El clásico de La Plata no fue para nadie

El clásico de La Plata tuvo una nueva edición, con el Juan Carmelo Cerillo como punto de encuentro entre los rivales de toda la vida y un opaco 0 a 0.

Foto: Olé

El clásico platense tuvo una nueva edición, con el Juan Carmelo Cerillo como punto de encuentro entre los rivales de toda la vida. La expectativa era mucha en la ciudad, los de Gimnasia morían de ganas de volver a la senda del triunfo, casi tanto como los Pinchas querían arrebatarles los tres puntos en con toda la gente en contra.

El folklore como siempre fue muy lindo y como en cualquier clásico, la expectativa fue alta. Los minutos pasaron lentamente para los que miraban el partido sin la pasión del hincha, fue un partido muy trabado con pocas llegadas y gusto a poco para todos. El encuentro llegó a ser tan engorroso que para el final del primer tiempo solo se habían jugado 18 minutos netos de partido y hubo una falta cada tres minutos, picante.

La cancha pesada no ayudó y dentro de la mediocridad futbolística que se mostró, el Lobo fue mejor en algunas partes del encuentro. Las más claras fueron para el dueño de casa, pero eso no alcanzó para que se quede con los ansiados tres puntos.

Las únicas dos llegadas claras del encuentro fueron detenidas por Mariano Andujar. Primero el arquero le dijo que no a Rinaudo cuando probó de media distancia y después le ahogó el grito a Franco Niell que logró conectar un centro de Walter Bou dentro del área.

Una edición que pasa a la historia y difícilmente sea recordada dentro de unos años. La garra y el amor por los colores estuvieron en todo momento, como desearía cualquier persona vinculada con las instituciones, pero el buen pie brilló por su ausencia.

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: