penales

Luis Ardente dejó San Martín a pasos de una década interrumpida

El histórico arquero del conjunto sanjuanino decidió no continuar en la entidad de Primera Nacional. Las condiciones contractuales culminaron en junio, y el club despidió a una referencia de los últimos años.

«Este momento que nunca imagine pero podía pasar, después de 9 años viviendo momentos hermosos, inolvidables y siempre juntos!! Me toca decir adiós!! Adiós a un club que empecé a querer y que hoy en día puedo decir que está en mi corazón».

Tal fragmento es solo una conclusión social, porque en nueve años consecutivos, el portero transcurrió por varias etapas. La mayoría de ellas, destinadas en el ascenso, y en un par de ocasiones, a la máxima categoría del fútbol argentino.

Allá por julio del 2009 las aspiraciones se desligaban de Tigre. El equipo que lo vio nacer, veía realizado el proceso de adaptación, que en su continuidad fue contundente en San Martín.

Iniciando la suplencia de Luciano Pocrnjic, Luis Emanuel Ardente, reestableció la titularidad absoluta tras un año, producto de la lesión del mencionado portero, y desde ese entonces, revitalizó las virtudes bajo la valla del “Verdinegro”.

A su vez, ejerció una dinámica pocas veces pronunciada en el puesto. Convirtió quince tantos de penal,  y en el lapso de nueve temporadas, pasó a ser el guardameta con más partidos oficiales en 232 encuentros, relegando a Cesar Monasterio (218). Por otra parte, se transformó en el tercer futbolista con mayores compromisos con el conjunto del interior, siendo Rolando Rodríguez, la consolidación en la temática en 319 presentaciones.

Rusia se despertó del sueño y volvió a la realidad

En el último partido por los cuartos de final, jugaron un gran encuentro Rusia y Croacia en el estadio Olímpico de Sochi. Cuando parecía que el partido se inclinaba para Luka Modric y compañía, en el cierre del tiempo extra apareció otra vez por pelota parada, Mario Fernándes dejando todo igualado. Tras la tanda de penales, los croatas eliminaron a los locales para ponerle fin a la aventura rusa.

En el primer tiempo ambos equipos se tuvieron respeto, atacando por la vía aérea y las combinaciones ofensivas que no lograban lastimar.

Hasta que, a los 31 minutos del PT, Cheryshev hizo un golazo de otro partido combinando dos paredes con Dzyuba y sacando un latigazo de afuera del área al ángulo de Subašić.

Y uno pensaría que sería un golpe para los dirigidos por Zlatko Dalić, pero, todo lo contrario. a partir de allí se prenderían en el duelo y que, a través de sus individualidades llegó al empate. Un desborde de Mandzukic, un oportuno cabezazo de Kramaric y una floja reacción defensiva fueron los factores que determinaron el 1 a 1 antes de que llegue el descanso.

En el complemento, Croacia empezaría más fuerte y el que tuvo chances de romper la paridad.  Perisic tuvo una muy clara donde la dominó con el pecho sacó un remate de media vuelta, pero el balón pegó en el palo.

El enfrentamiento seguía igualado y debían jugarse 30 minutos más. El equipo capitaneado por Luka Modric, logró marcar y estar el 2 a 1 a través de otra pelota parada. El volante del Real Madrid lanzó un centro preciso, y de cabeza, Vida puso arriba a su país.

Aunque la historia no quedaría así porque cuando se bajaba el telón, convierten una falta cerca del área de Subasic, Dzagoev, aquel que se desgarró en el partido inaugural, envió un centro al área rival y Fernandes celebró el empate a 5 minutos del final. Al igual que en los cuartos de final, ambos tuvieron que recurrir a los penales para seguir con vida, aunque en este caso hubo lugar para uno solo.

Aquellos que tuvieron los nervios más controlados y que cuentan con mayor categoría y experiencia en momentos limites fueron los que sacaron victorioso a Croacia y, de esta manera, se termina el sueño ruso de seguir haciendo historia, sin dejar de lado y reconocer que hizo un gran mundial.

 

 

Por apenas 12 pasos

Tras el empate en 0 en los 120 minutos, Gremio le ganó a Independiente 5-4 por penales en el Arena Do Gremio para adjudicarse la Recopa Sudamericana y su 6° título internacional en su historia.

El corazón rojo habrá dado de qué hablar ante lo vivido: 79 minutos luchando con un hombre menos en los que se debe incluir una prorroga ante la igualdad en los 90, un travesaño, tapadas de su arquero uruguayo, todos los condimentos vividos en el Arena Do Gremio con la Recopa disputada por ambos campeones sudamericanos en 2017. Para lamento del conjunto argentino, el final no fue ideal aunque la entrega, el corazón y el esfuerzo fueron para destacar y congratular ante la batalla vivida.

Fueron los locales quienes pegaron fuerte de entrada: a los 7, Everton quedó mano a mano con Martín Campaña a quien eludió y, tras una pequeña demora, su definición terminó siendo salvada en la línea por Fernando Amorebieta reivindicando aquella imagen negativa del venezolano responsable de un mal pase para aquel tanto de Luan.

Respuesta rápida del «Rojo» que a través de Fernando Gaibor lo habilitó a Leandro Fernández que en las cercanías al área probó suerte de primera y su remate fue tapado por Marcelo Grohe. Aunque los brasileros volvieron a insistir para ya más tarde adueñarse del primer tiempo tapando todo tipo de llegada visitante: un cabezazo en forma de asistencia lo colocó a Luan a una definición de cambiar la historia, sin embargo, su tiro pasó cerca.

Para comenzar a calentar un encuentro más que trascendental como lo es una final, el VAR se hizo presente y nuevamente para castigar a los de Avellaneda. Tras un despeje de Amorebieta, su pierna terminó rozando el pecho de Luan dejándolo arrojado en el suelo; la discusión y masificadora protesta culminó en que el árbitro Enrique Cáceres delegue a la tecnología y como deliberación expulsó al marcador central venezolano dejando con 10 a los dirigidos por Ariel Holan como en el choque de ida con Emanuel Gigliotti.

La polémica del primer tiempo, la expulsión a Amorebieta ¿fue correcta?:

Lo curioso es que previo a ello, hay offside del extremo al cual Tite lo sigue para su selección en el momento que parte un pelotazo en defensiva que no fue vista en la evaluación de la misma. Nobleza obliga, el VAR no tiene como regla revisar casos de posición de adelanto, solamente goles, penales, infracciones que conlleven a una expulsión y confusión de identidad.

En el complemento, las presencias de Jorge Figal y Martín Benítez  iniciaron el mismo en lugar de Diego Rodríguez y Leandro Fernández, para así quedar si un delantero de referencia, algo similar a lo vivido la semana pasada en el Estadio Libertadores de América.

Nuevamente predominó el dominio tricolor mientras los de Holan debían resguardarse en defensiva a la espera de un contraataque letal. Aunque también, los azulnegros no puedieron batir ese bloque defensivo por casi todo el segundo tiempo sumado a su falta de ideas colectivas. Silvio Romero hacía su presentación de manera internacional tras su debut ante Temperley el sábado pasado ingresando por Jonathan Menéndez en la última variante del Rojo. El más destacadode este último, por entrega y esfuezo, fue Nicolás Domingo.

Finalmente, el partido se fue a tiempo extra ante la sequía de situaciones y la paridad en 0 -global 1 a 1-. La presión ofensiva de Gremio persistió y pudo llegar a convertir en una conexión entre los ingresados como suplentes: Maicosuel envió el centro desde el sector derecho y Jael con la frente rompió el travesaño con su cabezazo en 6 minutos de la primera parte del alargue.

En el segundo, el cansancio de Fabricio Bustos hizo que dejara la cancha y lo reemplazace Jonas Gutierrez. Al instante posterior a ello, el tiro libre ejecutado nuevamente por el delantero brasilero antes mencionado se desvió en el camino y con suspenso fue tapado por Campaña. Los minutos pasaban e Independiente estaba acorralado en su área mientras llovían centros por todos los costados. A pesar de ello, un cabezazo de Alan Franco tras el córner pudo convertirse en gol si alguno hubiera podido empujarla en lo que fue el sobresalto visitante. Maicosuel tuvo la oportunidad de ganarlo en un mano a mano pero el charrúa se lo impidió.

Y como si fuera poco, el espectáculo merecía que todo se defina desde los 12 pasos, esto terminó ocurriendo. La hora de los «1» se hacía presente y así fue para Marcelo Grohe. En el momento indicado, tapó y en complicidad con el travesaño la última ejecución de Martín Benítez para finalmente gritar campeón en su estadio y llegar a su 6° título internacional en su historia.

Cerca ha quedado Independiente de igualar a Boca en 18 títulos internacionales aunque tendrá revancha meses más adelante cuando dispute la Suruga Bank. El próximo domingo desde las 17hs recibirá a Banfield, sin embargo y en su cabeza, deberá estar presente su debut en la Copa Libertadores cuando el jueves 1° de marzo visite a Deportivo Lara de Venezuela desde las 21:15hs en lo que será el comienzo hacia una nueva búsqueda por ampliar su vitrina de titulos internaciones y más aún de la 8° Libertadores.

El momento donde Gremio se consagraba campeón de la Recopa:

Rosario Central le ganó a Lanús por penales

El equipo de Leandro Fernández se impuso en la definición decisiva con el tiro de Andrés Lioli. En el Granate, Vera y Tallher fallaron el disparo. El juveniúltimos Delmonte había adelantado al conjunto del Sur en el partido y Marco Ruben lo igualó, todo en la segunda mitad.

En el primer tiempo Lanús planteó la tenencia de pelota que en los primeros instantes se vio interferida por la presión que Central ejerció en el mediocampo. La idea del Granate prevaleció más y el ritmo del trascurso se adaptó a lo que plasmó el conjunto de Ezequiel Carboni. El juego asociado y la coordinación en todos los sectores de la cancha le permitieron al equipo desdoblar a la media cancha del conjunto rosarino para poder acceder al ataque sin tanta oposición. El Canalla alternó su funcionamiento que llevó a Néstor Ortigonza a perder el poder de juego que pasaba por sus pies en la mayoría de los progresos que el equipo realizaba.

Lanús continuó con la idea del pase exacto y la incorporación de laterales al ataque que solo tuvo a Leonel Di Placido como principal estandarte para aumentar las posibilidades de concretar alguna jugada de peligro. En el último cuarto de hora el equipo de Carboni se empecinó con el manejo de pelota y eso le sirvió a Central para adelantarse algunos metros al campo rival.

Una de las pocas aproximaciones la tuvo el conjunto de Leandro Fernández a través de una protección de Luis Fernández que tras enviar el centro encontró a Fernando Zampedri y el delantero cabeceó de forma desafortunada en la puerta del área chica. Los rosarinos aprovechaban las desatenciones propias del parate de pretemporada y el Granate terminaba el primer capítulo con un sólido traslado de pelota.

En la parte complementaria el Canalla se opuso y obtuvo la posesión de pelota dejando sin alternativas de juego a Lanús que con el correr de los minutos empezó a cometer errores defensivos impropios a la forma de jugar que el equipo quiso llevar a cabo en el primer tiempo. Este punto fue fundamental para que Central domine el ritmo del partido con la aparición de los volantes más desequilibrantes. El equipo de Fernández no tuvo que depender de Ortigoza en los avances al arco de Nicolás Avellaneda.

A los 18, Matías Suarez se generó el espacio en el área y tras recibir el pase finalizó la jugada con una media chilena que fue intervenida por Ledesma al tiro de esquina. De ese córner, Tomas Delmonte se llevó la marca y conectó el esférico con un cabezazo que dejo sin reacción al arquero. Lanús pasó al frente en el marcador pero el equipo rosarino no resignó sus ansias y mantuvo la capacidad para doblegar a la defensa del Granate.

Al minuto 26 Ortigoza recibió un despeje cerca del área, ejecutó un pase exacto para Zampedri y el delantero habilitó a Marco Ruben que con lo justo llegó a empujar la pelota al arco de Avellaneda. El empate llegó en un momento clave del encuentro y Central redobló la apuesta para definir el partido. A cinco del final, Zampedri protagonizó la última acción clara para convertir luego de un cabezazo que fue desviado por el arquero de Lanús. Los últimos instantes mostraron el cansancio de ambos equipos y la definición por penales determinó al ganador.

 

Desde los doce pasos Lucas Vera y Nicolás Tallher no convirtieron por el lado de Lanús mientras que Maximiliano González malogró su tiro para Rosario Central. En el penal decisivo Andrés Lioli concretó su disparo y el Canalla se llevó la Copa Schneider por 8-7.

¡Salta Boca!

En el estadio Padre Ernesto Martearena, ubicado en Salta, Boca Juniors enfrentó a Banfield en el contexto de un partido amistoso. El partido termino 1-1 con goles de Sperdutti del lado del «Taladro» y Cardona del lado «Xeneize». Luego el partido se lo llevó el combinado azul y oro por la tanda de penales.

El encuentro comenzó con lujos de Gago a la hora de manejar y hacer jugar el balón. Pese a su calidad, el campeón fue sorprendido desde el inicio, dado que a los cinco minutos, Sperdutti clavó un golazo de tiro libre, rematando por encima de la barrera. Rossi estaba en el otro palo y no llegó, ademas de su lenta reacción.

El conjunto de La Ribera intentó con un Cardona lento de velocidad pero rápido de cabeza. Tambien probó con Pavón desbordando por las bandas, pero nada podían hacer ante un Arboleda que se encontraba muy bien parado en cada pelota. A los 17´ el arquero del elenco de Julio César Falcioni le atajó un mano a mano al «7» del equipo de Guillermo Barros Schelotto.

El choque continuo y el actual ganador del último torneo de la Argentina no pudo manejar el balón, perdió muchas bochas durante el primer tiempo. A los 44´ hubo una discusión que llevó a Benedetto y Civelli a los manotazos y Gago se metió llevándose del cuello al defensor del conjunto del sur de la ciudad de Buenos Aires. El árbitro, solamente amonesto al defensa central.

Ya en el segundo tiempo, la cosa pareció seguir igual, ya que Banfield manejaba la pelota y Boca siguió bastante impreciso. Los dirigidos por los Mellizos tardaron demasiado en ser profundos a la hora de atacar. Perdiendo 1 a 0, realizaron su primera chance de gol a los 77´, luego de un centro de Espinoza para el «Pipa» Benedetto, quien cabeceó y el esférico pasó rozando el poste. Minutos más tarde hubo un pase al hueco de Gago para Pavón y, como en la primera parte, Arboleda salvó al «Taladro».

El encargado de impartir justicia decidió agregar cinco minutos más. Faltando tan soló 3´ es mal expulsado el pibe Linares, quien segundos antes realizó su debut en la primera de su equipo.

Los segundos pasaban y parecía que el enfrentamiento se lo llevaba el equipo de Zona Sur. Hasta que a los 96´ Cardona saca un derechazo desde afuera del área y la clavó al angulo izquierdo del portero para poner el empate e ir a los penales.

En los tiros desde los doce pasos lo ganó Boca por 4 a 2. Para el campeón convirtieron Cardona, Bou, Fabra y Gago. Del lado de Banfield patearon Gómez (Rossi le atajó el penal), Bettini (su remate pegó en el travesaño), Civelli (metió el primero) y Rodríguez (convirtió el segundo gol desde los doce pasos).

Con muchas dudas, pero hizo los deberes

A duras penas, Independiente derrotó por penales a Deportivo Camioneros y avanzó de ronda en la Copa Argentina. En los 90 minutos de juego no se sacaron ventaja y terminaron 0-0; en la tanda de penales apareció Campaña y salvó la ropa del conjunto rojo.

El Independiente de Holan llegaba en alza tras 10 partidos invicto y ganarle el clásico a Racing el último domingo. El técnico tuvo la idea de probar un equipo alternativo para foguear algunos juveniles y darle rodaje a los suplentes, pero casi le cuesta la eliminación.

Por su parte, Camioneros, con la particularidad de haber sido fundado hace 8 años por Hugo Moyano, actual presidente rojo, llegaba de punto al partido, al menos en la previa. Una vez que la pelota empezó a rodar, ambos equipos estuvieron a la misma altura y no hubo ventajas.

El desarrollo del juego fue lento, cortado y muy aburrido. Hubo tan solo un puñado de jugadas claras a lo largo de los 90 minutos.

Lo concreto fue que Camioneros no dio el brazo a torcer. Logró aguantar el empate hasta el final y de esta manera llevó el encuentro a la tanda de penales. Ahí corrió siempre de atrás y se topó con la imponente figura de Martín Campaña, uno de los mejores arqueros del fútbol argentino. El golero uruguayo contuvo dos penales a lo largo de la definición y fue el gran responsable de depositar a Independiente en los 16avos de final de la Copa Argentina.

A puro sufrimiento y bordeando el papelón, Independiente hizo los deberes. Eliminó a Camioneros y clasificó a la siguiente fase. El partido de esta noche le va a servir a Holan para no volver a confiarse contra rivales más débiles y para darse cuenta que el equipo suplente es muy inferior al titular.

La polémica

Lo mejor de Independiente se vio en los primeros 10 minutos de juego. A Camioneros le costaba ordenarse y el equipo de Holan manejaba la pelota. En ese momento, Leandro Fernández le filtró un gran pase a Lucas Albertengo, que definió de buena manera pero no alcanzó para que la pelota ingresara al arco… ¿O sí?

La curiosidad

Independiente y Deportivo Camioneros están emparentados dirigencialmente. Hugo Moyano, presidente del rojo, es el fundador del club verde. Por su parte, Pablo Moyano, hijo de Hugo, es vocal en Independiente y actual presidente de Camioneros. Por si algo faltaba, Facundo Moyano, hijo de Pablo, formó parte del banco de suplentes de Camioneros. Insólito.

Foto – Goal.com

Boca ya está en semifinales después de un partido para el infarto

Llegó el día en el que se define al semifinalista entre Boca y Nacional, el tan esperado “duelo entre tricampeones del mundo”. Un choque digno de dos equipos gigantes en el continente, y un historial además muy parejo.
Pasaron apenas cuatro minutos para ver la primera situación clara del partido. La tuvo Boca con un centro de Pavón que luego de varios rebotes, Tévez intento empujar la pelota a la red pero Conde lo impidió con una gran atajada. El Xeneize tuvo flashes de buen juego hasta aproximadamente el primer cuarto del encuentro, con una buena presión y teniendo dos ataques claros. Pero poco a poco se fueron apagando, Nacional se recompuso y, manteniendo la calma, se adueñó del partido. Hasta que a los 20 minutos, un ataque manejado por Sebastián Fernández, la figura de el Bolso, terminó en gol en contra de Daniel Diaz, tras un centro de Barcia.
El equipo argentino no pudo volver al partido, golpeado por el gol, no encontraba juego y recién en el último cuarto del primer tiempo volvió a generar más situaciones. Un gran desborde de Pavón a los 35 minutos, siguió con un centro para que Andrés Chávez remate de cabeza pero no fue gol de milagro. Boca tuvo jugadas para empatarlo, pero Nacional fue más eficaz. Además Marcelo Meli, el más enchufado en el mediocampo Xeneize, salió lesionado tras un choque con su compañero Pablo Pérez y dejó su lugar para que ingrese Federico Carrizo.
La segunda mitad inició con Boca decidido a mejorar la imagen dada en la primera parte, volcado al ataque y más preciso en los pases, pero siguió sin generar jugadas claras. Nacional volvió a aparecer recién a los 63 minutos con un ataque comandado por Romero que remata pero despacio y Orión lo contiene fácilmente.
Parecía que se le ponía todo en contra al Xeneize, sobre todo cuando Chávez tuvo que salir a los 68 por una repentina lesión y en su lugar ingreso Sebastián Palacios. Pero cuatro minutos después, un pase largo perfecto de Jara puso a correr a Cristian Pavón, quien remató y puso el 1 a 1 para que La Bombonera explote y el mismo delantero festeje desenfrenado su gol, a tal punto de que debió ser expulsado por haberse sacado la camiseta, a lo que luego reconoce que en el medio de la locura “se olvidó” de su anterior amonestación.
Con el gol el partido cambió completamente, con Boca dominando a Nacional, quienes tuvieron que mandar a su goleador Nicolás López al campo de juego para buscar ganar la serie. Pero todo terminó en un empate 1 a 1 para agregarle aún mas suspenso a la noche e ir a la tanda de penales.
Los tiros desde los doce pasos fueron no aptos para cardíacos, pero Boca logró pasar a semifinales luego de haber estado casi eliminado. Tévez y el Cata Díaz convirtieron sus penales, e inmediatamente Conde, el arquero bolso, tapó los remates de Pablo Pérez e Insaurralde. Pero Agustín Orión se vistió de héroe atajando dos penales para alargar la tanda hasta la “muerte súbita”. Y a falta de milagros, el mismo Orión contuvo un remate más, siendo la enorme figura del partido, para que luego Federico Carrizo meta el tiro decisivo para un 4 a 3 en los tiros desde el punto del penal y desate la locura de los hinchas de Boca.
La definición fue para el infarto, pero Boca pudo clasificar a semifinales de la Copa Libertadores, con un Agustin Orion como la enorme figura, tapando tres penales seguidos. Tevez, el Cata, Fabra y Carrizo la metieron… Para Nacional, Conde atajo dos penales.
Ahora los Mellizos tienen un parate muy importante para pulir el equipo, esperando por un rival en la semifinal luego de la Copa América Centenario. Habrá que esperar lo que suceda entre Atlético Nacional y Rosario Central.

El gol del Cata Díaz en contra para el 1 a 0:

El tanto de Pavón para el empate de Boca:

La infartante tanda de penales y el pasaje de Boca a semifinales:

A Unión no le sobró nada

El equipo de Madelón tuvo que sufrir más de la cuenta para sobrepasar su primer escalón en la Copa Argentina. Si bien en la previa se esperaba un triunfo holgado del Tatengue por como llegaba cada uno de los equipos al debut de la copa, terminó siendo empate y pudo haber sido victoria para cualquiera de los dos conjuntos.

En el primer tiempo se notó la diferencia de categoría entre uno y otro equipo. El Rojiblanco se fue al descanso en ventaja por un tanto de Ignacio Malcorra de penal, luego de una clara mano de un defensor panaraense dentro del área.

En esos primeros 45 minutos el Tate fue dominador del partido y pudo haber ampliado la diferencia, pero no estuvo fino a la hora de la definición. Malcorra erró un gol hecho abajo del arco cuando el arquero ya estaba vencido. Más tarde, Acevedo remató desde afuera del área y la pelota rozó el palo izquierdo del arco de Ruggiero.

Mientras tanto el conjunto de la B Nacional apostaba a la pelota parada como vía para llegar con peligro al arco de Nereo y estuvo cerca por medio de un tiro libre de Ecker que fue desviado por el golero santafesino.

En el complemento se vio otro partido. El ingreso de Alzogaray le cambió la cara a Atlético. La movilidad del recién ingresado y el oportunismo de Noir inquietaron a una defensa tatengue que  estuvo muy dubitativa.

Fue así que llegó el empate. Una excelente jugada colectiva entre Noir, Ecker y Alzogaray, culminó con la definición de este último ante el achique de Fernández.

El empate fue un baldazo de agua fría para Unión, que sintió el impacto y Atlético estuvo cerca de aprovecharlo en contragolpes pero falló en la culminación de las jugadas.

Faltando poco para el final, le anularon mal un gol a Riaño que podría haber cambiado el desenlace del partido. Los últimos minutos el equipo panaraense se dedicó a defender el empate y a apostar a la loteria de los penales. En tanto, el Tatengue nunca pudo quebrar una defensa que se cerró muy bien.

Los penales llegaron y la suerte estuvo del lado de Unión. Nereo le atajó con sus pies un penal a Galli y luego Machado en el último y decisivo lanzamiento desde los doce pasos estrelló su disparo en el poste.

El Rojiblanco sufrió pero pasó y ahora esperará rival, que saldrá del partido entre Quilmes y Unión Aconquija de Catamarca.

error

Seguinos!