mié. Ago 21st, 2019

Jurgen Klopp, la respuesta a la reinvención de Liverpool

Y si de culpables o razones o protagonistas de momentos como el que Liverpool atraviesa hay que referirse a el señor Jurgen Klopp. Aquel hombre nacido en Stuttgart un 16 de junio de 1967 que atraviesa la dirección técnica de su tercer equipo en 17 años de carrera, algo que muy pocos han logrado. Pep Guardiola, con apenas 9 años es el único en igualarlo en misma cantidad de planteles si se toma en cuenta desde que dirigió al Barcelona obviando el paso por su filial.

Su paso como jugador no fue el más recordado por parte de los medios de entre los años 1987 y 2001 –se retiró en ese mismo-, casualmente los mismos en donde Liverpool no podía participar del ingreso a la UEFA Champions League por la recordada “Tragedia de Heysel” en el ’85, quizás el punto inicial con desembocadura en la “Tragedia de Hillsborough” donde el “hooliganismo” comenzaba su fin para la mejoría de seguridad del país y mejor aún, del fútbol inglés y europeo, sumados a resultados desfavorables que comenzaban a agrandar la hoy conocida sequía de 28 años sin alzar el título de la Premier League.

Jurgen disputó 340 partidos con el Mainz 05 convirtiendo 52 goles y fue en ese mismo plantel donde decidió experimentar sus primeras armas como entrenador al mismo año de retiro, donde gestó algo histórico como lo fue el primer ascenso de este equipo a la Bundesliga en la temporada 2003-04, aunque si bien le tocó sufrirlo en carne propia el sabor amargo del descenso en 2007-08, su última etapa allí, también pudo situarlo en la UEFA Europa League 2005-06, la primera participación internacional del “Club de Carnaval” o “Karnevalsverein”.

Klopp, en la vida como jugador de Mainz

Borussia Dortmund es la ruta del auge, recordamiento constante de sus métodos y logros obtenidos en uno de los equipos más grandes de Alemania que recuperó su identidad y frenó por instantes el dominio del Bayern Munich. desde mitad de 2008 hasta junio de 2015 el romance con los aurinegros se instaló y en la actualidad parece estar pasando por los capítulos de pedido de regreso por parte de los fans y simpatizantes del mismo. Dos Bundesliga, una Copa Alemana más dos Supercopas fueron sus registros junto al subcampeonato de la Liga de Campeones 2012-13 con derrota ante los “Bávaros” además de muchos jugadores que consolidaron carrera o tuvieron sus momentos de despegues bajo su manto: Robert Lewandowski, Marco Reus, Mario Gotze, Ilkay Gundogan, Jakub Blaszczykowski, Roman Weidenfeller entre muchos tantos.

Pero el trazado de su camino debía tener un tinte de otro país, en este caso la tierra de nacimiento del fútbol: Inglaterra. Anfield Road lo vio libre y lo pedía a gritos, el ciclo de Brendan Rodgers parecía agotado tras el subcampeonato en 2013/14 más la vuelta a Champions de manera fallida –afuera en fase de grupos- tras seis temporadas ausente y en ese mismo, un 7º lugar que en la parte 2015/16. Su continuidad pendía de un hilo que terminó cortándose el 4 de octubre de 2015 en la 8º jornada de la Premier League.

“In Klopp we trust” –en Klopp confiamos- eran las primeras banderas desplegadas cuando tres semanas días más tarde el alemán debutaba en el banco “red” en la igualdad ante Southampton por 1-1. La remontada en Premier implicaba dejar de lado la Copa de la Liga Inglesa, FA Cup o la Europa League. Klopp intentó ir por todo y casi obtiene doble corona ya que en la primera quedó en las puertas tras caer por penales ante Manchester City con una actuación formidable de Wilfredo Caballero y lo mismo en Europa, cuando cayó 3-1 ante Sevilla pero haciendo una campaña impensada donde eliminó a nadie menos que su archirrival Manchester United con dos partidos a puro dominio y triunfo táctico, a su ex equipo Borussia Dortmund y en semis ante Villarreal. Por liga, terminó 8º pero con el gusto de que si el equipo con nombres claves como Philippe Coutinho, Roberto Firmino, Adam Lallana, Emre Can, James Milner, Dejan Lovren  o Nathaniel Clyne podían ser bastiones para pelear la antes mencionada en la parte 2016-17.

Borussia Dortmund y el capítulo del auge de uno de los mejores entrenadores de la actualidad

Eso mismo ocurrió, si bien el tanque escaceaba en los últimos juegos, el 4º lugar con tendencias en el liderato hasta la escapada final de Chelsea más el segundo lugar al finalizar la primera vuelta y resultados más que positivos ante los grandes de Inglaterra con los cuales no perdió, lo depositaba a Liverpool a la UEFA Champions League 2017-18 aunque con el añadido de disputar la fase previa ante quien, por sorteo, terminó siendo Hoffenheim. En esa Premier, Sadio Mane, Georginio Wijnaldum, Joel Matip y Loris Karius se unían al equipo para ser valores fundamentales además de que Philippe Coutinho comenzaba ser mayormente visto por los grandes de España.

Y ya en la presente, la doble competencia por liga y Champions presentó la labor de perder de manera temprana en las copas nacionales, ampliar el plantel y pelear ambas partes. Nathaniel Clyne sería la baja más sensible ya que se producía en el inicio de la temporada y su retornó llegaría en abril de este año. Joe Gomez y Trent Alexander Arnold, las respuestas juveniles que debían suplantar un difícil hueco vacío que el último mencionado consolidó con grandes actuaciones en las rondas de mucho calibre en el ámbito internacional. En el medio, Coutinho y una venta más cantada que “despacito” pero que hubiera preferido ser en junio y no en enero; la respuesta no iba a ser con una compra porque el egipcio “top”, revelación y sensación Mohamed Salah unido a Firmino y Mane desestimaban todo tipo de extrañamiento ante el crack ahora “Culé”.

Virgil Van Dijk, central de Southampton, era el objetivo conseguido de Klopp ante las falencias en defensa que su plantel presentaba aunque su consecuencia fuese pagar el mayor monto por un defensor en la historia del fútbol mundial por 75 millones de euros. Por el lado doméstico, un cuarto lugar que si no fuera por la competencia de afuera hubiera sido algo más en donde puede llamarse dichoso de ser uno de los tres equipos en vencer al poderoso Manchester City de Guardiola.

Con carisma y efusión, como su manual lo indica, a la hora de vivir un partido, en este caso en Liverpool

Y si del español se habla, quizás uno de los dolores de cabeza que ex Barcelona supo tener es la presencia del alemán en su camino, más aún cuando su City cayó con Liverpool por los 4º de final con un acumulado de 5-1 con un Salah implacable. Antes, Porto fue la víctima en 8º definiendo el cruce con el juego de ida, donde goleó 5-0 en Portugal; y en fase de grupos siendo líder por encima del Sevilla de por aquel entonces, Eduardo Berizzo, Spartak Moscú y Maribor. Roma y una batalla al estilo los romanos en la edad antigua certificó la clasificación y el regreso a una final de Champions como no sucedía desde 2007, cuando Milan se la arrebató tomándose revancha del 5º título obtenido por el conjunto más ganador de Inglaterra en el recordado “Milagro de Estambul” en 2005 y el cual se cumplieron 13 años de esa gestación ayer.

En frente estará el Real Madrid, a quien supo golearlo 4-1 con el Borussia en una verdadera paliza táctica propinada al entonces equipo de José Mourinho, incluso su rival de turno es con quien tiene marca positiva con tres victorias, una igualdad y dos caídas, aunque también sus debilidades se muestran en lo estadístico en materia finales: 10 disputadas, 7 perdidas  y 3 ganadas, aunque le esquiva con sonrisa eso: “He experimentado la derrota muchas veces en mi carrera, con mucha frecuencia. ¡Pero sigo vivo! ¡Y además soy una persona feliz! La vida sigue adelante». Desbaratar el plano previo con el dominio en materia Champions de quien domina el historial de trofeos con 12 coronas y 3 obtenidas en los últimos 4 años más la estadística anterior será el objetivo de un técnico con contrato hasta 2022, en el que a base de buen juego, carisma como si fuera un hincha más como vive cada partido más buenos resultados quieren reinsertar a Liverpool en el “codeo” con los más grandes de europa además de tener su oportunidad de sumarse a Bill Shankly (1959-1974 y obtenedor de 6 campeonatos locales), Bob Praisley (1974-83 con 20 títulos y el máximo ganador en la historia del club que incluyen 3 Champions), Gérard Houllier (1998-2004 y seis galardones) y el más entrañable Rafael Benítez (2004-2010, 4 títulos y la última Champions en 2005) como los entrenadores más recordados por la afición “Red”.

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: