mié. Ago 21st, 2019

Liverpool nunca caminará sólo

Histórica llave, partido y semifinal. Liverpool logró lo que parecía imposible, se impuso en su casa, con un público que se hizo sentir en Anfield y un equipo al que el arco se le abrió más que la semana pasada. Los muchachos dirigidos por Jurgen Klopp se metieron en la segunda final consecutiva de la UEFA Champions League dejando en el camino ni más ni menos que al Barcelona.

La realidad parecía oscura para el conjunto inglés. Venía de un 0-3 en un partido impecable en Camp Nou, a eso se le suman las lesiones de jugadores claves como Naby KeitaMohamed SalahRoberto Firmino. Ah, y Manchester City parecía sumar una estaca más por el triunfazo obtenido ayer ante Leicester City por Premier League, la otra competición que pelea palmo a palmo y definirá este domingo. Todas las de perder se sumaban en esta tarde noche inglesa. Con una remera con inscripción «Never give up» (nunca te rindas) y encapuchado, así había llegado el egipcio al campo en modo civil. La gente colmó Anfield al ritmo del «You’ll never walk alone» (tú nunca caminarás sólo) y solamente faltaba la tarea de los jugadores.

Primer golpe y gol, rápido se puso en clima Liverpool tras una gran jugada individual de Jordan Henderson que tapó Marc André Ter Stegen, pero que Divock Origi aprovechó para marcar con arco a su merced y empezar a cumplir con su reemplazo de Firmino. Lo que parecía intento de embestida terminó siendo control, dominio y ejercimiento de chances claras de parte del Barça. Lionel Messi, Jordi Alba, Philippe Coutinho y Luis Suárez se encontraron con Alisson, el hombre protagonista de la remontada de hace 13 meses de Roma sobre este mismo equipo, cuando se impusieron 3-0 tras caer 4-1 en España.

Milagro de Anfield, en tan sólo 40 minutos

A la cancha Georginio Wijnaldum por Andy Robertson, el lateral izquierdo que había sufrido un golpe muscular tras chocar con Suárez en una acción sin pelota. James Milner debía ocupar dicho carril para hacer adelantar al mediocampista holandes, que sería un gran protagonista. A los 8 minutos, un error defensivo de la visita, arremetida de Trent Alexander-Arnold por derecha, centro buscapié y de arremetida apareció el primeramente mencionado para marcar el 2-0 que se prestaba a la gran ilusión.

Dos más tarde, Xherdan Shaqiri envió un centro abierto desde el sector izquierdo y con su metro con 75 centímetros «Gini» se anticipó y superó a las torres Gerard Piqué y Clémént Lenglet para marcar el 3-0. Difícil de creer pero cierto, Liverpool igualó el resultado global 3-3 ante el Barcelona de Messi dirigido por Ernesto Valverde. La realidad es que a veces este deporte, además de ciertas injusticias que puede generar que un equipo merezca ganar y lo termine batiendo quien no haya hecho algo, también te puede desmoralizar y hacer llegar por un subsuelo los ánimos. Esto se sufrió y mucho en el conjunto «Culé».

EL gol del partido llegó a los 33, el 66 se avivó y Origi marcó. Alexander Arnold aplicó ingenio, inventó un amague y notó como silenciosamente, sigilosamente o discretamente el delantero belga apareció en el punto penal tras un córner enviado como un pase al ras del césped y anotó el cuarto. El milagro apareció y llegó para quedarse hasta el final. Liverpool a la final de la Champions League.

Nueva caída en forma de remontada para los catalanes

La imagen y las críticas se orientarán hacia Messi, quien sólo no puede y el conjunto español ha logrado sus mejores actuaciones cuando éste se enchufó junto con el «Pistolero» uruguayo. Pero la realidad es que este Barcelona orientó su temporada asimilándose hacia la Selección Argentina, la messidependencia se hizo presente cuando las papas queman, cuando debía haber aparecido el equipo en sí. Equipo que sí contó su rival de turno imponiéndose sobre cualquier nombre.

Otra derrota tras ir como visitante con una diferencia considerable a su favor, como ocurrió el 10 de abril del año pasado significó sumar otra espina y empezar a tornarse costumbre el sufrimiento con dicha ventaja para los encuentros de desquite. Algo raro proviniendo del mismo conjunto que supo eliminar a PSG venciéndolo 6-1 dando vuelta una histórica llave. Esto ocurrido el 7 de mayo tachó lo realmente arrollado en la campaña actual, donde la Liga, Supercopa España fueron un trámite. Restará saber lo que ocurra con la Copa del Rey, cuando enfrente a Valencia. Además, luego de 6 años, una final no tendrá la presencia de un equipo español además de que ninguno saldrá campeón.

Segunda final… pero primero define la Premier

El Liverpool de Jurgen Klopp será recordado por la refundación del plantel y la reivindicación mundial que el equipo ha realizado desde 2016 hasta la actualidad. Además de su gran juego, una defensa férrea, un mediocampo con poder de elaboración y hasta gol, con un tridente delantero letal. Segunda final consecutiva de Champions que este equipo obtuvo, algo que ya había conseguido dos veces. En 1977 y 1978, donde fue campeón por partida doble, y en 1984 y 1985, donde conquistó el primero pero cayó en el segundo ante Juventus. 5 Ligas de campeones posee quien tiene más campeonatos internacionales en la Premier League con 11. El 1° de junio es la fecha a marcar por los simpatizantes que se harán presentes en Madrid.

Una liga que deberá pelear el domingo, donde desde las 11 de la mañana y en simultáneo con todos los juegos de la jornada, recibirá a Wolverhampton. A la par, Brighton recibe a quien comanda la Premier con 95 unidades, uno más que los «Reds, el Manchester City. Romper la racha de 29 años sin festejos por torneo local sumado a los 14 años sin lograr una Liga de Campeones, serán los objetivos que en tan sólo 180 minutos, Klopp y sus muchachos intentarán quebrantar.

Reviví los goles de Liverpool 4-0 Barcelona:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: