El boxeo está de luto

El tres veces campeón mundial, considerado el mejor boxeador de la historia, murió este 3 de junio a sus 74 años.

Durante la tarde del viernes 3 de junio se dio a conocer la noticia de que el gran Muhammad Alí había tenido que ser internado en un hospital de Phoenix, Estados Unidos, por problemas respiratorios. Pocas horas más tarde, el estado de salud del mejor boxeador de todos los tiempos empeoró. Finalmente, en las primeras horas del sábado 4 de junio se dio a conocer la triste noticia: Alí había muerto.

Provocador como pocos, el pugilista nacido bajo el nombre de Cassius Marcellus Clay Jr, era un boxeador muy inteligente. Lograba hacerte entrar en su juego tanto arriba del ring como en las conferencias de prensa. Demasiado rápido para ser un peso pesado, con un gran movimiento de cintura y una derecha muy potente.

Cassius Clay comenzó a boxear a los 12 años, luego de que un ladrón le robara su bicicleta. Fue a denunciarlo al policía Joe Martin, quien se encontraba en un gimnasio de boxeo de la ciudad de Louisville, Kentucky. Enojado, el joven Cassius amenazaba con golpear al culpable, pero el policía le recomendó primero aprender boxeo.

Afiche de la tercera y última pelea entre Alí y Joe Frazier
Afiche de la tercera y última pelea entre Alí y Joe Frazier

Así empezó la larga y exitosa carrera de un gigante que ganó la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Roma 1960, con tan sólo 18 años, y que luego se convertiría en profesional para enfrentarse a otros gigantes como Joe Frazier, George Foreman, Ringo Bonavena, Sonny Liston, Ken Norton, entre otros.

Luego de lograr el campeonato mundial de los pesos pesados en el año 1964, Clay cambió su nombre a Muhammad Alí, convirtiéndose en seguidor de la Nación del Islam.

En el año 1984, tres años después de su retiro, Alí fue diagnosticado con la enfermedad de Parkinson. Un médico dijo que podría haber adquirido dicha enfermedad boxeando, debido a los golpes recibidos en la cabeza, aunque hay otros médicos que descartan esta hipótesis.

“Esta es la leyenda de Muhammad Alí. Tiene izquierda. Tiene derecha. Si te pega una vez, duermes toda la noche” y “Soy el más grande, porque lo dije incluso antes de que supiera que lo era” fueron dos de sus frases más célebres. Y son totalmente reales. ¡Que en paz descanses, Alí!. Y buen viaje. Bonavena te está esperando allá arriba, ansioso por volver a verte.

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: