dom. Jul 21st, 2019

Tres años después

Tras 37 meses, Blues ganó un derbi neozelandés. En el Eden Park de Auckland, por la sexta fecha del Super Rugby, los dirigidos por Leon MacDonald le ganaron a Highlanders por 33-26, equipo al cual habían doblegado en aquella última oportunidad. Rieko Ioane, autor de dos tries, fue la gran figura del dueño de casa.

Auckland, Nueva Zelanda – Minuto 80. Faltan pocos minutos para las 21:30 en la capital financiera de Nueva Zelanda. Fue un día difícil para los fanáticos, quienes debieron atravesar largas demoras en el transporte público y, para aquellos que arribaron con sus autos, con los embotellamientos típicos de un viernes en la única metrópoli real que tiene el país oceánico. En esta ocasión, además, se le agregaron los homenajes a los fallecidos en los atentados en Christchurch. La jornada, más allá del hecho de tener a un clásico rival como los ‘Landers enfrente, no asomaba muy positiva para quienes lucían sus camisetas azul-celestes. Pero algo pasó. Casi sin pensarlo, porque la mente ya no dejaba procesar más la palabra “victoria” en un clásico local, el equipo de sus amores estaba a punto de quebrar una racha de ¡¡¡tres años!!! sin ganarle a alguno de sus cuatro vecinos (Chiefs, Crusaders, Hurricanes y su adversario de turno).

Segundos antes, Otere Black había estampado, gracias a un penal de casi mitad de cancha, la máxima diferencia en el tanteador a favor del tricampeón: 33-26. Y parecía que se caía el estadio… Salida corta y la gana la visita. De pronto, la alegría se convierte en algún que otro bullicio y, sobre todo, mucho silencio, que también podría ser equivalente al miedo por la infinita cantidad de oportunidades que hubo de triunfar en las últimas temporadas y con un mensaje final que siempre fue el mismo: “La próxima”. Y así sucesivamente se fueron acumulando veinte caídas ante los representativos de Waikato (Chiefs), Canterbury (Crusaders), Wellington (Hurricanes) y Otago (Highlanders). Pero, como explicaba quien escribe en el párrafo anterior, algo ocurrió… algo mágico para Blues. ¡¡¡Se acabó la sequía!!! ¡¡¡Se terminó el maleficio!!! Y no fue con una cuota de suerte, sino que trabajaron arduamente a lo largo de los ochenta minutos para finalmente acabar adueñándose de la contienda. Sinceramente, el resultado pudo haber sido más amplio, pero, como dicen por estos lares, “a win is a win”, es decir, “un triunfo es un triunfo”. El local, con un inspiradísimo Rieko Ioane, quien lleva seis conquistas entre los dos últimos juegos -NdR: había apoyado un póker en el éxito sobre Sunwolves, en North Harbour, también con cobertura de Salimos a la cancha in situ-, exprimió al máximo el momentum del cotejo. ¿Qué es el “momentum”? Tal como lo dice la palabra, es el momento cumbre. Anoche fue la amarilla a Waisake Naholo por juego sucio. Ocurrió cuando el partido tenía a los de Dunedin arriba por 26 a 23. Y vaya que fue decisivo. Tras la salida del potente y extraordinario wing fijiano que suele ser un habitué en la lista de los All Blacks, Blues sumó diez puntos que sirvieron para darle el tan deseado desahogo: primero, con un try de Patrick Tuipulotu convertido por Black; posteriormente, con el mencionado penal que aportó este último.

La felicidad fue plena en el estadio nacional de Nueva Zelanda. Los hinchas se retiraron eufóricos. Y no fue para menos. Mientras tanto, en el sector de prensa, el sonido de los teclados aumentaba con el correr de los segundos. La noticia, sin duda alguna, era el fin de la racha adversa para el segundo máximo ganador del Super Rugby. Con las manos moviéndose rápidamente para escribir los comentarios para los distintos portales kiwis y varios colegas apurados por el horario de cierre en las redacciones, otros, con los encargados del área de Prensa de Blues y quien redacta por aquí a la cabeza, solo atinaban a levantar los brazos y seguir celebrando. Por el costado, los fanáticos que colmaron la South Stand -NdR: es la platea que está del mismo lado que donde se ubica la cámara principal de la tevé- miraban hacia el sector de los periodistas, alzaban los brazos y apretaban sus puños.

Ya fuera del recinto quedó analizar lo conseguido por el bando ganador, que si bien no es un título para ellos, sí es importantísimo en lo psicológico. Su problema, según el criterio de este autor, no es rugbístico, es mental. Si hilvanan varios resultados positivos, serán un hueso duro de roer para cualquiera de los grandes aspirantes al trono (Crusaders y Hurricanes, fundamentalmente). Tres años después… pero más vale tarde que nunca, ¿no?

Resumen audiovisual: 

Crédito fotográfico: Photosport.

Síntesis del partido:

Blues (33): 15- Melani Nanai; 14- Tanielu Tele’a; 13- TJ Faiane y 12- Ma’a Nonu; 11- Rieko Ioane; 10- Harry Plummer y 9- Jonathan Ruru; 8- Akira Ioane, 7- Blake Gibson (C) y 6- Tom Robinson; 5- Josh Goodhue y 4- Gerard Cowley-Tuioti; 3- Sione Mafileo, 2- James Parsons y 1- Alex Hodgman.

Ingresaron: 16- Leni Apisai, 17- Ofa Tu’ungafasi, 18- Karl Tu’inukuafe, 19- Patrick Tuipulotu, 20- Dalton Papali’i, 21- Augustine Pulu y 22- Otere Black.

No ingresó: 23- Levi Aumua.

Entrenador: Leon MacDonald.

Highlanders (26): 15- Ben Smith (C); 14- Waisake Naholo; 13- Patelesio Tomkinson y 12- Thomas Umaga-Jensen; 11- Tevita Li; 10- Marty Banks y 9- Aaron Smith; 8- Luke Whitelock, 7- Dillon Hunt y 6- Shannon Frizell; 5- Tom Franklin y 4- Pari Pari Parkinson; 3- Tyrel Lomax, 2- Liam Coltman y 1- Ayden Johnstone.

Ingresaron: 16- Ray Niuia, 17- Dan Lienert-Brown, 18- Siate Tokolahi, 19- Josh Dickson, 20- Jackson Hemopo, 22- Josh Ioane y 23- Richard Buckman.

No ingresó:  21- Folau Fakatava.

Amonestado: ST 27’ Waisake Naholo.

Entrenador: Aaron Mauger.

Puntos en el primer tiempo: 2’ Penal de Marty Banks (Blues 0-3 Highlanders). 9’ Try de Rieko Ioane (Blues 5-3 Highlanders). 17’ Try de Luke Whitelock convertido por Marty Banks (Blues 5-10 Highlanders). 23’ Penal de Harry Plummer (Blues 8-10 Highlanders). 32’ Try de Rieko Ioane convertido por Harry Plummer (Blues 15-10 Highlanders). 36’ Penal de Marty Banks (Blues 15-13 Highlanders).

Puntos en el segundo tiempo: 8’ Penal de Marty Banks (Blues 15-16 Highlanders). 11’ Penal convertido por Harry Plummer (Blues 18-16 Highlanders). 13’ Try de Tevita Li convertido por Marty Banks (Blues 18-23 Highlanders). 17’ Try de Melani Nanai (Blues 23-23 Highlanders). 23’ Penal de Marty Banks (Blues 23-26 Highlanders). 33’ Try de Patrick Tuipulotu convertido por Otere Black (Blues 30-26 Highlanders). 37’ Penal de Otere Black (Blues 33-26 Highlanders).

Árbitro: Marius van der Westhuizen (Sudáfrica).

Jueces de touch: Nic Berry (Australia) y Brendon Pickerill (Nueva Zelanda).

Asistente de video: Ben Skeen (Nueva Zelanda).

Estadio: Eden Park (Auckland).

Deja un comentario

error

Seguinos!

A %d blogueros les gusta esto: