dom. Jul 21st, 2019

Tigre batió al campeón de la Superliga

Requería de otra imagen para dejar atrás que el equipo atravesaba un momento donde cosechó tres empates y una caída en los últimos cuatro cotejos. Racing salió a, a título sensacionalista, comerse un Tigre. Logró mostrar la faceta del campeón en los primeros 45 minutos del duelo de vuelta por la Copa de la Superliga. Se llevó no solamente uno, sino dos premios valiosos antes del descanso.

El primero fue a los 19 minutos, donde Guillermo «Pol» Fernández envió un centro preciso para que Lucas Orban se eleve en lo alto y, de cabeza, convierta. La ley del ex se hacía presente en Avellaneda ya que el ex River supo defender la camiseta azul y roja por 2 años, donde anotó 2 goles en 66 partidos. El segundo cayó a los 37, cuando Augusto Solari robó en una parsimoniosa salida defensiva de Tigre, fue mano a mano con Gonzalo Marinelli, el ex River tapó, y Lisandro López la embocó de rebote.

Dedo en la sien para indicar algo más que el clásico festejo del emblema racinguista. El conjunto de Eduardo Coudet debía cuidar la ventaja y tratar de ir a la búsqueda del tercero. En el medio de una reacción que no llegaba de parte de los visitantes, más encimaciones acorralaban el área de los dirigidos por Néstor Gorosito.

Enfermería en Avellaneda y el gol del éxito

Increíble pero cierto, los 6 cambios del juego debieron realizarse porque todos los jugadores sufrieron alguna molestia muscular. En el local, Matías Zaracho (Ojo Scaloni, porque el jóven de 20 años es preconvocado para Copa América) «Licha» López y Nery Domínguez, cedieron sus lugares a causa de fuerza mayor. Desde la visita, Néstor Moiraghi, Walter Montillo y Gerardo Alcoba también tuvieron que desertar.

Parecía que la resolución llegaba desde la condena provista por el código penal. Sin embargo, a los 44 minutos, Matías Pérez Acuña se despejó de su marca, Nicolás Muscio, de la cual todo Racing reclamó como infracción y de un latigazo, batió a Gabriel Arias. Golazo que vale una clasificación a semifinales para Tigre, dejando afuera a un campeón que tuvo una reacción, meritoria, pero tardía, porque podría haberse evitado los 90 minutos anteriores. Aunque bien saben que el objetivo primordial fue obtenido con creces, y lo de ahora era solamente un plus para seguir cosechando títulos.

¿Qué importa que Tigre ya sea un equipo cuyo descenso a la Primera B Nacional fue decretado? Tremendo lo del plantel de «Pipo» Gorosito. El ex entrenador de San Lorenzo festejó sus 55 años de la mejor manera y con el regalo ideal de sus dirigidos. Es un campañón el realizado con el equipo, donde casi se queda en Primera con una gran remontada, al que puede sumar un título nacional que lo dejaría como un plantel que jugaría la Copa Libertadores estando en segunda división. Verá si la parada con Atlético Tucumán (ida de local el 18, vuelta de visitante el 25, ambos a las 18:45) no lo detiene, o una hipotética final. El capítulo que iniciará en agosto, en otra categoría, quedará por un rato en un segundo plano. Victoria debe celebrar este momento actual a pesar de que la suerte esté echada.

Los goles de Racing vs Tigre:

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: