El clásico es Celeste

El Pirata logró imponerse en los penales (4 a 1) después de haber empatado 1 a 1 en los 90 minutos.

Foto mundo D

El fin de semana se jugó el tan esperado clásico cordobés. Matadores contra Piratas. Los hinchas alcanzaron las expectativas y colmaron el Estadio Kempes con 50 mil personas. La provincia se tiñó de azul y celeste. Todo era fiesta, cantos, gritos y algarabía. Pero sólo un equipo se quedó con el festejo tan buscado.  El Pirata logró imponerse en los penales (4 a 1) después de haber empatado 1 a 1 en los 90 minutos.

Al comienzo del partido eran notorias las ganas por parte de los jugadores de imponerse a su histórico rival pero sin embargo, hubo poco control de pelota. Los dos equipos salieron con vocación ofensiva pero ninguno consiguió tener la claridad necesaria.

La figura del equipo albiceleste fue Matías Suárez, quien siempre buscó la pelota y se bancó una que otra patada del equipo rival. A pesar de que Belgrano dispuso mucho de la pelota, fue poco lo que generó ya que contó con cuatro situaciones claras para desnivelar y el gol estuvo de la mano de Suárez por penal.

Por otro lado, a Talleres se le hizo difícil poder hacer un equipo que jugara en campo rival y pudiera marcar una superioridad clara. Si bien al equipo albiazul no le faltó paciencia para esperar y recuperar la pelota sus situaciones claras de gol fueron 3, de la mano de Victorio Ramis, Nicolás Giménez y Menéndez. Por otro lado otro jugador que pudo destacarse fue Leonardo Gil, quien tuvo una activa participación en todas las jugadas. El encargado de marcar el gol fue Giménez y por penal también.

Más allá de la rivalidad en la cancha, mucho antes que comenzara el partido, ya se venían disputando quien controlaba el cántico en las tribunas. Los hinchas fueron los mayores protagonistas de este clásico.

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: