero. Un dato certero es que va a ser el único torneo cuyo campeón se conocerá en la última fecha y no de forma anticipada como en España, Italia, Alemania y Francia, entre tantos.

Ahora, la apuesta ha sido redoblada, porque la realidad indica que 4 representantes de la misma integrarán las dos finales de las competiciones internacionales del continente. Liverpool-Tottenham en la Champions League Arsenal-Chelsea por el lado de la Europa League. La hegemonía española de obtención de los 3 títulos en los años 2014, 2015, 2016 y 2018, con una exepción en 2017 porque Manchester United obtuvo la Europa de dicho año, obtuvo la marca inédita e histórica que los ingleses generaron con sus planteles.

Análisis y razones habrán muchos. Tal vez, el notar que la Premier League cuenta con 6 equipos que, por lo menos hasta enero, se mantienen expectantes para poder lograr ser líder. Y los restantes que quedan fuera de pelea, saben brindar batalla en el plano internacional. Si uno compara con España, automáticamente aparecerá que es un trío (Barcelona, Real y Atlético Madrid) que encuentra a su equipo ideal en tan poco tiempo de liga y de los cuales, salvo en un tiempo Sevilla, no hay mayor fuerza en dicho plano.

Antecedentes de 4 equipos de un mismo país en finales europeas

Los únicos datos que se muestran es basándose en la época donde eran 3 competiciones y no 2 como desde 1999. Es decir, que lo que va a ocurrir en esta temporada es inédito en la historia del fútbol europeo, ya que los antecedentes a detallar luego solamente marcan la presencia de 4 equipos de un mismo país en un total de 6 lugares midiendo los tres certámenes.

En la campaña 1961-62, la Liga de Campeones contó con la presencia de Real Madrid en el duelo por el título ante el Benfica de Eusebio. Estos últimos se impusieron 5-3 con un doblete de la «Pantera de Mozambique». Por la Recopa de Europa, en esa época iba como la segunda en órden de prioridades, Atlético de Madrid precisó de un partido desempate tras igualar en 1 ante Fiorentina. En Stuttgart se coronó casi 4 meses después (5 de septiembre de 1962) de haber jugado la primera final (10 de mayo). La Copa de Ferias, hoy conocido como Europa League, lo tuvo a Valencia venciendo a Barcelona con un resultado acumulado de 7-3 a su favor (6-2 como local, 1-1 en Camp Nou).

Lo último ocurrió en 1989-90 y tomo un tono «Tano». El Milan de Arrigo Sacchi se impuso ante Benfica 1-0 con gol de Frank Rijkaard, quien posteriormente sería jugador y técnico del Barça. Por la Recopa de Europa, Sampdoria se impuso 2-0 ante Anderlecht gracias al doblete marcado por Gianluca Vialli en dos minutos disputados en el tiempo suplementario. Y por último, para coronar el triplete italiano, Juventus batió a Fiorentina en Turín 3-1 con goles de Roberto Galia, igualdad provisoria de Renato Buso, ampliación de resultado de la «Vecchia Signora» de parte de Pierluigi Casiraghi y Luigi de Agostini.

Tottenham derrotó al Ajax y pasó a la final de la Champions

En la noche holandesa, jugaron los Spurs y el Ajax en el Ámsterdam Arena donde se vivió un gran partido.
En el primer tiempo, el Ajax atacó rápido al Tottenham y en un córner de Ligt cabeceó y la mandó adentro, poniendo el 1-0. Tottenham tuvo muchas chances, la pelota no entraba y Ajax aprovechó una jugada de Hakim Ziyech donde le pasó la pelota a Dusan Tadic, y se la devolvió a Ziyech para que remate al lado derecho de la portería y ampliar el marcador 2-0.

En el segundo tiempo arrancó, Lucas Moura metió el primero de sus tres goles tras una gran jugada personal. Descontó, puso el 2-1, y esto le dio vida al conjunto inglés. El segundo gol también vino de él; luego de una mala salida de Onana, Lucas gambetea a los defensas del Ajax con muchos jugadores de ambos equipos dentro del área, y le pega al centro del área por abajo, junto al palo izquierdo y pone el empate para el Tottenham.

En los últimos 20 segundos del partido, Moura le dio a dar la victoria y la clasificación hacia la final de la Champions tras un pase de Dele Alli. Lucas se encontró la pelota y le pegó desde el centro del área por el lado derecho de la portería.

Fue la figura del cotejo, y llevó al Tottenham hacia Madrid, que tendrá que enfrentar al Liverpool de Klopp el próximo 1 de junio.

Liverpool nunca caminará sólo

Histórica llave, partido y semifinal. Liverpool logró lo que parecía imposible, se impuso en su casa, con un público que se hizo sentir en Anfield y un equipo al que el arco se le abrió más que la semana pasada. Los muchachos dirigidos por Jurgen Klopp se metieron en la segunda final consecutiva de la UEFA Champions League dejando en el camino ni más ni menos que al Barcelona.

La realidad parecía oscura para el conjunto inglés. Venía de un 0-3 en un partido impecable en Camp Nou, a eso se le suman las lesiones de jugadores claves como Naby KeitaMohamed SalahRoberto Firmino. Ah, y Manchester City parecía sumar una estaca más por el triunfazo obtenido ayer ante Leicester City por Premier League, la otra competición que pelea palmo a palmo y definirá este domingo. Todas las de perder se sumaban en esta tarde noche inglesa. Con una remera con inscripción «Never give up» (nunca te rindas) y encapuchado, así había llegado el egipcio al campo en modo civil. La gente colmó Anfield al ritmo del «You’ll never walk alone» (tú nunca caminarás sólo) y solamente faltaba la tarea de los jugadores.

Primer golpe y gol, rápido se puso en clima Liverpool tras una gran jugada individual de Jordan Henderson que tapó Marc André Ter Stegen, pero que Divock Origi aprovechó para marcar con arco a su merced y empezar a cumplir con su reemplazo de Firmino. Lo que parecía intento de embestida terminó siendo control, dominio y ejercimiento de chances claras de parte del Barça. Lionel Messi, Jordi Alba, Philippe Coutinho y Luis Suárez se encontraron con Alisson, el hombre protagonista de la remontada de hace 13 meses de Roma sobre este mismo equipo, cuando se impusieron 3-0 tras caer 4-1 en España.

Milagro de Anfield, en tan sólo 40 minutos

A la cancha Georginio Wijnaldum por Andy Robertson, el lateral izquierdo que había sufrido un golpe muscular tras chocar con Suárez en una acción sin pelota. James Milner debía ocupar dicho carril para hacer adelantar al mediocampista holandes, que sería un gran protagonista. A los 8 minutos, un error defensivo de la visita, arremetida de Trent Alexander-Arnold por derecha, centro buscapié y de arremetida apareció el primeramente mencionado para marcar el 2-0 que se prestaba a la gran ilusión.

Dos más tarde, Xherdan Shaqiri envió un centro abierto desde el sector izquierdo y con su metro con 75 centímetros «Gini» se anticipó y superó a las torres Gerard Piqué y Clémént Lenglet para marcar el 3-0. Difícil de creer pero cierto, Liverpool igualó el resultado global 3-3 ante el Barcelona de Messi dirigido por Ernesto Valverde. La realidad es que a veces este deporte, además de ciertas injusticias que puede generar que un equipo merezca ganar y lo termine batiendo quien no haya hecho algo, también te puede desmoralizar y hacer llegar por un subsuelo los ánimos. Esto se sufrió y mucho en el conjunto «Culé».

EL gol del partido llegó a los 33, el 66 se avivó y Origi marcó. Alexander Arnold aplicó ingenio, inventó un amague y notó como silenciosamente, sigilosamente o discretamente el delantero belga apareció en el punto penal tras un córner enviado como un pase al ras del césped y anotó el cuarto. El milagro apareció y llegó para quedarse hasta el final. Liverpool a la final de la Champions League.

Nueva caída en forma de remontada para los catalanes

La imagen y las críticas se orientarán hacia Messi, quien sólo no puede y el conjunto español ha logrado sus mejores actuaciones cuando éste se enchufó junto con el «Pistolero» uruguayo. Pero la realidad es que este Barcelona orientó su temporada asimilándose hacia la Selección Argentina, la messidependencia se hizo presente cuando las papas queman, cuando debía haber aparecido el equipo en sí. Equipo que sí contó su rival de turno imponiéndose sobre cualquier nombre.

Otra derrota tras ir como visitante con una diferencia considerable a su favor, como ocurrió el 10 de abril del año pasado significó sumar otra espina y empezar a tornarse costumbre el sufrimiento con dicha ventaja para los encuentros de desquite. Algo raro proviniendo del mismo conjunto que supo eliminar a PSG venciéndolo 6-1 dando vuelta una histórica llave. Esto ocurrido el 7 de mayo tachó lo realmente arrollado en la campaña actual, donde la Liga, Supercopa España fueron un trámite. Restará saber lo que ocurra con la Copa del Rey, cuando enfrente a Valencia. Además, luego de 6 años, una final no tendrá la presencia de un equipo español además de que ninguno saldrá campeón.

Segunda final… pero primero define la Premier

El Liverpool de Jurgen Klopp será recordado por la refundación del plantel y la reivindicación mundial que el equipo ha realizado desde 2016 hasta la actualidad. Además de su gran juego, una defensa férrea, un mediocampo con poder de elaboración y hasta gol, con un tridente delantero letal. Segunda final consecutiva de Champions que este equipo obtuvo, algo que ya había conseguido dos veces. En 1977 y 1978, donde fue campeón por partida doble, y en 1984 y 1985, donde conquistó el primero pero cayó en el segundo ante Juventus. 5 Ligas de campeones posee quien tiene más campeonatos internacionales en la Premier League con 11. El 1° de junio es la fecha a marcar por los simpatizantes que se harán presentes en Madrid.

Una liga que deberá pelear el domingo, donde desde las 11 de la mañana y en simultáneo con todos los juegos de la jornada, recibirá a Wolverhampton. A la par, Brighton recibe a quien comanda la Premier con 95 unidades, uno más que los «Reds, el Manchester City. Romper la racha de 29 años sin festejos por torneo local sumado a los 14 años sin lograr una Liga de Campeones, serán los objetivos que en tan sólo 180 minutos, Klopp y sus muchachos intentarán quebrantar.

Reviví los goles de Liverpool 4-0 Barcelona:

Arsenal y Chelsea sacan ventaja en la ida

Comenzaron las semifinales de la Europa League y dejaron resultados positivos para los clubes ingleses. El Arsenal remontó su partido contra Valencia y ganó 3 a 1 mientras que, en la otra llave, Chelsea empató 1 a 1 con el Frankfurt en Alemania.  

En Londres los gunners empezaron perdiendo el encuentro como locales contra un Valencia que tuvo como titulares a Ezequiel Garay y Facundo Roncaglia  por aquel gol de Diakhabi sin embargo con el gol de visitante en el bolso, el equipo español se durmió en sus laureles y el local reaccionó gracias a un doblete del francés Lacazette y un tanto de Aubameyang. Un triunfo clave que le permite tener una buena ventaja de cara a la revancha de la semifinal que se disputará dentro de siete días, en Mestalla. El Arsenal sueña con una final internacional, instancia a la que no accede desde la temporada 2005/2006 cuando cayó en París ante Barcelona por la final de la Champions League.  

Por otro lado, el Chelsea igualó como visitante 1 a 1 ante Eintrach Frankfurt y quedó mejor parado para la revancha en Stamford Bridge. Gonzalo Higuaín y Wilfredo Caballero estuvieron entre los suplentes de los dirigidos por Maurizio Sarri, que empezó en desventaja por un gol del joven Luka Jovic quien llegó a las nueve anotaciones en esta Europa League sólo superado por los diez goles de Giroud que esta vez se quedó sin marcar y logró la igualdad sobre el cierre del primer tiempo a través de Pedro. Hablando de sus respectivas ligas en la Premier League, los blues son cuartos y están dentro de la zona de Champions, mientras que Frankfurt está en una situación similar en la Bundesliga, en puestos de Liga de Campeones como cuarto clasificado, pero con la batalla todavía abierta.  

El equipo de Sarri acumula 16 partidos en fila sin perder por Europa League. Es nuevo récord para la competición desde que adoptó su actual denominación en la temporada 2009/10. 

 

 

Barcelona quedó cerca de Madrid gracias a Messi

Fútbol en su mayor expresión. El duelo catalogado como la «Final anticipada» de la UEFA Champions League dejó un encuentro de ida atrapante para el espectador neutral. Sin duda, Barcelona y Liverpool representan el podio de los mejores equipos del mundo, aunque el primero cuenta con los ases más importantes. Duelo parejo desde el aspecto ofensivo y defensivo de ambos. Los «Culés» apostaron a su jerarquía individual de tres cuartos de cancha en adelante y sabiendo atravesar la barrera de presión delantera que los visitantes generan habitualmente. A los «Reds» solamente les sirvió ser como es habitualmente para redondear un rendimiento bueno a pesar del abultado marcador.

Jordi Alba y un centro desde el sector izquierdo que Luis Suárez calculó para aparecer a la carrera por el medio de Joel Matip y Virgil Van Dijk, aunque más cerca del camerunés que del holandés, para poder conectar y abrir el marcador en el Camp Nou a favor de Barcelona. Pero los comandados por Jurgen Klopp pudieron igualar los tantos con una jugada casi parecida: envió desde el costado derecho de James Milner y el picante Sadio Mane la envió por encima del travesaño tras patear con su pierna menos hábil.

En el complemento, todo fue a pedir de los de Jurgen Klopp, presión, juego de posesión, dinamismo cerca del área contraria aunque faltó el material fundamental: definir y convertir. La ausencia de Roberto Firmino se hizo notar y la improvisación de Georginio Wijnaldum no hizo más que rebajarlo en uno de sus peores partidos de una temporada muy buena a modo personal. Allí creció la imagen de Marc André Ter Stegen, de poca valoración para un arquero que ha cumplido con creces en esta campaña del Barcelona, que concretó tres atajadas claves ante dos disparos de MIlner y el restante de Mane.

El Show de Messi

Paradójicamente, los últimos 16 minutos de partido fueron los que le bastaron para que Lionel Messi sea más que influyente para ensanchar el resultado a favor del «Barça» en lo que parecía un juego discreto desde lo personal. Una vez dentro de tantas veces que ocurre y para demostrar por qué es la figura que él elaboró hace 13 años. Primero, tras un quite de Arturo Vidal, soberbio partido del chileno siendo empuje defensivo y ofensivo de los de Ernesto Valverde, una serie de rebotes cuando la «Pulga» y el «Pistolero» asomaron en el área, ocasionó que éste último envíe su remate al travesaño y con el arco a su merced, el rosarino solamente precisó hacer oficial el segundo tanto blaugrana.

Bajón anímico de uno, aluvión para un equipo lo es Barcelona con todos sus jugadores de categoría además de contar con el mejor de todos. Tiro libre de 29 metros de distancia y Messi lo hizo otra vez. Golazo de otro planeta para llegar a los 600 en calidad de clubes en 683 juegos, algo que Cristiano Ronaldo obtuvo el último domingo en 799 cotejos. 3-0 impensado para el espectador común, ya que todo parecía que si Liverpool convertía, todo llevaba a un envión para dar vuelta el marcador. De la mano de Messi, el conjunto catalán irá a Anfield con un poco más de tranquilidad aunque no debe descuidarse. Y más por el antecedente de la Liga de Campeones pasada, donde un 3-0 en contra ante Roma lo dejó con las manos vacías.

Ah y la curiosidad de la estadística tiene una más a favor del rosarino. En 2011, anotó dos en semis ante Real Madrid a los 76 y 87 en el Bernabeu, en 2015 marcó a los 77 y 80 ante Bayern Munich como local, en ambos fue campeón Barcelona. Ahora, a los 75 y 82, ¿habrá grito de campeón?

Dezazón para Liverpool

No solamente el 3-0 que se hacía efectivo tras el golazo de Messi remarcaba que la suerte no estuvo de su lado, sino también que ni el tiro del descuento pudo estar a su favor. Ter Stegen y la defensa taparon el gol de Firmino y en el rebote, con 3 defensores arrojados en el suelo dentro de su arco, Mohamed Salah estrelló la pelota al palo. Partidazo del egipcio para hacer complicar a Jordi Alba, pero no pudo contrarrestar la marca de Cristian Lenglet a la hora de jugar a espaldas al arco o encontrar el giro perfecto para poder rematar. Los de Klopp saben que esta es una temporada fantástica porque pelearán la Premier League hasta el final y por llegar entre los 4 mejores de la Champions sabiendo que el golpe psicológico sufrido el año anterior ante el Madrid en Kiev podía haber jugado su papel.

A primera vista parece que su sueño internacional por lograr el 6º título de la competición que no logra hace casi 14 años se empieza a desvanecer. Pero bien sabe este plantel que no está muerto quien pelea y que conoce de remontadas históricas, como cuando debió acceder a octavos de final en 2005 ganando por un margen estrecho de goles ante Olympiacos o cuando el Milagro de Estambul hizo una final histórica de su parte ante Milan. O en la actualidad, cuando de un 1-3 pasó a ganar 4-3 a Borussia Dortmund en 2016. Liverpool intentará que el martes 7 de mayo, en otro capítulo de su rica historia internacional, quedé estampado el «Milagro de Anfield».

Los goles de Barcelona 3-0 Liverpool:

Liverpool y la posibilidad de tomar revancha

Sabemos que una de las responsabilidades de este Liverpool copero, competitivo en Premier League se debe a la mano de Jurgen Klopp pero también aparece el aporte de sus dirigidos. Los jugadores formalizaron su cuota para esta pelea palmo a palmo de liga y copa internacional. Del arco hacia la delantera, cada uno ha cumplido con creces para quedar el 11 ideal que se puede observar frecuentemente. Nuevamente la Champions los encuentra en zona de semis, sabiendo que el año pasado fue subampeón ante el triplete consecutivo del Real Madrid. Sumar la 6º corona en Liga de Campeones, que no se obtiene desde 2005, y la 19º liga inglesa (primera desde que se llama Premier League) luego de 29 años de sequía pueden redondear una impecable temporada. Además, hay que recordar que este equipo estuvo a casi nada de quedar afuera en fase de grupos ante PSG y Nápoli. Luego se impuso con autoridad ante Bayern Munich y Porto.

Es un hecho que esta institución está preparada para mantener constancia en protagonismo hacia los títulos más importantes que se le presenten. Habrá que ver cómo saldrá parado de este duro cruce, con el equipo que lo iguala en cantidad de coronas obtenidas por la máxima competición europea. Pero en donde los ingleses comandan el historial en encuentros oficiales internacionales, ya que poseen 3 victorias, 2 derrotas y empates.

En los dos cruces de Europa League, ambos en semifinales, de 1975-76 y 2000-01 salieron favorecidos los reds, siendo campeones posteriormente. Mientras que en Champions dominaron la última serie en 2006-07, ganando en Camp Nou 2-1 y cayendo en Anfield 1-0 pero clasificando por gol de visitante frente a un equipo catalàn que iba como campeón vigente. Lionel Messi, el único sobreviviente del lado «Culé» en ese entonces. Tras ello, ocurrido en octavos de final, Liverpool fue subcampeón al caer ante el Milan de Carlo Ancelotti, tomándose revancha del «Milagro de Estambul» en 2004-05. Aunque en la segunda fase de grupos de la edición 2001-02, igualdad en 0 en España y caída 3-1 en Inglaterra significaron la única mejor performance barceloniana del historial. Veamos el detalle del actual equipo semifinalista.

Retención del 90% del plantel, compras que son aciertos

Se esperaba que este plantel quede sin fichas tras lo obtenido en 2017-18, sin embargo, solamente Louis Karius se ha marchado a préstamo al Besiktas turco. El resto quedó, invirtió y se reforzó, porque Alisson es el nuevo dueño del arco «Red», Fabinho es el «5» que fue de menor a mayor para ser un símbolo en el mediocampo. Mismo caso para Naby Keita, proveniente de Leipzig, que tuvo altibajos y en el momento donde los rumores se apoderaron de una posible venta en 2 meses, el guineano sacó a relucir su mejor faceta en 3 partidos y retornó al corazón de Klopp y los simpatizantes. Un escalón más abajo, está Xerdan Shaqiri, suplente en la zona delantera. 195 millones de euros por estas cuatro incorporaciones.

Después aparecen los que hemos observado la campaña pasada, la defensa de memoria con el jóven de la filial, Trent Alexander Arnold, el marcador central más caro, capitán, y unos de los mejores del mundo, Virgil Van Dijk. La recuperación en rendimiento de su compañero de zaga, Joel Matip, quien se encargó de reemplazar a Joe Gómez, aparición potenciada 100% por Klopp, pero con una lesión que lo había dejado fuera gran parte de la temporada. Y por izquierda Andy Robertson, el escoces que es pieza fundamental en ataque para asistir e ir a toda marcha, como así también en defensa para la marca. Llegó por 9 millones de euros y, según TransferMarket, su cotización es de 50 millones.

Agregado a Fabinho, hay variantes para ser los denominados internos. Por derecha, Jordan Henderson fue un acierto del alemán por situarlo allí, dejando su lugar de mediocampista defensivo al brasilero. Georginio Wijnaldum es el completo mediocampista (zurdo o diestro) que puede marcar, jugar y hasta hacer goles, algo infravalorado por la prensa, pero pieza más que fundamental para este Liverpool. El experimentado y polifuncional James Milner no puede faltar para aportar en ataque además de su experiencia para ser voz de mando del plantel. Detrás de ellos, está Adam Lallana, que se encamina a marcharse en junio por falta de lugar hace varias temporadas. Y Alex Oxlade Chamberlain, de ausencia en toda la temporada por la rotura de ligamentos sufrida. Igualmente, el ex extremo derecho se ha readaptado a jugar unos metros más atrás y fue clave en el pase a semis ante Manchester City el año pasado.

La S-F-M que promete ser uno de los tridentes más importantes de esta actualidad

Así como alguna vez Bale, Benzema, Cristiano; o Messi, Suárez, Neymar; o Mbappe, Cavani, Neymar, entre otros, resaltaron sus altas cantidades de goles y asistencias ejercidas, también Mohamed SalahSadio ManeRoberto Firmino se suman a la cúpula. Los 3 son el Ta-Te-Ti del equipo, porque si uno no está fino, aparece otro, y sino el tercero en discordia. Aunque el trío unido en buen rendimiento puede ser igual a un resultado a favor en tono de goleada. Poseen 14 goles cada uno en la historia de la Champions League jugando para Liverpool, a 7 de la máxima marca establecida por Steven Gerrard. Pero además, el brasilero posee 8 asistencias, el egipcio 6 y el senegalés 4.

En lo que va de la temporada acumulan 61 goles y 19 asistencias entre los tres, en lo que actualmente son 97 goles del equipo, es decir, influyeron en 90 de esos tantos, el 92%. 16 Firmino (7 asistencias), 22 Mane (2) y 23 Salah (10), que bajó promedio altamente goleador comparado al año anterior, donde consiguió imponer la marca más alta en 38 partidos de Premier League con 32. Superando a Cristiano Ronaldo con Manchester United y Luis Suárez, cuando era de Liverpool.

Barcelona y Messi van por la ‘sexta’

Es hoy por hoy el mejor equipo del mundo, sabe que la presión en esta fase de competición la tiene toda a su favor para su desgracia. Cuenta con el mejor jugador del planeta como su ancho de espadas, y con su ancho de basto en una de las alianzas más votadas por el público. Barcelona tiene noción de que no posee a Real Madrid o incluso Juventus en su camino, pensando en el «Merengue» que obtuvo tres Champions en fila tras su última coronación, en 2015. E imaginando una hipotética final contra el equipo de Cristiano Ronaldo, algo que Ajax se encargó de disipar.

Ernesto Valverde es el entrenador de un plantel que está a 4 victorias en fila de consagrarse por 26º vez en la Liga de España,  segunda al hilo y la cuarta en 5 temporadas, colocándose a 7 de su archirrival. Además, el 25 de mayo va por su 31º Copa del Rey y la quinta de forma consecutiva. La necesidad imperiosa por seguir sumando títulos internacionales, más precisamente Champions League, hace que del plano local no haya mucho por qué preocuparse, algo que no tienen de forma holgada los otros tres competidores. Aunque una nueva caída en esta vía podría significar una evaluación de los dirigentes, sin importar el alto nivel ininterrumpido mostrado en lo que va de campaña. Además, la final se disputa en el Wanda Metropolitano de Madrid, por lo que, sin importar que el estadio es del Atlético, dar una vuelta en tierras «hostiles» permite tener más motivación de cara a lo que se viene.

El ex entrenador de Athletic Club de Bilbao es de los pocos que mantiene una férrea ambición por usar siempre un mismo estilo de juego y esquema. Cuando se trata  de compromisos de mayor calibre, es de aquellos entrenadores que modifican en función a lo que proyecta su rival. Por eso no sería alocado ver un 4-4-2 en lugar del 4-3-3 que nos tiene acostumbrados. Con mediocampistas pensados para tapar huecos o carriles de pase, como ya ha aplicado en varias ocasiones. Aún así, este el detalle del gran plantel de Barcelona que comanda actualmente.

De la mano de Messi y Suárez, está la clave goleadora

En su momento fue una triple alianza sudamericana con Neymar, Messi y Suárez. Ni más menos que la unión de un brasilero, argentino y uruguayo, las tres caras más destacadas del continente. Pero a partir de la ida de Ney al Paris Saint Germain, la «Pulga» y el «Pistolero» tomaron las riendas de Barcelona, no dejaron de brillar y sus aportes goleadores o asistidores son más que importantes a tal punto que son los ases de espada y basto respectivamente del equipo.

Es la dupla que nunca te deja pagando, como el lenguaje coloquial argentino, ya que sus jerarquías pueden destrabar un encuentro, aunque sea Messi el que encabece la mayoría de las veces ello por las razones que todos conocemos de su nivel estratosférico de juego.  De los 59 partidos que totalizan, poseen 68 tantos y 29 asistencias. Es decir, que 97 de los 127 (76%) que el equipo convirtió tuvo su aporte dentro de la jugada. El rosarino tiene 45 goles (18 pases gol) mientras que el hombre de Salto lleva 23 (11). Ambos son los máximos anotadores en la historia de sus respectivas selecciones. Además, el uruguayo es el máximo goleador de todas las competiciones oficiales de los jugadores que poseen dicha nacionalidad, con 424 goles. Y no hay que olvidarse que volverá a Anfield tras los 82 tantos anotados en 133 juegos depositados entre enero 2011 y mayo 2014.

El resto del plantel

Marc André Ter Stegen ha mejorado mucho su nivel desde su llegada en 2014 a Barcelona como el arquero reemplazante de Victor Valdés, quien estuvo durante más de 10 años defendiendo el arco «culé». Entre Nelson Semedo Sergi Roberto está la disputa del lateral derecho, uno u otro rotan dependiendo del rival que esté enfrente. Aunque el segundo mencionado, puede hacer las fases de volante, un poco más adelantado que el portugués. Gerard Piqué se mantiene como siempre, desde su llegada en 2009, siendo el valuarte de la defensa. A su lado se encuentran Samuel Umtiti Clément Lenglet, dos caras jóvenes francesas que enriquecen la zaga con características un tanto diferentes entre uno y otro. El intachable Jordi Alba es el lateral izquierdo, quien inició en La Masía como enganche y tras su primer paso profesional en Valencia como carrilero, fue recomprado por el BarÇa para que hoy sea otro socio ideal de Messi.

Sergio Busquets manda en el centro del campo, como desde la llegada de Pep Guardiola al banco catalán en 2008-09. Simpleza con pelota al pie y marca lo dotan de uno de los mediocampistas defensivos más completos del fútbol mundial. Como dos interiores hay variantes, pero Ivan Rakitic por derecha y Arthur por izquierda, la aparición brasilera tras su gran actuación con Gremio en la Libertadores de tan solo 22 años y adaptándose como si fuera un jugador europeo a lo que demanda el plantel. Los reemplazos son Arturo Vidal y el juvenil Carles Aleñá, una aparición que promete y más aún viniendo de La Masía.

Para acompañar a Messi y Suárez, las circunstancias del rival y el partido harán que Philippe Coutinho Ousmane Dembélé, un extremo con características de mediocentro creativo y el otro, un jugador veloz por las bandas preparado para asistir. Además, el brasileño volverá a Liverpool tras 5 años disputados allí, ya que hasta enero 2018 era un valuarte del plantel siendo dirigido por Brendan Rodgers y posteriormente Jurgen Klopp. Totalizó 54 goles, 43 asistencias en un total de 201 encuentros afrontados. Barcelona está listo para la contienda, la cual iniciará en Anfield el miércoles 1º de mayo y cerrará en Camp Nou el martes 6 del mismo mes.

error

Seguinos!