hardem

Aun con un Harden encendido, los Rockets pierden en casa.

HOUSTON (TEXAS)- Una gran noche de Basquet se vivió en el Toyota Center, en uno de los partidos más llamativos de la NBA. Los Clippers, contra todo pronóstico, superaron a los Rockets, en su casa con un James Harden inspirado, con toda la barra en contra. El marcador quedó en  128-118 a favor del visitante, que de paso propició la quinta caída en casa para los dirigidos por Mike D’Antonio.

Sin Paul por parte de los Rockets, ni el ala-pívot Blake Griffin, quien es el jugador franquicia de los Clippers, también baja por lesión, el partido perdió el interés de lo que hubiese sido el primer duelo de ambos como rivales después de formar los pilares del equipo angelino en la búsqueda de un título de liga que no pudieron conseguir.

La noche para los Clippers fue mucho mejor de lo que todos esperaban, fue la noche de Austin Rivers, quien aportó con 36 unidades, bajo 2 rebotes, asistió en 7 oportunidades y con un robo y una tapa, obtuvo la mejor marca de su carrera, además de concretar seis triples a lo largo del encuentro, unos de vital importancia en el último cuarto.

Mientras que Lou Williams, jugador la pasada temporada con los Rockets, como reserva, también fue decisivo al aportar 32 puntos, incluidos siete triples de 11 intentos, repartir siete asistencias y robar 3 pelotas.

https://twitter.com/LAClippers/status/944481471628111873

El pívot DeAndre Jordan surgió una vez más como el líder del juego interior tras conseguir un doble-doble de 15 puntos, 20 rebotes y poner dos tapones.

Por el otro lado, el final de la marca de 14 partidos sin perder, terminada el miércoles pasado, todavía parece tener eco en los de Houston, que más que un equipo son Harden y cuatro más. Y eso lo supo aprovechar la escuadra de Los Ángeles, que en cierto modo le dio libertad a la máxima figura del rival, pero opacó al resto de compañeros. El siempre efectivo Harden, anotó medio centenar de puntos, más exactamente 51, haciendo 8 asistencias y 3 robos; y aún así no pudo evitar la derrota de su equipo.

La suerte del equipo de Mike d’Antoni ha caído en picada, a pesar de que su gran estrella, James Harden, ha sumado en cada partido la friolera de 51 puntos, algo que no lograba ningún jugador en la última década.

Aunque sus memorables actuaciones no han tenido premio para el equipo. Primero ante Lakers y la pasada madrugada ante Clippers, acabaron con derrota y además muy molestos por las decisiones de los jueces del partido.

Harden tuvo que dejar el partido a 26,6 segundos del final, por faltas personales, para acabar expulsado, en un intercambio de palabras con uno de los colegiados.

Lo curioso es que cuatro faltas llegaron en los últimos cinco minutos, cuando los Rockets intentaban la remontada, dos de ellas ofensivas. “Estoy harto de sentir que me equivoqué o no lo vi, es muy frustrante cuando un jugador oye eso”, dijo de muy mal humor.

Los números de Harden son espectaculares. El último jugador en lograr dos partidos consecutivos con más de 50 puntos fue Kobe Bryant, que logró cuatro consecutivos en marzo del 2007. Michael Jordan logró tres seguidos en abril de 1987.

“Hemos perdido, el resto no importa”, dijo Harden, al preguntarle sobre sus dos grandísimas actuaciones, que le sitúan al lado de nombres míticos de la NBA.

Apenas fue el decimotercer triunfo para un equipo, los Clippers, que marcha décimo en la Conferencia Oeste, mientras que los Rockets quedaron, ahora, a medio juego de la punta de la misma sección, pues los Warriors no flaquearon y superaron 113-106 a los Lakers, precisamente el equipo que había puesto fin a la seguidilla de Houston.

error

Seguinos!