Contra doce es imposible…

¿Cómo analizar un partido que fue un robo, un robo televisado y sumamente alevoso? Es muy difícil poder explicar objetivamente este partido y caer en una crónica de los hechos pero si hubo un responsable para que Huracán quedará afuera de la Copa Libertadores es, sin duda, José Argote.

Huracán fue a jugar de igual a igual al mejor equipo de la copa, Atlético Nacional y en los primeros minutos lo demostró, a los 22 minutos comenzó el show, penal inexistente para el local que convirtió Víctor Ibarbo. Sin embargo tres minutos después con un pase magnífico de Mauro Bogado, Cristian Espinoza marcó el empate.

Todas las divididas para Argote fueron para el local y el primer tiempo terminó con un empate que clasificaba a Huracán, pero el árbitro no aceptó ese resultado y a pocos minutos que comenzó el segundo tiempo, en una resolución insólita, expulsó a Mancinelli por un “roce”, porque tenía que clasificar el local en realidad.

De allí en adelante las cosas se complicaron para Huracán y en una ráfaga se encontró 3 a 1 abajo con dos goles de Guerra. Sin embargo, un equipo que demostró a lo largo de la Copa que no estaba allí de casualidad descontó con una tijera increíble de “Wanchope” Ábila.

A pesar de intentarlo, sobre el final en una de las contras, Atlético Nacional encontró el cuarto gol en los pies de Jonatan Copete, en uno de los tantos contraataques que tuvo el local con un hombre de más y  Huracán volcado en ataque.

Huracán hoy no logró la clasificación pero demostró que sus once jugadores lo merecían, Argote se los impidió y realmente si usted vio el partido lo sabe. Fue muy triste lo que paso en el final, donde hubo peleas entre los equipos y absolutamente toda la delegación fue a increpar al árbitro. No hacía falta y no tiene ninguna justificación pero a mil pulsaciones por segundo en un panorama tan adverso, es difícil.

Situaciones como las de hoy, manchan aún más al deporte. Probablemente el árbitro no vuelva a dirigir un partido internacional pero eso no le devuelve la clasificación al equipo argentino. Es el deseo de todos que de una vez por todas, el fútbol se defina dentro de la cancha, en noventa minutos y entre veintidós jugadores, que no haya más “factores externos” que condicionen los resultados.

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: