Gimnasia y Central se aferraron al empate en el Bosque

En un encuentro de alta demanda temperamental, el equipo de Troglio demostró ímpetu en cada instancia de disputa, pero las ocasiones fueron efímeras y la situación continua siendo preocupante para el Lobo con respecto al descenso. Leonardo Gil había puesto en ventaja al Canalla con un excepcional tiro libre y, en el amanecer de la segunda mitad, Silva puso cifras definitivas de penal.

0

Sobre la primera mitad, Gimnasia asimiló prioridades en cada sector del campo de juego y ante la tenaz marca de Central, pudo solventar algunas acciones que fueron diferenciarlo en el aspecto ofensivo. Dándole relevancia a los laterales y a la versatilidad de los volantes externos, el equipo de Pedro Troglio, alternó la presencia de los delanteros visitantes y frente a adversidades propias y opuestas se aproximó al arco de Jeremías Ledesma, quien intervino en escasez de oportunidades en zonas aledañas a su valla.

 

El ímpetu por la posesión subsistió en ambos lados y el juego fue decayendo por circunstancias propias del desarrollo. En esa tendencia, el Lobo supo encontrar más fluidez entre los futbolistas, pero el Canalla también se adelantó en el largo del campo. Culminando la parte principal, el equipo de Edgardo Bauza concentró su labor en territorio rival y al minuto 37, Leonardo Gil generó un faul en la entrada al área y tras dirimir la ejecución, colocó el esférico en el vértice derecho de Martin Arias, con el que Rosario Central enmendaba un compromiso férreo y sin tantas alternativas de consolidar.

La paridad, no le otorgó otra salida al Lobo que administrar con precisión el balón y refutar lo hecho en algunos tramos del encuentro. Sin embargo, ese ritmo objetado minutos atrás no prevaleció en sintonía y Central resguardó el parcial hacia el descanso.

 

El complemento se inició con una decisión en todo plano del Lobo, que en treinta segundos, tuvo la viveza intacta de Santiago Silva para marginar a Matías Caruzzo de su zona y proponer un rose físico que terminó de convencer a Fernando Espinoza, sobre la existencia del foul en el área mayor, por lo que el delantero se encargó de la pena máxima e igualó las condiciones en apenas dos minutos de la reanudación.

Afectado por la temprana igualdad, el equipo rosarino debió reinventarse en el armado de juego y en sus volantes encontró salidas opuestas a la presión constante que propuso el Lobo en campo propio. No obstante, la disputa por la pelota fue tal, que los dos conjuntos dejaron en segundo plano sus ideas principales a la hora de derribar cualquier sistema efectivo en defensa del rival y en ese sentido, la generación de posibilidades hacia el arco contrario, fue disminuyendo de forma notoria.

En esa sensación que daba el encuentro, Gimnasia asentó prioridades y si bien, no inquietó de forma alterada a Ledesma, la actitud del local superó la rápida inserción del Canalla en despejar cualquier tipo de urgencias, que al cabo del tiempo agregado, no conllevó riesgo alguno en ambos y el empate final, conserva a Gimnasia con ocho puntos y en la misma cantidad de unidades con San Martín de San Juan, quien ocupa el último lugar de descenso directo. Central, alcanza el quinto puesto con 10 puntos.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: