Tevez

Alan Aguerre, ausente por noventa días

El arquero titular se luxó el hombro y no podrá ser tenido en cuenta para lo que resta del semestre. En el cruce con Carlos Tevez, se produjo la dificultad que posterga su trascendencia al siguiente campeonato. No se descarta una intervención quirúrgica.   “La jugamos los dos, él va con la mano y yo con el pie”, describía el delantero de Boca al ser consultado por la acción que dejo postrado al portero en el césped del Marcelo Bielsa. Por las imágenes, se apreció el estado débil de uno de sus hombros, y rápidamente la asistencia médica advirtió su salida del campo para intercambiar el puesto con Ramiro Macagno.   Luego, se realizaron los exámenes correspondientes y la especificación dio por concreta la luxación en el hombro derecho del futbolista. Tal malestar, requerirá de la implementación de un yeso por varios días.   Lo cierto, es que la relegación en los tres caños demandará aproximadamente noventa días, siendo segura su vuelta en el consiguiente campeonato de la primera división.     Foto: Newells Old Boys

Atlético Paranaense derrotó a Boca con una descollante labor de Ruben

El once comandado por Tiago Nunes goleó al de Gustavo Alfaro en condición de local por 3 a 0 con tres tantos de Marco Ruben. De cara a la fecha tres, el conjunto argentino puede quedar tercero si Tolima vence a Wilstermann en Colombia.

         

 

Durante la primera parte, las intenciones de Boca sobre el desempeño de Paranaense, marco una instancia del partido, que relego a ambos en la ofensiva y la disputa por prolongar la posesión. En ese sentido, el equipo de Gustavo Alfaro supero al rival y en diferentes ocasiones, lo replegó para condicionar la firmeza defensiva que tuvo a Darío Benendetto como receptor principal en un envió preciso de Sebastián Villa que el delantero no supo dirigir al arco de Santos.

En cuestiones de espacios, la visita distribuía el esférico con criterio pero la falta de consolidación en la ofensiva con el correr de los minutos, hizo que Atlético ratifique su permanencia en el mediocampo. No obstante, algunas asociaciones del Xeneize iban dando deducciones hacia la valla contraria, que se vio en riesgo a pasos de la media hora ya que un despeje corto del central de Paranaense le permitió a Emanuel Reynoso definir en dos circunstancias donde Santos volvió a marcar su presencia.

Si bien ninguno de los dos capitalizo el dominio sobre el otro, las determinaciones a destiempo del conjunto argentino, hicieron que el equipo brasileño se alinie y al minuto 35 encuentre un cálculo indefinido de Julio Buffarini y una conducción rotunda de Roni para enviar el centro atrás y Luis González acompañe el remate que Marco Ruben se encargó de rematar al 1 a 0 del Furacao.

Dada la consistencia del local, Boca disminuyó el desarrollo en cada sector del campo para resguarda la mínima adversidad previa al descanso.

Ya en el complemento, Boca pudo conseguir la paridad a tres minutos de la reanudación mediante una posición inmejorable de Benedetto que frente al arco no supo acomodar el tiro al segundo palo.

 

Si bien, las primeras apariciones del visitante en el territorio contrario eran alentadoras, el escases de decisiones fue opuesta a las pretensiones del conjunto de Alfaro y en consecuencia, Paranaense atribuyó su efectividad en la ofensiva para relegar al equipo argentino de sus intenciones.

 

Retribuyéndose la destruición de pelota, el local fue remediando malas determinaciones y así, redimió sus diferencias en los extremos cuando un contra golpe letal dejo desairado al Xeneize y Bruno ubicó a Ruben al filo del offside para ampliar el resultado parcial.

 

Diluido en un mar de dudas, la retención de balón era efímera en Boca y rápidamente, Atlético evidencio sus ansias de coronar el triunfo que a diez de culminar el partido fue conciso tras un córner que Marcelo cabeceó y el ángulo le permitió a Ruben marcar el 3 a 0 y lograr su tercera adquisición en las redes, además del triunfo del conjunto brasileño que lo deja líder con 6 puntos, seguido por Boca(4), a la espera del compromiso restante del grupo G entre Deportes Tolima y Wilstermann.

Atlético Tucumán logró la heroica ante Boca

Gervasio Núñez y Cristian Barbona consolidaron una victoria histórica e importante para que el equipo de Kielinski llegue al cuarto puesto y se ubique a diez puntos de Racing y Defensa y Justicia. Fue a 2 a 1, Ramón Abila puso el empate transitorio.

Durante los primeros 45 minutos, Boca y Atlético Tucumán sintetizaron sus pretensiones a pocos minutos del comienzo y luego de encontrar ciertas falencias en el rival, la apertura del marcador fue protagonizada por el Decano ya que Mauro Matos relegó el centro del ataque y envió un centro que Lisandro López no pudo controlar y Gervasio Núñez concretó ante Esteban Andrada.

A pesar de las adversidades, el equipo de Gustavo Alfaro empezó a tener volumen de juego mediante la incursión de Carlos Tevez como conductor y la participación constante de los volantes externos. Sebastián Villa contrarresto a su marca con el correr de los minutos y en una ocasiones neta para igualar las acciones, Cristian Luchetti le negó el gol que parecía enmendar la actuación del local.

Las insistencias del Xeneize copaban el territorio visitante, que en su afán de disminuir los avances del rival, disputó las condiciones con un desempeño exclusivo de sus atacantes, de los cuales, se iba a generar una oportunidad concisa para Leandro Díaz que al desbordar a López estuvo al filo de ampliar el resultado con un tiro rasante al palo descubierto de Esteban Andrada.

Dada las ventajas de Atlético a metros de su arquero, la perseverancia del equipo de la Ribera fue en aumento, a pesar de la ineficacia que el contrario otorgaba en una primera etapa que culminó con una posibilidades en Tevez pero el delantero se vio en aprietes ante la zona de definición y el tiempo de descanso.

Sobre el complemento, la claridad de Boca quedo relegada y el desempeño fue decayendo. Tal actuación le dio otro motivo a Atlético para reafirmar el sistema defensivo que se mantuvo vigente hasta el cuarto de hora ya que Villa le permitió a Ramón Abila dirigirse hacia el arco y convertir de rebote la paridad del partido.

De momento, la incertidumbre del Xeneize quedaba de lado pero el ritmo iba acostarle varios vaivenes al equipo, que en cuestión de minutos, lo marginó de la creación obtenida en la primera parte.

Igualados en la contienda, el Decano encontró en los centrales del local una salida descoordinada de Carlos Izquierdoz y la aparición de Cristian Barbona para encarar el arco y colocar con sutileza la ventaja parcial.

La desazón del equipo comandado por Alfaro se hacía sentir y más allá del desequilibrio de Mauro Zarate, el factor ofensivo comenzó a perder peso. En consecuencia, la vigencia del rival subsistió y con el reloj a su favor, el conjunto de Zielinski rescató un triunfo primordial, ubicándose en la cuarta posición con 35 puntos y ocupando puestos clasificatorios de Copa Libertadores.

Boca por su parte, se mantiene a diez de los punteros con precarias oportunidades de disputar la Superliga y con un compromiso ante Defensa y Justicia el próximo domingo en Varela.

Boca ganó de local en la antesala a la vuelta superclásica

Con el gol de Cristian Espinoza, el conjunto de Guillermo Barros Schelotto superó a Patronato y llega afianzado a la revancha por copa ante River. Tevez jugó gran parte del partido con presencia continua y Andrada terminó demostrando sutileza sobre la culminación del partido.

En el lapso de la primera parte, ambos equipos relaciones sus posturas en el partido. Dentro del desarrollo, Boca recurrió al manejo de pelota mediante sus volantes y en apenas dos minutos, Cristian Espinoza se asoció con Carlos Tevez que definió la acción pero el tiro se interpuso con la parte externa del arco.

Con el correr de los minutos el equipo de la Ribera asentaba prioridades en la ofensiva. No obstante, el factor defensivo quedó relegado para el Xeneize y el conjunto entrerriano empezó a enmendar su performance a espaldas de los defensores, que en cierta instancia incidieron en el desequilibrio en defensa que le permitió a Facundo Barceló generar una aproximación que Esteban Andrada simplificó sobre los tres palos.

Pese a esos vaivenes circunstanciales, el criterio para conducir la ofensiva subsistieron en Boca y por medio de los volantes y la activa actuación de Tevez, el Xeneize marcó diferencias en zonas aledañas a la valla de Sebastián Bertoli.

Transcurriendo los últimos compases de la etapa principal, el nivel del local fue decantando y las apariciones individuales fueron la única vía de desequilibrar la defensa del Patrón. En tiempo de descuento, Tevez volvió a prevalecer en el ataque pero su definición cruzada se fue apenas desviada, anticipando el final del primer capítulo.

El tiempo complementario fue adverso para las aspiraciones de Boca. Desde el arranque, el equipo alternó el funcionamiento hacia el arco rival y la posesión fue equiparada por el conjunto de Mario Sciacqua. Ante las dificultades, el local accedió al desempeño objetado por Mauro Zarate, quien retrocedió algunos metros y le otorgó mayor perspectiva a los volantes y al lateral izquierdo.

De esa opción, el Xeneize acudió a constantes intenciones, las cuales no prevalecieron en la eficacia y el rival aprovechó esa ocasión para detectar a sus delanteros en contraposición a los centrales. Con esa idea las insistencias de Boca no influían en el trascurso hasta los treinta y siete minutos, donde Tevez reivindicó la conducción del ataque. El Apache abrió el juego a Zarate y el delantero envió en centro que Espinoza controló de sobre pique para determinar la victoria del local.

En la mínima de posibilidades, el local encontraba un tanto cotizado, que se mantuvo hasta la culminación del partido, donde Matías Garrido sobre la hora exigió la atención de Andrada sobre su vértice derecho, atajada que significó un nuevo triunfo de Boca. El Xeneize quedó a ocho del puntero, mientras que Patronato continúa en zona de descenso directo.

Empate y revancha mundialista entre Boca y River

La ida de la final entre el Xeneize y el Millonario deja igualdad de condiciones de cara al compromiso que definirá al campeón el próximo 24 de noviembre en Núñez. Ramón Abila y Darío Benedetto marcaron para el conjunto de la Ribera mientras que en la visita, Lucas Pratto igualo en primera instancia y Carlos Izquierdoz en contra. Santos Borre alcanzó la quinta amarilla y no estará en la ida. Cristian Pavón se retiró por una molestia y su presencia será evaluada.

 

El primer tiempo fue de una intensidad tremenda. Se esperaba en la previa un choque bastante trabado, con pocas jugadas de ataque y un ritmo muy lento, pero nada más lejos de la realidad. El partido fue un espectáculo de gran nivel, con muchas alternativas tanto en las jugadas ofensivas como en el marcador.

Empezó mejor Boca, sobre todo por corazón, pero la mayor calidad del equipo visitante permitió al equipo del sancionado Marcelo Gallardo encontrar mejores situaciones de remate. El Pity Martínez, con una falta directa que sacó muy bien Rossi, y Martínez Quarta, con un cabezazo que se marchó por poco, estuvieron a punto de marcar.

Fue sin embargo Boca Juniors quien se puso por delante. Corría el minuto 33 cuando Wanchope Ábila cazó una pelota en el área, se sacó un espectacular disparo, y su remate, repelido por Armani, fue cazado por él mismo, que mandó la pelota a la red con gran violencia.

La respuesta de River Plate no se hizo esperar: nada más sacar de centro, el equipo millonario tejió una buena jugada colectiva, y dejó a Lucas Pratto mano a mano con Rossi, dejando este una gran definición para igualar la contienda. El tanto le atribuyó confianza a River, que inmediatamente después dejó dos buenas oportunidades: Santos Borré no pudo definir ante Rossi, mientras que el Pity Martínez se sacó un excelente remate que despejó la defensa.

 

Siendo el control de River, parecía que el equipo visitante podía ponerse por delante en el marcador, pero de nuevo apareció la mística de Boca en esta Copa Libertadores. Benedetto, que había entrado por la lesión de Pavón, puso el 2-1 con un excelente remate de cabeza al filo del descanso.

En la segunda parte, el ritmo descendió, aunque se produjeron algunas buenas oportunidades. En el minuto 60, Casco lo intentó con un gran disparo de media distancia que se marchó fuera por poco. Sería un minuto después cuando llegó la igualada, cuando en una falta lateral sacada por el Pity Martínez, Izquierdoz desvió el cuero hacia su propia portería, haciéndolo inalcanzable para Rossi.

Todo estuvo relegado, hasta que en el último minuto de partido, Carlos Tévez hizo una gran maniobra personal, otorgándole la pelota a Benedetto, pero el remate de este lo sacó muy bien Armani, quedando el partido con ese empate que deja todo abierto para el choque de vuelta.

 

Boca goleó a Tigre con doblete de Tevez

El conjunto de la Ribera le ganó 4 a 1 al Matador con dos tantos del delantero, uno de Cardona y un gol inolvidable de Buffarini. Los tres puntos dejan al Xeneize a cinco unidades del líder.Espinoza regresó a su rendimiento, y peleará un lugar entre los concentrados de la ida por copa.

 

En la parte principal, Tigre empezó con envión definido en la ofensiva. Respaldando el manejo de sus volantes y la presencia de Federico González entre los centrales, el conjunto de Echeverria fue marcando su postura ante el partido. Transcurriendo los once minutos, Mauro Zarate perdió la pelota con Matías Pérez García, que conectó en el área a Fernández y el delantero definió a media altura para marcar el 1 a 0.

Por momentos, el Xeneize daba ventajas en el retroceso, y allí, el Matador depositó sus ansias de mantenerse adecuado en el encuentro. Si bien la posesión era indeterminada, el equipo de Guillermo Barros Schelotto se afirmó en el mediocampo y Agustín Almendra pasó a ser pionero del desenvolvimiento hacia el arco de Augusto Batalla.

Prolongando el cuidado de control, el local pudo encontrar ciertas asociaciones en los extremos, que alternaron el funcionamiento defensivo del rival. A los veintiséis minutos, Fernando Gago habilitó en el centro del área a Darío Benedetto, que padeció la presencia de Batalla pero el rebote le permitió a Carlos Tevez cosechar la situación e igualar el partido.

El ímpetu iba desencadenando en un juego colectivo de Boca. A pesar de algunas coordinaciones, los avances del local era concisos y a la media hora, Benedetto tuvo otra ocasión para marcar la diferencia pero la definición por encima del arquero se desvió por el palo izquierdo. De a momentos, el conjunto de la Ribera asimilaba su poderío en ataque, que perduro en menor proporción y la igualdad se trasladó al segundo tiempo.

 

 

El complemento planteó variantes en ambos equipos. A dos del reinicio, Zárate pudo encaminar la diferencia pero el palo le impidió el tanto tan ansiado. De esa acción, Pérez García estuvo al filo del gol pero Agustín Rossi custodió el arco.

A primera vista, el transcurso parecía plantear un ida y vuelta constante, sin embargo las imperfecciones comenzaron a aparecer en varios jugadores de Boca y Tigre saco provecho para ampliar el margen de error en defensa y contragolpear al local.

Tras no poder consolidar esa ventaja que concedía el Xeneize, la visita disminuyó la firmeza en la distribución y a través de los cambios, Boca encontró en Cristian Espinoza una alternativa en los metros finales. A los veinticuatro minutos, el volante intento una acción concreta que agrupo a varios futbolistas del Matador y en un rebote, Edwin Cardona desenfundo a metros del arco y adelantó al local en el resultado.

En un desarrollo sin demasiadas virtudes, las individuales surgían en Boca y eso volvía a prevalecer tres minutos posteriores al tanto del colombiano, tras una nueva ingenuidad de Espinoza, que aguardo la panorámica de Tevez y lo habilitó para que el Apache amplíe el marcador 3 a 1.

De poca creación, el conjunto de Guillermo sentenciaba un compromiso lleno de interrogantes. El cambio brusco del resultado desmotivó al Matador, que reflejo los desajustes del contrario. A ese defecto, el local lo catalogó con la plenitud de Julio Buffarini, quien tras el pase de Almendra, engancho al lateral y con pierna zurda colocó el esférico a media altura.

La goleada estaba determinada, y aunque Tigre intentó generar algún tiro lejano, el Xeneize mantuvo la postura que le atribuye un nuevo triunfo, que lo ubica a cinco de Racing con 18 puntos. El Matador, sigue urgido de puntos en su lucha por escaparle a la zona de descenso.

Boca regresó al triunfo goleando a Colon

El equipo de Guillermo Barros Schelotto volvió a sumar de a tres e irá en busca de semifinales en la Copa Libertadores con el optimismo necesario luego de una semana compleja en lo deportivo. Lisandro Magallan abrió el partido, Mauro Zarate encaminó la victoria y Carlos Tevez agregó  un gol característico a pocos minutos de ingresar al encuentro. Para el visitante, Gonzalo Bueno acotó su tanto que decoró la goleada del Xeneize.

 

Durante la primera etapa, Boca fue asimilando la búsqueda de asociaciones entre sus volantes mediante la inserción de Fernando Gago, que de menor a mayor supo administrar el esférico en espacios beneficiosos para los delanteros. En contraposición, Colon también impulsó su faceta defensiva y el encuentro tuvo un lapso de poca trascendencia en metros decisivos y además escasas posibilidades hacia el arco contrario.

Opuesto al juego colectivo, el equipo de Barros Schelotto se anticipó al rival mediante los envíos aéreos y a los quince minutos, Sebastián Villa envío un centro que Nándes desvió y Magallan concluyó  la acción bajo la línea del arco para conseguir la apertura del marcador.

Obtenida la ventaja parcial, el local desprendió a los laterales y Gago comenzó a resurgir en continuidad en concepto de distribuidor de los atacantes. La presencia de Villa le adjudicó  una atención extrema al Sabalero, que en su iniciativa de recrear acciones colectividad solo manejaba la alternativa de los contragolpes y la injerencia de Alan Ruiz.

Impulsados por el rápido campo de juego, las faltas a destiempo empezaron a ser constantes y algunas imprecisiones se hicieron notar. En esas imperfecciones, Matías Fritzler dio un pase hacia la defensa pero Villa se adelantó a la jugada y al ingresar a la zona de definición, Burian colaboró con la gambeta del colombiano y German Delfino marcó  el punto del penal. En carrera recta, Mauro Zarate cambió  el rumbo del arquero y amplió  la diferencia del resultado.

Embalado por la obtención, la idea de retener el balón fue vital para el desempeño de Boca en los minutos restantes. Sin embargo ese anhelo no prevaleció en corto plazo y Colón se aproximó al arco de Agustín Rossi con certezas. A segundos de culminar la parte inicial, Martiano González pudo conseguir el descuento pero el cabezazo superó  los tres palos.

 

La etapa complementaria inició  con una leve mejora del Sabalero, que al minuto de juego pudo emparejar las acciones pero Rossi impidió un tiro de González sobre el vértice derecho. Por momentos, el manejo de pelota no tenía un claro dominador y en esa merma ambos equipos recurrieron a un desarrollo brusco y poco ingenioso.

En esa tendencia, el equipo de Dominguez asentó con convicción sus principios y en situaciones concretas, puso en vilo la permanencia de Boca en su faceta defensiva. Mediante los tres cambios, las individuales volvieron a tener trascendencia en el local que en campo rival comenzó a aprovechar diferentes circunstancias que la visita cedió.

A diez del final, Carlos Tevez comandó  un contrataque y luego de asociarse con Villa, descolocó a los centrales en retroceso y ejecutó un disparo lejos de Burian que significó el 3 a 0 para el conjunto de la Ribera. Consumada la diferencia notoria entre ambos, el juego en sí mermó  pero al minuto cuarenta y tres, el visitante acortó distancias tras un desmarque de Leguizamón ante los centrales y una atajada a medias de Rossi que le permitió en el rebote la definición a Gonzalo Bueno.

Solo restaron algunas intenciones del Sabalero en aproximaciones del arco rival que Boca solventó para retomar el camino del triunfo y así quedar en quinta posición con 13 puntos. Colon continúa con seis unidades y el jueves define su suerte en Copa Sudamericana ante Junior en Santa Fe.

Domingo Superclásico

Boca y River disputarán un nuevo Superclásico del fútbol argentino. La Bombonera será el escenario en el cual se enfrentarán  desde las 17.45  y por la fecha 5  en el partido más esperado de la fecha y, posiblemente, del torneo.

El último enfrentamiento entre ambos fue aquel recordado 2-0 de los millonarios  sobre los xeneizes  en Córdoba por la Supercopa Argentina.

Boca recibe a su eterno rival luego de vencer 1-0 a Argentinos Juniors en La Paternal. Los de la Rivera tienen 10 pts y se encuentran con tres unidades menos que el líder, Racing. Los xeneizes no solo vencieron en la SAF, sino también en Copa Libertadores ya que obtuvieron la victoria (2-0) frente a Cruzeiro de local por la ida de los 4tos de final. Aunque no todo fue color de rosas para los dirigidos por los Schelotto, ya que el arquero, Andrada, sufrió la fractura de su mandibula yserá baja por un par de meses. Guillermo saldrá a la cancha con Rossi; Jara,Izquierdoz, Magallán, Mas; Nández, Barrios, Almendra o Pérez; Pavón, Tévez y Zárate.

Por el lado de los de Núñez,  visitan la Bombonera con un gran invicto que abarca torneo local, Libertadores y Copa Argentina. De hecho, es uno de los pocos equipos que no ha perdido en lo que va de la SAF y con el triunfo 4-1 sobre San Martín de San Juan los millo  consiguieron su primer triunfo del torneo (tienen 7 pts). En Copa Libertadores, consiguieron un empate 0-0 frente a Independiente que dejó la serie abierta para la vuelta en el Monumental. El muñeco irá en busca del triunfo con su equipo de gala: Armani; Montiel, Maidana, Pinola, Casco; Ponzio; Pérez o Fernández, Palacios, Martinez; Borré y Pratto.

El Superclásico se jugará cargado de condimentos que fueron añadidos no solo por los hinchas, sino también por declaraciones de jugadores importantes de cada plantel. La banda  los de casa amarilla  saldrán a jugar un partido que promete y que dará que hablar.

 

Sin Zárate, pero con la imperiosa necesidad de ganar

Tras conseguir el boleto a cuartos de final de la Copa Libertadores en su visita a Asunción, Guillermo Barros Schelotto le dará descanso a algunos de sus titulares. Tal es el caso de Fernando Gago, quien luego de dos partidos al hilo tras su retorno a las canchas tendrá descanso y no irá ni al banco de los suplentes. Mauro Zárate, el gran protagonista de la jornada, también se perdería el trascendental choque ante el club de sus amores por una molestia.

Barrios es otro de los que se encuentra entre algodones, pero se lo esperará hasta último momento para que sea de la partida. A la espera de confirmación oficial, el once del Xeneize sería: Andrada; Jara, Goltz, Magallán, Olaza; Pavón, Nández, Barrios, Cardona; Tevez y Ábila.

El conjunto de Heinze por su parte, repetiría el equipo que igualó de manera agónica ante Banfield el pasado fin de semana. Velez formaría con: Domínguez; Díaz, Laso, Abram, Ortega; Domínguez, Giménez, Robertone; Bouzat, Ramis y Vargas.

Ambos cuadros comparten la decimotercera colocación en la tabla con escasas cuatro unidades. ¿Último enfrentamiento en cancha de Boca? Por el Torneo de Transición 2014, con triunfo Xeneize por 3 a 1.

El historial marca que sobre 167 duelos entre sí, los de la Ribera triunfaron en 83 oportunidades contra apenas 44 de su rival. Además, igualaron en 40 ocasiones.

¿De qué sirvió?

Que la distancia entre estas tierras y el viejo continente son claras no hay dudas. Pero pareciera que al sudamericano le cuesta entenderlo, o es muy optimista. Los datos hablan por sí solos: El último Mundial que ganó un país sudamericano fue Brasil, en Corea y Japón 2002 y con el Mundial de Clubes los europeos también sacan ventaja, ya que el último equipo de la CONMEBOL que logró ganar ese torneo fue el Inter de Porto Alegre en el 2006, sí, hace 12 años. Y yendo un poco más cerca en el tiempo, los semifinalistas del Mundial de Rusia fueron todos de la UEFA. Entonces, con las estadísticas frías sobre la mesa ¿De qué sirve jugar un partido contra estos equipos en pleno inicio de temporada?

Los argumentos son escasos y poco convincentes. Claro que sirve para estar «en el ojo del mundo» por unos días. Claro que sirve económicamente, pero habría que pensar si eso justifica dejar una imagen como la que Boca dio hoy. El conjunto Xeneize  posee probablemente el mejor equipo a nivel nombres de toda América. Si Boca no puede plantarle partido al  Barça unos minutos ¿Quién puede?. Los de Guillermo Barros Schelotto son un «cuco» en el torneo doméstico, un equipo que aparenta ser imbatible. Pero dejar esta imagen contra un equipo top sólo sirve para demostrarle a los demás que Boca es un excelente equipo, pero terrenal como todos.

Los europeos son cosa seria. Es difícil recordar un partido cercano en el que un sudamericano logró emparejar un cotejo. Lo más cercano es el partido entre Barcelona y Estudiantes, por el Mundial de Clubes del 2009, allá lejos en el tiempo. Ni el River de Gallardo campeón de la Libertadores pudo contra los de Lionel Messi, en un partido que término 3-0 con los catalanes a media máquina y que se movieron a placer.

Hoy con Boca no fue muy distinto. Barcelona desdibujó a Boca cuando quiso y marcó claras distancias entre ambos equipos. Boca se acercó poco al arco de Ter Stegen y pareció un club de un nivel muy inferior a los Culés, que hoy también jugaron a mitad de potencia. El resultado fue un 3-0 contundente que pudo ser mucho mayor.

En los videojuegos de fútbol (ya sean FIFA O PES) existe un dicho: «no te podés elegir un club de acá para jugar contra uno de la Champions», ¿Será que el dicho se trasladó a la realidad? Las distancias están marcadas.

error

Seguinos!