River es el finalista de la Copa Libertadores

Venció a Gremio 2-1 en un encuentro épico y dejó afuera al último campeón en su estadio. Leonardo Gomes había abierto el marcador, Rafael Santos Borre y Gonzalo Martínez, de penal, lo dieron vuelta.

0

Hay que archivarlo como uno de los mejores partidos de la Copa. Con momentos de emociones cambiantes de un momento a otro, cuando todo parece cerrado, ese momento en que la frase de “hasta que el árbitro no pite el final” se hace más que presente en la noche vibrante del Arena Do Gremio.

River salió a intentar remontar desde el principio, con otra faceta, sin poder penetrar en el área pero intentando buscar el gol desde remates lejanos. Sin embargo, los que no se hacen en uno se hacen en otro, Leonardo Gomes capturó un rebote en la medialuna, probó de volea en la medialuna, se desvió en Lucas Pratto y Gremio pasó al frente en un resultado que obligaba a los argentinos a meter dos tantos más.

En el complemento, Matías Biscay, que reemplazó a Marcelo Gallardo en el banco de suplentes tras la suspensión porque sus dirigidos ingresaron de forma tardía a la cancha, metió mano y empezó a gastar los cartuchos ofensivos que le quedaban a mano, sabiendo que en la primera parte Enzo Pérez entró de urgencia por Leonardo Ponzio. Ignacio Scocco y Gonzalo Martínez a la cancha por Ignacio Fernández y Juan Fernando Quintero.

Hubo tiempo para un contraataque desperdiciado de parte de Everton, en el que Franco Armani le alimentó las esperanzas no a la hinchada, a los 10 compañeros en cancha, que acrecentaron las ilusiones y pudieron hallar el gol de descuento de la mano de Rafael Santos Borre, que metió un cabezazo tras el tiro libre ejecutado por Martínez.

A los 41, con un conjunto “Millonario” no dando por perdido el pleito, siguió intentando lograr la hazaña y se vendría el momento de la polémica que tendrá muchos días de discusión y principalmente de recordamiento. Ignacio Scocco había rematado en el área y la bocha se desvió en el brazo extendido de Bressan por lo que parecía tiro de esquina a simple vista. Aunque Andrés Cunha, el árbitro uruguayo, fue a revisar la jugada vía VAR por la presunta mano que aparentaba en lo antes mencionado y así ocurrió: Penal para River.

Y el que se hizo cargo de ello es el hombre loco del equipo. El “Pity” Martínez que está cada vez más loco que nunca la colgó en un ángulo y los 4000 y algo más de simpatizantes que se acercaron al Arena Do Gremio explotaron. Los de Nuñez sellaron el pase a la final con una remontada casi similar a como Lanus lo dejó afuera el año pasado (diferente cantidad de goles). Partidazo sumamente histórico el vivido en tierras cariócas.

El “Millo” pasó una semana de terror, con su técnico ausente pero presente por “handi” sintiendo la falta de Napoleón, pero con la figura de Biscay en modo Jean Lannes, soldado fiel del francés y amigo personal de un conquistador que en esta versión Argentina y futbolística sigue arrasando en estos duelos mano a mano que tanto lo caracteriza a este entrenador.

Ah, y por si fuera poco, si mañana Boca certifica su clasificación ante Palmeiras, Argentina tendrá a sus dos clubes más grandes de la historia por primera vez en una final de Copa Libertadores, paralizante por cierto el mes de noviembre que puede producirse, donde el 7 y 28 de noviembre serán días a marcar por todo un país.

Los goles del encuentro:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: