houston

No quedaron argentinos en Houston y sorteo en Monte Carlo

Zeballos, Kicker y Pella quedaron eliminados en el Atp 250 de Houston.

Guido Pella que venía de dar la sorpresa dejando afuera al segundo preclasificado del torneo y local Sam Querrey por 2-6 7-6(4) y -7-6(3) por los octavos de final, no pudo con Sandgreen que lo superó por 4-6 7-5 y 6-3 por los cuartos de final. Fue el argentino que más lejos pudo llegar en este torneo.

En un cuadro superpoblado de estadounidenses, con cinco de ocho en cuartos de final, Pella no pudo repetir la semi conseguida en Doha, en cancha dura, en el que fue su primera cita ATP de esta temporada.

Por su parte, Sandgren, que fue el verdugo de Nico Kicker ya que, en la instancia anterior superó al de Merlo por 6-2 y 7-6(3), alcanzó de su primera semifinal de ATP. Su próximo rival será el croata Ivo Karlovic, quien eliminó al australiano Nick Kyrgios.

Por otro lado, Zeballos perdió con Jack Sock, tercer favorito, por 6-4 y 6-4 en los octavos de final.

Al mismo tiempo que jugaba Guido, se sortearon los cruces para el M1000 de Monte Carlo. La competencia empieza el 15 de abril y finaliza el 22 del mismo mes. El torneo será transmitido por las distintas señales de ESPN y por ESPN Play.

Con la presencia de Rafael Nadal como figura, justamente siendo el Nº1 del mundo, máximo favorito y dueño del récord histórico de 10 títulos con una de marca 63-4 en el Principado de Mónaco.

Rafa mordiendo su último titulo en Monte Carlo.

El español deberá esperar rival debido que empieza una ronda después, ingresando al cuadro por Bye. Debutará contra Aljaz Bedene o un clasificado.

 

Imagen mostrando como están arreglando la cancha para el comienzo del torneo.

Por el lado de los argentinos, quienes juegan el M1000 serán Guido Pella y Diego Schwartzman, desafortunadamente tendrán que eliminarse entre ellos en primera ronda.

Será duelo de argentinos en la primera ronda de Monte Carlo.

La única vez que se enfrentaron, fue victoria para Guido por 6-2, 3-6, 6-2 y 6-3 por la primera ronda del Roland Garros del año 2016.

Al igual que Roger Federer, Juan Martín Del Potro se bajó de la competencia por elección personal.

La Torre de Tandil volverá a las canchas cuando se juegue el M1000 de Madrid, seguirá por Roma y terminará su gira de polvo de ladrillo en el Grand Slam que se juega en París, Roland Garros que se disputará entre el 21 de mayo y el 10 de junio.

Los Patriotas tocaron el cielo con las manos

En el estadio NRG de Houston, Nueva Inglaterra se quedó con el Supertazón LI tras superar por 34-28 a los Halcones de Atlanta. Los conducidos por Bill Belichick estuvieron 28-3 abajo en el tanteador a mediados del tercer cuarto. Es el quinto anillo de campeón para el mariscal de campo Tom Brady, una leyenda viviente de este deporte. 

Todavía me cuesta encontrar las palabras correctas para comenzar este artículo. A medida de que avanzaba el partido, quien les escribe ya tenía en mente qué aspectos recalcar sobre el triunfo del mariscal de campo Matt Ryan y sus Halcones. Pero eso no pasó. Todavía no encuentro el cómo ni el porqué, es algo que simplemente pasó. Para que tomen dimensión de lo que aconteció hace instantes en el NRG de Houston, el hogar de los Tejanos en la NFL, los 31 puntos en fila conseguidos por los de Fóxboro pasarán a la historia dorada de este deporte como la mayor remontada en la ¡historia del Supertazón! Sí, y eso que hubo cincuenta ediciones anteriores.

Fueron 15 puntos de furia azul. Al iniciar el cuarto y último cuarto, Brady y Belichick ya estaban pensando en cómo afrontar el vestuario una vez consumada la caída… Bah, o eso pensé yo. Durante el encuentro me mantuve activo en Twitter y en uno de mis tuits remarqué que a Nueva Inglaterra jamás hay que darlo por muerto. Hasta allí, ningún inconveniente. Ya había pasado la primera mitad y el tan esperado show de Lady Gaga, uno de los momentos más esperados de la noche, principalmente para aquellos que no son adeptos al deporte de las diagonales. Al comenzar el tercer cuarto, los del estado de Georgia lideraban por 21-3. Estaban, para la gran mayoría, a tan solo una anotación sin respuesta de conseguir su primer corona en la Liga. Y pasó. Se pusieron 28-3, para dejar atónitos a los más de 72 mil espectadores que se acercaron al recinto mega tecnológico para ser testigos del partido más importante del año.

¿Qué podría salir mal para Atlanta con una ventaja de 25 puntos y con 20 minutos por jugar? Para muchos -incluido el autor de este artículo-, nada; para otros, llevarse un ‘susto’; algunos, pocos -si es que realmente se atrevieron-, una histórica remontada de los Pats… Bueno, me retracto: los que pensaron que esto podía pasar fueron los más fanáticos de Nueva Inglaterra, los que son capaces de seguirlos hasta Londres para verlos jugar en Wembley o Twickenham, o de congelarse en un partido ante los Cafés de Cleveland -el peor equipo de la Liga. Terminó con marca de 1-15 en la última temporada regular-. En fin, era un número minúsculo de ‘delirantes’ -así los veía en ese momento-, casi invisible ante nuestros ojos.

Cuando parecía que el Vince Lombardi se lo quedaba la escuadra dirigida por Dan Quinn, los campeones de la Conferencia Americana (AFC) despertaron y anotaron por triplicado, y sin respuesta del otro lado. ¿Resultado? Tiempo extra, el primero en la historia del Supertazón. Todo podía pasar. El volado, una tradición en el fútbol americano, clave para ambas franquicias. Y se lo llevaron los Patriotas, para extender aún más su racha positiva. Terminó siendo clave. Un par de jugadas ‘grandes ‘ de Brady para Julian Edelman, Chris Hogan y Martellus Bennett -sus tres principales aliados ante la ausencia del ala cerrada Rob Gronkowski- y ya se posicionaban en la zona roja del territorio enemigo. La última línea de este capítulo lleno de magia e idas y vueltas la escribió el corredor James White atravesando esas dos yardas que lo separaban de la zona de anotación.

A partir de allí, una mezcla de sensaciones invadió el campo de juego del NRG: por el lado de los Patriotas, algarabía, emoción y hasta sorpresa por el resultado; del otro, tristeza acompañada por llantos desconsolados. Nadie lo podía lo creer: Nueva Inglaterra, por dar vuelta un cotejo que ya los había condenado antes de la sentencia final; Atlanta, por perder la chance de obtener su primer título en la NFL… tras ganar 28-3 con un cuarto y medio por jugar.

En fin, quinto festejo de Tom Brady en la Liga. Lo mismo para Bill Belichick, su entrenador en jefe y principal socio en esta era dorada del elenco del estado de Massachussetts. ¿Alguien se atreve a bajar el pulgar si uno afirma que estamos en presencia de dos de hombres que pasarán a la historia grande de este deporte?

Párrafo aparte para los Halcones, quienes hoy desperdiciaron una oportunidad única y, para muchos, irrepetible. Yo no soy de esos que creen esto último. Es más, pienso que tendrán revancha rápidamente. No importará quién sea el rival. Pueden ser los mismísimos Patriotas o, tal vez, los Jaguares de Jacksonville. Eso es secundario. A mi entender, la única certeza es que el tridente compuesto por Ryan, el corredor Devonta Freeman y el receptor abierto Julio Jones tendrá un nuevo boleto para alcanzar el clímax en en la Liga. ¿Será en el Supertazón LII, en Minnesota? No lo sé, pero a este ritmo no parece que falte mucho para que lo logren.

 

Foto: Tom Brady, el arquitecto de este quinto anillo para los Patriotas de Nueva Inglaterra.

Crédito fotográfico: Newsday

 

Se terminó la cuenta regresiva: Patriotas y Halcones disputan el Supertazón LI

Esta noche, desde las 20:30 de la Argentina, Nueva Inglaterra (Conferencia Americana) y Atlanta (Conferencia Nacional) protagonizarán el partido más importante de la temporada en lo que respecta al mundo del fútbol americano. En juego estará nada menos que el título de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés). El escenario elegido es el NRG Stadium de Houston. Televisan ESPN y Fox Sports. 

A escribir el último capítulo. Para no quedar trunca, toda historia debe tener un final. Si es atrapante, mejor aún. Los encargados de escribirlo son los Halcones y los Patriotas, las dos mejores escuadras de la temporada 2016-17 de la NFL, una de las ligas que mayor cantidad de dinero mueve en el deporte mundial.

Este partido es, sin duda alguna, el más esperado por los fanáticos de los diagonales. Habrá más de 300 millones de estadounidenses prendidos a la televisión. Es el evento deportivo más visto del año en suelo gringo, lo cual explica la magnitud del hecho que estamos a horas de presenciar.

Todo termina en Houston, la ciudad de los Tejanos. Llegar a este domingo 5 de febrero fue el objetivo de 32 franquicias, pero solo dos lo consiguieron. Lo dos privilegiados son Atlanta y Nueva Inglaterra. Cómo llegaron y qué tienen para ofrecer en esta edición LI del Supertazón, a continuación.

Nueva Inglaterra y Tom Brady, un amor que parece no tener fin

La relación entre los Patriotas y el mariscal más famoso de la Liga está en su clímax, y no es para menos: una temporada magnífica en lo personal, título en el Este de la AFC y posterior obtención de la conferencia, tras vencer a los Acereros de Pittsburgh en el juego que definió al representante de la Americana en Houston. Desde que volvió en la semana 5, ante los Cafés de Cleveland, Brady perdió un solo partido. Fue ante los Halcones Marinos, en Fóxboro, un hecho que lo vuelve aún más extraño debido a la facilidad que tienen para ganar en casa los conducidos por Bill Belichick.

Los Pats concluyeron la temporada regular con marca de 14-2. ¿Quién fue su figura? Sí, Tom Brady. A diferencia de otros años, el jugador elegido en el draft (proceso de selección a jugadores universitarios) del 2000 no tuvo al ala cerrada Rob Gronkowski como principal aliado, debido a una lesión que lo afectó durante buena parte del calendario. En este caso fue el receptor abierto Chris Hogan quien apareció en escena, sorprendiendo a gran parte de los fanáticos de este deporte. La fórmula Brady-Hogan ha hecho estragos en las defensivas rivales. ¿Será un factor decisivo en la definición de este Supertazón.

En su camino al encuentro final, la organización que tiene a Robert Kraft como dueño tuvo que superar dos escollos más tras el 14-2 en la temporada regular: primero, en el juego divisional, ganándole 34-16 a los Tejanos de Houston. Luego, 37-16 frente a Pittsburgh.

Atlanta, un equipo que gira en torno a Matt Ryan, Julio Jones y Devonta Freeman

Son ellos. Un mariscal de campo (Ryan), un receptor abierto (Jones) y un corredor (Freeman). Sí, tres nombres que llevaron a los del estado de Georgia a quedarse con la gloria en la NFC. Su último escollo fueron los Empacadores de Green Bay, equipo al cual vapulearon por 44-21. Con Dan Quinn como entrenador en jefe, los Halcones se consolidaron con el correr de los partidos, pero siempre con los tres hombres mencionados como brújula. Ellos han convertido a su ofensiva en la mejor de la Liga, algo que cobra mayor importancia al tener a la mejor defensiva del otro lado del campo de juego en este cruce definitorio. ¿Podrán dar el golpe e imponerse ante Devin McCourty, Dont’a Hightower, Malcolm Butler y compañía?

Para llegar al último partido de la Liga, Atlanta debió sortear con éxito dos paradas de altísima complejidad en los playoffs: en el juego divisional, 36-20 ante Seattle. Una semana más tarde, el ya mencionado 44-21 sobre la escuadra de Wisconsin.

Predicción: Nueva Inglaterra por 7. ¡Qué difícil! Pronosticar este partido es más difícil que adivinar qué número saldrá en la lotería de este domingo. ¿Y si jugamos al Quini en vez de intentar adivinar qué pasará entre Patriotas y Halcones? Sería más fácil, ¿no? El inconveniente radica en que Salimos a la cancha es un medio que se dedica a analizar hechos deportivos, no apuestas. El duelo de esta noche será un auténtico tiroteo entre Brady y Ryan. Se lo llevará el primero de ellos por dos motivos: mayor calidad y experiencia en esta clase de encuentros.

 

Nueva Inglaterra y Atlanta, los protagonistas del Supertazón LI

En una jornada dominical que pasará a la historia por lo que hubo en juego, Patriotas y Halcones aseguraron su lugar en la cita más importante de este deporte tras vencer a Acereros (36-17) y Empacadores (44-21), respectivamente. El partido decisivo se celebrará el domingo 5 de febrero, en el estadio NRG de Houston, el hogar de los Tejanos. ¿Quién levantará el trofeo Vince Lombardi? (más…)

El paso previo y obligatorio rumbo al Supertazón

Este domingo, en una jornada que marcará un antes y un después en la temporada 2016-2017 de la Liga Nacional de Fútbol (NFL, por sus siglas en inglés), se definirán las finales de conferencia. En primer turno, a las 17:05 de la Argentina, la definición de la Nacional (NFC) entre los Halcones de Atlanta y los Empacadores de Green Bay; luego, a las 20:40, Patriotas de Nueva Inglaterra y Acereros de Pittsburgh estarán a cargo del cruce decisivo en la Americana (AFC). El 5 de febrero, en el estadio NRG de Houston, la fiesta máxima de este deporte. 

No será un día más. ¿Alguien lo duda? Faltan poco más de 24 horas para conocer cuáles serán las dos franquicias que dirimirán entre sí la edición LI del Supertazón, el evento más importante del fútbol americano, ya sea a nivel profesional o colegial. No hay nada como jugar ese partido. Y los jugadores lo saben bien. Hoy, a horas de que empiece el antepenúltimo show del año, quedan tan solo cuatro equipos en carrera: Halcones y Empacadores, por la Conferencia Nacional; Patriotas y Acereros, por la Conferencia Americana. Los cuatro merecen estar aquí, desde Atlanta hasta Pittsburgh. Veremos dos partidos de altísima intensidad que, si todo sale como asoma en la previa, se definirán en los instantes finales. Extender su periplo en la Liga, el anhelo de las cuatro organizaciones más poderosas en el presente.

Patriotas de Nueva Inglaterra – Acereros de Pittsburgh: ¡Vaya partido en el estadio Gillette de Fóxboro! Por un lado, el mariscal de campo Tom Brady y el entrenador en jefe Bill Belichick, dos leyendas vivientes de este deporte e ídolos de la afición que mañana intentará hacer pesar la localía; del otro, Ben Roethisberger -uno de los principales ‘rivales’ de Brady en los últimos años-, Le’Veon Bell, Antonio Brown y James Harrison, uno de los mejores defensivos de la NFL.

Si uno lo piensa en una fracción de segundo, tal vez se le cruce a Nueva Inglaterra como principal opción para llegar al Supertazón y, por qué no, quedarse con la gloria en dicho espectáculo. El principal dilema para los Pats pasa por quiénes estarán del otro lado: Pittsburgh, con Mike Tomlin a la cabeza, ha tenido un buen cierre de temporada regular y un inicio de postemporada que ha dejado boquiabierto a varios. En el juego de comodín, en su propio Heinz Field, apalearon a los Delfines de Miami, de buen año con Adam Gase como mandamás. Una semana más tarde, cuando muchos creían que sería el final de su travesía, dieron la sorpresa al eliminar a los Jefes de Kansas City, ¡y nada menos que en el mítico Arrowhead! Dicho esto, ¿todavía siguen creyendo que será fácil la cuestión para los Pats? Está claro que ellos son los favoritos, y no solo por la localía. Son mejores que su rival en casi todos los aspectos, pero nunca hay que descartar a los Acereros. Nunca.

Jugadores a seguir: Tom Brady, Martellus Bennett, Dont’a Hightower y Devin McCourty, por los Patriots. Ben Roethlisberger, Le’Veon Bell, Antonio Brown y James Harrison, por los Acereros.

Predicción: Nueva Inglaterra por 3.

Halcones de Atlanta – Empacadores de Green Bay: ¡Juegazo en el Domo de Georgia! Una final de conferencia, ante su propios fanáticos y en la última función que verá la histórica casa que han tenido desde 1992, año en el que se terminó la construcción de este recinto que pronto será demolido para dar paso al estadio Mercedes-Benz, una de las obras maestras que tendrá los Estados Unidos en cuanto a tecnología, infraestructura y comodidades.

En cuanto al partido en sí, predecirlo es más difícil que jugar al ajedrez sin tener experiencia. ¿Alguien puede decir con certeza quién saldrá airoso?… El que lo esté, dígalo. Lo que sí es cierto es que será una auténtica balacera. Matt Ryan, por el lado de los dueños de casa, y Aaron Rodgers, principal exponente de los de Wisconsin. Dos hombres que edificaron un legado, que fueron año a año superándose y haciéndose conocidos en la esfera deportiva en general, no solo en lo que respecta a los emparrillados. ¿Cuál será la clave del éxito? Las defensivas. La que pueda presionar con mayor eficacia al mariscal rival, será la que quedará a un paso de la gloria.

Jugadores a seguir: Matt Ryan, Devonta Freeman y Julio Jones, por los Halcones; Aaron Rodgers, Randall Cobb y ¡Mason Crosby, el pateador!, por los Empacadores.

Predicción: Empacadores por 3.

Los detalles en limpio, aquí:

Finales de conferencia (domingo 22 de enero):

AFC:

A las 20:40: Patriotas de Nueva Inglaterra – Acereros de Pittsburgh, en el estadio Gillette de Fóxboro

NFC:

A las 17:05: Halcones de Atlanta – Empacadores de Green Bay, en el Domo de Georgia

 

Foto: Los mariscales de campo Tom Brady (Patriotas), de cara a la cámara, y Ben Roethlisberger (Acereros), de espaldas, otra vez frente a frente. Nueva Inglaterra o Pittsburgh: ¿Quién representará a la AFC en el Supertazón LI?

Crédito fotográfico: 12UP

 

Golden State Warriors aplastó a los Rockets

En el Oracle Arena se terminó el trámite para los Warriors. El equipo de Steve Kerr, nuevamente sin Stephen Curry, pero con una espectacular actuación de Klay Thompson, 27 puntos, humilló ayer a Houston 114 a 81 en el quinto partido de la serie. De esta manera se convirtió en el segundo semifinalista de la Conferencia del Oeste y espera por su rival que saldrá de la eliminatoria que lidera Portland Trail Blazers 3 a 2 sobre Los Ángeles Clippers.

Golden State definió el juego en el primer cuarto, que finalizó 37 a 20. A partir de allí fue un concierto de los de Oakland dirigido por Thompson, muy efectivo de la línea de tres con 7 de 11 intentos, y acompañado por Shaun Livingston, que terminó con 16 puntos y un impresionante 87% de tiros campo con 7 de 8. Muy destacable es lo del base suplente, que en ningún momento le pesó la difícil tarea de reemplazar a Curry. Además, Draymond Green tuvo un gran encuentro con 15 unidades, 9 rebotes y 8 asistencias.

Para Houston el partido fue una completa pesadilla. No encontró la manera de volver al juego luego de ese fatídico primer parcial. La mala puntería y los malos rendimientos individuales primaron en el equipo de Texas. Dos de los baluartes de los Rockets, Trevor Ariza y Dwight Howard, tuvieron una noche para el olvido. El alero anotó 2 puntos, metió solo uno de los 8 tiros que intentó, mientras que el pivot terminó con 8 puntos. Los 35 puntos de James Hardem fueron un aspecto anecdótico de la jornada debido a que en ningún momento sirvieron de ayuda para acercar en el marcador su equipo.

Los comandados por Steve Kerr fueron, al igual que el año pasado, los verdugos de los Rockets, pero en aquella ocasión fue en la Final de Conferencia la instancia en la que chocaron. Ahora los Warriors tendrán que esperar para saber si Portland se convierte en su rival o si los Clippers le ponen suspenso y estiran la serie hasta el séptimo juego.

Los Rockets consiguieron un agónico triunfo frente a Golden State

Con un doble de James Harden – figura con 35 puntos – en los últimos 3 segundos del partido, Houston se quedó con una trabajosa victoria por 97 a 96 frente a los Golden State, otra vez sin Stephen Curry, y de esta manera logró el primer punto de la serie para los de Texas en el Toyota Center. Con este triunfo, los Rockets achican la diferencia y ponen la eliminatoria de primera ronda de la Conferencia del Oeste 2 a 1.

Luego de terminado el primer cuarto 31 a 18 en favor del equipo de Harden, se podía imaginar una victoria más tranquila para Houston, debido a que había dominado tanto en ataque como en defensa a los Warriors, que extrañaron más que nunca a Curry. Además, los dirigidos por Steve Kerr, no contaron con una buena actuación de Klay Thompson, quien anotó 17 unidades, pero de manera sorpresiva, erró los siete tiros de tres puntos que intentó.

Pero el vigente campeón a través de un gran partido del pivot Marreese Speigths, anotó tres tripes en el segundo cuarto y finalizó con 22 puntos, y de Shaun Livinsgton, reemplazante del MVP de la temporada pasada, mantuvieron en juego a Golden State y finalizaron la primera mitad 55 a 48 abajo, cuando llegó a estar en desventaja por 16.

A partir del tercer período, los de Oakland comenzaron una increíble levantada comanda por Livinsgton, que terminò con 16 puntos, sobre unos Rockets que bajaron su nivel, y estuvieron a nada de llevarse una increíble victoria de visitante por los dos puntos de Ian Clark, quien marcó 11 tantos como relevo, en los últimos 7 segundos. Pero Harden, con mucha frialdad, condujo ese ataque final para darle el triunfo a Houston.

El domingo 24 de abril se enfrentaren nuevamente en el Toyota Center y se sabrá si los Rockets vuelven a sorprender a los Warriors con otra victoria que iguale la serie o si Golden State, con la vuelta de Stephen Curry, regresa al Oracle Arena para sellar su pase a semifinales de la Conferencia del Oeste.

error

Seguinos!