De la mano de Livingston, el primero fue para los Warriors

Con el base suplente en reemplazo de un Curry irreconocible, Golden State logró ponerse en ventaja en el primer juego de las Finales de la NBA.

Livingston en acción

Foto: nba.com

Las Finales de la NBA dieron inicio ayer en el Oracle Arena con una cómoda victoria de Golden State Warriors 104 a 89 sobre Cleveland Cavaliers. El más destacado de la noche en el equipo de Steve Kerr fue Shaun Livingston, quien como relevo fue el máximo anotador de su equipo con 20 puntos, en una jornada donde Stephen Curry y Klay Thompson no estuvieron, ni por asomo, en su mejor nivel.

Lo que en la lógica tendría que haber sido un partido mucho más parejo de lo que determinó el marcador, no lo fue. Y lo más sorprendente, es que el desarrollo del encuentro jamás se torno en favor de los Cavaliers pese a la noche para el olvido de Curry, 11 puntos, y Thompson, nueve unidades. Ambos son determinantes y si ellos no se encienden se vuelven complicados los juegos para los Warriors. Pero no sucedió lo mismo ayer, y el vigente campeón pudo solventar estos inesperados bajos rendimientos con hombres que salieron desde el banco y con un excelente juego colectivo, siete jugadores marcaron dobles dígitos.

Livingston reemplazó al MVP como cerebro de Golden State y comando la ofensiva de su equipo. El base suplente tuvo un increíble 80% de tiros de campo, con ocho aciertos en 10 intentos. Ademas, completó con cuatro rebotes y tres asistencias. Draymond Green volvió a demostrar porque es uno de los baluartes de los de Oakland con otro doble doble conformado por 16 puntos y 11 rebotes. Andre Iguodala anotó 12 unidades, capturó siete rebotes y asistió en seis oportunidades. Harriso Barnes aportó 13 tantos. El australiano, Adrew Bogut, sumó 10 puntos. Por último, Leandro Barbosa, aprovechó al máximo los 11 minutos que vio acción, con 11 unidades.

La táctica de frenar a Curry y a Thompson por parte de los de Tyronn Lue funcionó a la perfección. Fue tan eficaz que se olvido del resto de los jugadores de los Warriors. El defensor del titulo dio innumerables muestras a lo largo de la temporada regular y de los Playoffs que tiene demasiado recambio, pero este aspecto parece no haber sido contemplado por los Cavaliers. Ni siquiera su “Big Three” con sus tres componentes en dobles dígitos fue suficiente para conseguir la victoria.

En Cleveland, el máximo anotador fue Kryie Irving con 26 puntos pero tuvo un muy bajo porcentaje en tiros de campo con el 32%. Lebron James fue artífice de un doble doble compuesto por 23 unidades y 12 rebotes. Mientras que Kevin Love terminó la noche con 17 tantos y 13 balones capturados desde el tablero. También, el pivot Tristan Thompson aportó 10 puntos y 12 rebotes. No fue una mala jornada para los titulares de los dirigidos por Lue, pero jamás se imaginaron un rendimiento espectacular del banco de Golden State, y ahí estuvo la diferencia.

La Final de la NBA se reanudará el próximo domingo 5 de junio otra vez en el Oracle Arena. Después de este primer juego los Cavaliers tendrán que mejorar y tratar de parar no solo a las figuras de los Warriors, sino a todo el equipo. Porque si los dirigidos por Kerr logran una nueva victoria esta serie se tornará muy difícil de revertir, por más que los juegos 3 y 4 sean en el Quicken Loans Arena.

Please follow and like us:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: