Duelo inglés en Bakú

0

La UEFA Europa League también tendrá definición inglesa Chelsea y Arsenal jugarán la final. Los de Unai Emery vencieron al Valencia con un global de 7 a 3 y los Blues se impusieron en los penales frente al Frankfurt. 

Al igual de lo que pasará el 1 de junio en el Wanda Metropolitano, el estadio Olímpico de Bakú (Azerbaiyán) tendrá una definición inglesa el 29 de mayo. Es que la Europa League la definirán dos equipos británicos Arsenal y Chelsea, mientras que la Champions League se definirá entre el Liverpool y el Tottenham, ambos de la Premier League. Los Gunners eliminaron al Valencia, al que le había ganado por 3-1 como local, una diferencia que le sirvió para el partido de vuelta en España, donde terminaron repitiendo la diferencia, ahora por 4-2. Los locales se pusieron en ventaja con un tanto del francés Kevin Gameiro. Rápidamente seis minutos después, igualó por intermedio de Aubameyang y Alexandre Lacazette dio vuelta el partido a los cinco del segundo tiempo. El propio Gameiro puso el 2 a 2 y así los valencianos volvían a soñar. Pero nuevamente surgió Pierre-Emerick Aubameyang para poner en ventaja otra vez a Arsenal con dos goles, completar su hat-trick y ahuyentar los fantasmas en una semana con grandes remontadas. Garay fue titular y Roncaglia estuvo en el banco en Valencia.  

Será la segunda final en este torneo para los Gunners, que perdió en la primera en la tanda de penales ante el Galatasaray turco, en el año 2000, cuando la competición todavía se conocía como Copa de la UEFA. Por su parte, Emery puede hacer historia con un cuarto título como entrenador en este torneo, tras los tres que logró con el Sevilla (2014,2015,2016). La clasificación de los Blues fue más agónica, llegó en los penales. Luego de empatar 1 a 1 con Eintracht en Alemania, en Londres terminaron igual en los 90 minutos reglamentarios y fueron a la prórroga. Los locales se habían puesto en ventaja gracias al gol de Loftus-Cheek a los 28 minutos del primer tiempo y el serbio Luka Jovic puso la serie igualada en todo al cuarto minuto de la segunda etapa.  

En la definición, Chelsea fue el primero en fallar por medio de su capitán Azpilicueta, pero dos atajadas de su arquero, Kepa Arrizabalaga ante el austríaco Hinteregger y el portugués Paciencia antes Eden Hazard rubricara el último del equipo londinense resultaron determinantes para el 4-3 y el pasaje a la final. Gonzalo Higuaín ingresó en el quinto minuto del tiempo extra, pero no participó de la serie de penales, y Wilfredo Caballero quedó en el banco de suplentes en los Blues. David Abraham jugó todo el partido para los alemanes. Los ingleses, que habían llegado a este duelo con 14 victorias y 2 empates en este certamen, buscarán sumar su tercer título en la década, tras ganar la Champions en 2012 y la Europa League en 2013.  

 

 

 

 

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: